Un partido que pierde hasta premios consuelo

Política

La interna de la UCR se desmadró definitivamente. El partido no sólo está fracturado entre lavagnistas, kirchneristas y puros. Los adeptos a la candidatura de Roberto Lavagna, a su vez divididos entre alfonsinistas y la Renovación, se disputan un nombre para ocupar la vicepresidencia. Pero el ex ministro los ningunea y no les da ninguna certeza. El panorama se repite en Santa Fe pero con Hermes Binner, quien eligió a su propia acompañante de fórmula al margen de la convención radical de esa provincia. El cisma de la UCR se completa con los gobernadores que adhieren a la concertación «plural» convocada por Néstor Kirchner. Ayer, en Catamarca, Julio Cobos; su par de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; y el intendente de Río Cuarto, Benigno Rins, asistieron al acto de lanzamiento de campaña del Frente Cívico y Social y el Frente para la Victoria, que impulsan la reelección del gobernador Eduardo Brizuela del Moral junto a Lucía Corpacci Saadi, referente de Compromiso K.

Ni Hermes Binner ni Roberto Lavagna, dos de las figuras extrapartidarias más codiciadas por el radicalismo, parecen dispuestos a calmar al centenario partido con premios consuelo como las candidaturas a «vice» en las próximas elecciones.

Con el ex ministro de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner sin confirmar si le dará la bendición a Ernesto Sanz o a Federico Storani como su postulante a vicepresidente en los comicios de octubre, el jefe de la UCR, Gerardo Morales, debió mediar la semana pasada entre el comité radical de Santa Fe y las autoridades nacionales del Partido Socialista.

Fue el martes 6 por la tarde, cuando la cúpula radical santafesina desembarcó en el despacho de Morales de la sede del comité nacional de la calle Alsina. Felipe Michlig, Juan Carlos Millet y Luis «Changui» Cáceres llevaron sus quejas ante el senador jujeño y denunciaron el incumplimiento de Binner del acta firmada ante escribano público donde el legislador socialista se comprometía a aceptar a un (o una) dirigente designado por la UCR como candidato a vicegobernador santafesino.

Es que el miércoles pasado, en Santa Fe, Binner presentó como su compañera de fórmula a la radical Griselda Tessio, que no fue designada orgánicamente ni cuenta con el aval de la UCR santafesina. Tessio, ex fiscal federal, cuenta, sin embargo, con el respaldo de dirigentes radicales de peso a nivel nacional como Adolfo Stubrin, presidente de la convención nacional, y los diputados Hugo Storero y Alberto Beccani.

Ante este incumplimiento del socialismo santafesino, dos fueron los pedidos de los radicales de esa provincia para Morales. Primero, que se comunique con el senador socialista Rubén Giustiniani, titular de esa fuerza a nivel nacional y de buen diálogo con la cúpula radical -incluso asistió a la última convención del radicalismo en Rosario-, para reordenar la relación UCRPS. Pero también solicitaron que el senador jujeño acerque posiciones entre los sectores del partido que apoyan a Tessio y el comité provincial.

  • Iracundia

    Expedito, el jefe radical levantó el teléfono y llamó a su celular a Giustiniani, quien, previsiblemente, lo derivó a Binner. «Hermes, te habla Morales. Vamos a juntarnos para recomponer este malentendido; hay que respetar el acuerdo», fue el fallido «approach» del radical.

    Binner lo ninguneó y le dijo que «tal vez la semana que viene» podría recibirlo. Iracundo, Morales colgó el teléfono.

    Ahora el radicalismo acusa a Binner de haber puesto a dedo a su compañero de fórmula, sin esperar la resolución de la convención local o la realización de internas para definir el postulante a la vicegobernación. Ahora Michlig y Millet anunciaron que el 18 de febrero leerán el acta donde el diputado socialista se había comprometido a respetar la decisión orgánica de la UCR para completar la fórmula a la gobernación.

    El entuerto santafesino amplificó la paranoia de la conducción radical, que teme quedarse sin sus ansiados premios consuelo: la vicepresidencia en la fórmula con Lavagna y la vicegobernación en la boleta de Binner.

    «Nosotros simplemente establecimos un criterio. Necesitamos recapitalizar a la ciudad de Santa Fe y consideramos que la mujer ha revitalizado a la democracia», se defendió Binner en la localidad de Esperanza, donde fue proclamada la fórmula Binner- Tessio para la gobernación.
  • Dejá tu comentario