Tándem Cristina-Massa: bono light e intento para frenar picardías en Congreso

Política

Primeras dos resoluciones de los presidentes de Diputados y Senado, a más de un mes del inicio de gestión. Gremios aliados al kirchnerismo, por ahora en silencio. Decisión transcurre mientras se dilata el reinicio de sesiones extraordinarias.

Cristina de Kirchner regresó de Cuba -visitó a su hija Florencia- y, tras más de un mes de gestión del Frente de Todos, firmó las primeras dos resoluciones -en conjunto- como presidenta del Senado y junto al titular de la Cámara baja, Sergio Massa: activaron un aumento light para los sueldos más bajos y buscarán reordenar una parte de la gran estructura de empleados legislativos, con el fin de evitar picardías y no engrosar las plantas de trabajadores.

La resolución 0002/20 plantea un incremento de “sumas fijas remunerativas no bonificables mensuales, que se abonarán de la siguiente manera: la suma de hasta $3.000, que regirá sobre los salarios correspondientes al mes de febrero de 2020, y en el mes de marzo de 2020 se le adicionará a dicho incremento, la suma de hasta $1.000”.

El aumento no será para todos los empleados. En línea con el decreto dictado por el Gobierno para empleados estatales, la resolución firmada por Massa y Cristina de Kirchner deja claro que los incrementos en cuestión “sólo corresponderán cuando la retribución bruta, mensual, normal, habitual, regular y permanente aprobada vigente al 31 de enero de 2020, no supere la suma de $60.000”.

Además, las sumas a pagar “se considerarán a cuenta de todo incremento que pudiera otorgarse o acordarse en el marco de la negociación colectiva, durante el ejercicio 2020”. Todo, como parte del ajuste que activó el Gobierno a través de un megapaquete de impuestos y congelamiento de jubilaciones.

Desde la tarde de ayer comenzó a fluir bronca en pasillos de las cámaras por esta cuestión, debido a que gran parte de los empleados del Congreso superan los $60.000 brutos, lo cual empuja la mirada hacia los gremios, siempre en plan de lucha pero ahora en silencio. El mayoritario es APL, que comanda Norberto Di Próspero, un fanático del apresado Amado Boudou.

Mucho más ruido genera la primera resolución en conjunto Cristina-Massa, direccionada a reordenar la planta del Congreso. “Crearon una nueva categoría, llamada ‘personal de gabinete’, que no aparece en ningún lugar de la ley que rige a los trabajadores legislativos, la 24.600, y quieren direccionar agentes hacia las secretarías. A partir de allí habrá un escaneo a la planta temporaria para reacomodar en caso de que estén en una función que no les corresponda y la estabilidad estará en veremos”, reconoció a Ámbito Financiero un grupo de trabajadores con extracción gremial.

El segundo artículo de la resolución expresa que “el personal de gabinete no podrá cumplir funciones a las órdenes de un legislador nacional, en un bloque partidario o funciones de asesoramiento político en una comisión permanente o especial, unicameral o bicameral”. Y agrega: “Las designaciones del personal de gabinete no gozarán de estabilidad y concluirán con la finalización del mandato de la autoridad que lo nombró”.

Tras años y gestiones polémicas -peronistas, kirchneristas y macristas-, la propuesta de reordenamiento genera alerta en empleados del oficialismo y la oposición, por el antecedente constante de arbitrariedades y gestiones que buscan echar a ajenos para llenar el hogar temporal de propios.

“Con esto se busca cortar las capas geológicas que se producen cuando los que ocupan cargos políticos se quedan en planta del las cámaras al terminar el mandato de quien lo designó”, deslizaron operadores kirchneristas sobre la medida firmada ayer por Cristina de Kirchner y Massa.

Mientras todo esto ocurre, se dilata el reinicio de las sesiones extraordinarias. En la agenda aparecen las jubilaciones de jueces y servicio exterior (ver página 10), entre otros puntos. Sin embargo, la preocupación principal de Casa Rosada es una eventual renegociación de la deuda.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario