Temor a la Corte hizo jurar a otro diputado

Política

Ante el temor a ser desautorizados en los próximos días por la Corte Suprema de Justicia, que dejaría sin efecto la impugnación del oficialismo y avalaría a través de un fallo sobre el caso Antonio Bussi el ingreso de Luis Abelardo Patti a la Cámara de Diputados, los legisladores kirchneristas implementaron una pirueta doctrinaria y permitieron ayer que el peronista Carlos Anauate jurara su banca.

El caso de Anauate, peronista de Santiago del Estero, recuerda la impugnación que el Frente para la Victoria realizó sobre el diploma de diputado electo de Patti en 2005. El ingreso del ex intendente de Escobar a la Cámara baja fue bloqueado en base a testimonios, algunos poco transparentes, como el de Luis Gerez, que lo acusaban de haber cometido torturas y violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura. Aunque Patti -que estaba procesado- presentó un certificado del Ministerio de Justicia de la Nación que acreditaba la falta de condenas en su contra, y en violación al principio constitucional de presunción de inocencia, el kirchnerismo le impidió que asuma la banca para la que había sido votado por casi 400 mil bonaerenses. Pero ayer Anauate, también procesado pero por el crimen de La Dársena, juró como diputado, ya que el oficialismo dijo que su situación judicial no implicaba sospechas de violaciones a los derechos humanos.

En realidad, revelaron desde el bloque kirchnerista, el gobierno teme que un fallo de la Corte habilitando a Patti a jurar su banca lo deje mal parado nuevamente ante la impugnación del diploma de Anauate, que había sido presentada nada menos que por el jefe de los diputados oficialistas, Agustín Rossi.

El pliego de Anauate había sido cuestionado por presunto encubrimiento en el doble crimen de La Dársena cometido en Santiago del Estero en 2003. Si bien los legisladores cuestionaron la idoneidad de Anauate para asumir por estar procesado por presunto encubrimiento, recordaron que no había fundamentos legales para impedir que asuma, ya que el legislador electo por Santiago del Estero no tenía una condena firme, razonamiento que no esbozaron cuando analizaron el caso Patti.

  • Inusual

    Tras los discursos, el santiagueño prestó juramento, en un breve e inusual acto en el que no se registraron aplausos de sus pares y los diputados del ARI le dieron la espalda. Es que, a pesar de las impugnaciones que había recibido su pliego, Anauate quedó finalmente habilitado para asumir luego de que los diputados que integran la Comisión de Peticiones, Poderes y Reglamento que comanda el tucumano Gerónimo Vargas Aignasse emitieran por unanimidad un dictamen favorable a su incorporación. La diputada del ARI Marcela Rodríguez fue la primera en fundamentar el dictamen de incorporación de Anauate, al sostener que «el respeto al Estado de derecho nos obliga a aceptar su ingreso», aunque advirtió «la responsabilidad de los partidos políticos de cuidar quiénes van a integrar nuestras listas».

    En esa línea, se pronunció además el diputado nacional del PRO, Jorge Vanossi, quien puso de relieve la necesidad de respetar «el principio de inocencia que se infiere en la Constitución, al no mediar ninguna condena firme». Desde el oficialismo, la diputada Rosario Romero afirmó que «no estando condenado no podíamos seguir dilatando el caso, ya que teníamos que hacer prevalecer el principio de inocencia, porque no se trataba de crímenes de lesa humanidad». Las únicas voces en contra del dictamen de mayoría fueron pronunciadas en el recinto por los diputados por Santiago del Estero, el radical Cristian Oliva, y del Frente Cívico, Daniel Brue. Anauate tendrá mandato hasta diciembre de este año, ya que asumirá en reemplazo del diputado Fernando Salim, quien fue electo intendente de la ciudad santiagueña de Frías y renunció a su banca para ocupar ese cargo.
  • Dejá tu comentario