También Cristina se despega de D'Elía

Política

La senadora Cristina de Kirchner validó con sus declaraciones lo que el cónsul en Nueva York, Héctor Timerman, había dicho un día antes del piquetero oficial Luis D'Elía. La esposa del Presidente se felicitó -en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN)- de que en el país se pudiera decir «cualquier cosa, cualquier barbaridad». La legisladora, de todos modos, quedó lejos del énfasis que puso Timerman en defenestrar al dirigente matancero, que lo había calificado poco menos que de personaje nefasto. Además, ese mismo día desde Buenos Aires el secretario general de la presidencia, Carlos Parrilli, desmintió el cable de la AJN y dijo que «Cristina en ningún momento habló de D'Elía», lo que claramente confirma que el vínculo del gobierno con el líder piquetero está lejos de haberse cortado.

  • Imputación

  • El piquetero insiste desde hace meses -por razones poco comprensibles- en defender a Irán frente a lo que él califica de «conspiración internacional yanqui-israelí para invadirlo», e insiste en imputar a una inidentificada entelequia que él llama «la derecha israelí» como autora de los atentados contra la AMIA y la embajada del Estado judío. Sus afirmaciones van en contra de lo que dictaminó la Justicia argentina, que pidió la extradición de nueve ex funcionarios iraníes acusándolos de haber planificado y financiado el ataque contra la AMIA.

    En tanto ayer los dirigentes judíos que viajaron a Washington para participar del congreso anual del American Jewish Committe comenzaban a regresar a Buenos Aires. Se volvieron con sentimientos mezclados: las declaraciones de Cristina contribuían a aislar a D'Elía, de quien quisieron hablar lo menos posible para no darle alas al tema; sin embargo, esta satisfacción duró poco cuando se enteraron de la «desmentida» de Parrilli. Después, Cristina ya no estuvo disponible para volver a preguntarle qué opinaba del piquetero.

    Dejá tu comentario