UCR: "libertad de acción" beneficia más al macrismo

Política

La estrepitosa derrota de la estrategia radical de apoyar a Jorge Telerman en la Capital Federal generó el martes pasado un encuentro cara a cara entre Raúl Alfonsín y Jesús Rodríguez. El ex presidente, oráculo permanente de los caciques radicales en su estado de casi permanente crisis, le reclamó al jefe de la UCR porteña que habilite a los votantes del radicalismo a ejercer la libertad de acción en la segunda vuelta electoral del 24 de junio.

La decisión de Rodríguez de apoyar a Telerman en la primera vuelta de la votación para elegir jefe de Gobierno porteño generó consecuencias desastrosas. Por ejemplo, la extinción del radicalismo en la Legislatura porteña. Un error que deberá pagar todo el partido justo en el peor momento del experimento electoral que, gracias a la mediación de Alfonsín, postula a otro peronista, Roberto Lavagna, a la presidencia de la Nación.

El ex presidente radical ya se había mostrado zigzagueante en cuanto a la figura de Mauricio Macri. Apenas lanzada la candidatura de Lavagna, había dicho que el jefe del PRO era el límite de ese proyecto centroprogresista. Luego le levantó la veda pero la resistencia de sectores de la llamada renovación radical, como Adolfo Stubrin, hicieron que el radical de Chascomús volviera a llamarse al silencio.

Pero esta semana, y ante la consumada derrota de Telerman y de la UCR porteña, Alfonsín volvió a aparecer en escena. Su reclamo de dar libertad de acción no tuvo sin embargo la mejor de las recepciones. Jesús Rodríguez lo escuchó atento y respetuoso pero no se comprometió a seguir las directivas alfonsinistas. Emitir un comunicado liberando a los radicales del compromiso de tener que optar entre Macri o Daniel Filmus también provocaría un duro cortocircuito con Lavagna, quien ahora sí se manifestó a favor del jefe del PRO.

El candidato presidencial por Una Nación Avanzada reiteró esta semana que su voto para el ballottage porteño será para Macri, aunque descartó que exista una alianza con el PRO de cara a las elecciones nacionales.

«Visto que en la primera vuelta la ciudadanía decidió que de las dos personas que yo consideraba aptas (Mauricio Macri y Jorge Telerman) queda una en carrera, que es Macri, es obvio que ahí va el voto», había dicho Lavagna en diálogo radiofónico. Respecto a los motivos de su decisión, señaló que el líder del PRO «está proponiendo proyectos y medidas para la Ciudad de Buenos Aires sin mezclarse en discusiones ideológicas».

Sin embargo, consultado sobre la posibilidad de que el apoyo a Macri motorizara un acuerdo con el PRO de cara a las elecciones nacionales, Lavagna afirmó que «no hubo ningún acuerdo, es más, no he hablado para nada con Macri».

«La democracia funciona, no sobre la base de acuerdos; funciona sobre la base de principios, de ideas», señaló el ex ministro de Economía de Néstor Kirchner.

Dejá tu comentario