Insisten en sumar a "Vialidad" evasión con causa duplicada

Política

La controversia giró en torno a la declaración de otro de los funcionarios de la AFIP que llevó adelante inspecciones a las empresas de Austral Construcciones y quien también reconoció que habló con Jaime Mecikovsky antes de dar testimonio. 

En medio de renovadas quejas de las defensas por el intento de la acusación para introducir elementos de otras causas judiciales, se desarrolló una nueva audiencia del juicio por el presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz. “Excede el objeto procesal”; “Esto ya se tramitó en otra causa penal”, fueron los planteos que se repitieron ante el Tribunal Oral Federal 2 que, no obstante, rechazó los reiterados reclamos.

La controversia giró en torno a la declaración de otro de los funcionarios de la AFIP que llevó adelante inspecciones a las empresas de Austral Construcciones y quien también reconoció que habló con Jaime Mecikovsky antes de dar testimonio.

Se trata de Pablo Legardón, Jefe de la División de Fiscalización Externa número cuatro de Mar del Plata, para la que fue designado en diciembre de 2015. Desde esa división del ente recaudador se realizaron las re-fiscalizaciones que determinaron la deuda de la empresa de Lázaro Báez con el fisco.

Lo que cuestiona la defensa del empresario patagónico es que la fiscalía busca introducir en el juicio elementos que ya cursan en el fuero penal económico en las causas 803/2013 y 1599/2017, donde se investiga la posible evasión de IVA y Ganancias por los períodos 2010, 2011, 2012 y 2013.

En una extensa jornada, las preguntas, respuestas, quejas y objeciones por momentos entraron en un “laberinto”, según describió el propio juez Rodrigo Giménez Uriburu mientras conducía el debate. Es que hace cinco audiencias que el juicio gira en torno de la misma cuestión, con testigos que se repitieron entre sí.

Al igual que el resto de los funcionarios de AFIP que ya declararon, el contador Legardón confirmó que la empresa Constructora Patagónica fue investigada por facturación apócrifa y que constató una relación de esa firma con Austral, aunque, ante la pregunta del fiscal adjunto Sergio Mola dijo no recordar las cifras exactas de la presunta evasión. El objetivo del Ministerio Público con esta ronda de testigos es relacionar aquel hecho con las supuestas maniobras de direccionamiento por parte del gobierno de Cristina de Kirchner. Mientras que la defensa del empresario busca demostrar que lo que ocurrió en realidad fue una persecución en su contra encabezada por los funcionarios de la AFIP que respondían a Mecikovsky, el hombre de confianza de Elisa Carrió dentro del organismo.

Para Báez hubo animosidad en su contra, ya que -asegura- fue la única contratista sometida a fiscalizaciones gemelas en diferentes jurisdicciones. En ese sentido afirma que hubo un traslado irregular de todas las actuaciones a la delegación de Mar Del Plata de la AFIP, donde se desempeñaban funcionarios que respondían a Mecikovsky. “¿Quién ordenó pasar el expediente de Austral a Mar Del Plata?” Interrogó el abogado Juan Villanueva. “Jaime Mecikovsky”, respondió el testigo. “¿Podía iniciarse una auditoría por orden expresa del subdirector Mecicovsky?”. “Si, está previsto en la normativa”. Al mismo tiempo, Legardón dijo que es una práctica habitual que una dirección regional audite a una empresa que tiene domicilio fiscal en otra jurisdicción.

Además de Lagardone -quien retomará su declaración la semana que viene- ya dieron su testimonio los funcionarios de la AFIP Horacio Castagnola; Norman Williams; Raúl Gustavo Uría y Camilo Manuel Merino. Toda la expectativa está puesta en el plato fuerte de esta ronda de declaraciones de hombres del fisco: el propio Mecikovsky.

Dejá tu comentario