El Senado avanzó con los cambios en la elección del procurador y el tiempo de mandato

Política

El oficialismo pasó a la firma el dictamen para un proyecto que propone que el procurador sea elegido por mayoría absoluta del Senado y que acota a 5 años el mandato del jefe de los fiscales.

La Comisión de Justicia y Asuntos Penales del Senado volvió a reunirse par analizar una reforma a la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal para modificar las mayorías necesarias en el Congreso para elegir al procurador general y al titular de la Defensoría General de la Nación.

La reunión, que se llevó a cabo desde las 10, había sido anticipada esta semana por el presidente de la comisión, el oficialista neuquino Oscar Parrilli, durante la última audiencia celebrada para escuchar la opinión de especialistas en materia judicial acerca de estas modificaciones.

Luego de casi cuatro horas de debate, y tras el papelón del senador Martín Lousteau, el oficialismo pasó a la firma el dictamen para un proyecto que propone que el procurador sea elegido por mayoría absoluta del Senado, en lugar de dos tercios y que la Comisión Bicameral del Congreso tenga mayor control sobre su tarea.

En la reunión de la Comisión, el Frente de Todos presentó la propuesta que además acota a cinco años el mandato del procurador y establece que no puede ser elegido en el período de la elección presidencial, y aspira a aprobarla en el recinto la semana próxima.

La Comisión puso en discusión cuatro proyectos: tres de la oposición y uno del representante de Juntos Somos Río Negro, el peronista aliado del oficialismo Alberto Weretilneck. Las iniciativas del porteño Lousteau y de la neuquina Lucila Crexell hacen hincapié en la necesidad de que los cargos de Procurador y de Defensor duren entre cinco y seis años, con la posibilidad de una reelección.

Actualmente los funcionarios elegidos para esos cargos pueden continuar ejerciendo hasta los 75 años de edad. No obstante, tanto el proyecto de Lousteau como el de Crexell mantienen la mayoría agravada de dos tercios para su elección por el Senado de la Nación.

El de Weretilneck, por el contrario, establece que tanto el procurador como el defensor general pueden ser elegidos por mayoría absoluta del Senado, es decir 37 votos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario