Ambito Nacional

Provincias ajustan gastos y priorizan el blindaje social

Rediseñan los gobernadores el plan de gasto de aquí a fin de año y encaran planes propios para mitigar las consecuencias por la suba de la divisa. Movimientos individuales a la espera de lo que ocurra luego de la cumbre de mandatarios que se realizará esta semana.

La escalada del dólar post PASO y la onda expansiva sobre las finanzas provinciales y el poder adquisitivo de los ciudadanos obligó a los gobernadores, en medio de la campaña, a afinar aún más la lapicera en materia de gastos y a redireccionar partidas para priorizar la atención social, frente al impacto de la escalada de precios.

En los últimos meses los mandatarios ya venían sufriendo en carne propia la desaceleración en términos reales de las recaudaciones locales y de la coparticipación respecto de los niveles de inflación.

La semana pasada, sin embargo, el escenario se agravó, frente a la nueva devaluación del peso y del rebote de partes de las medidas anunciadas por Mauricio Macri, como la elevación del piso del Impuesto en las Ganancias, que derivarán en una merma en la torta de coparticipación a repartir en las provincias. Un monto que se achicará aún más si se concreta la eliminación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en productos de la canasta básica, que también se coparticipa.

La tensión inflacionaria disparó -previsiblemente un recrudecimiento de los reclamos gremiales a los gobernadores, de la mano de un mix de planteos que incluye la reapertura inmediata de las paritarias, el pago de un aumento extraordinario o el paliativo de un bono de 5 mil pesos, como el que acaba de anunciar la Casa Rosada para los estatales nacionales.

Buena parte de los Ejecutivos provinciales salió a rechazar la posibilidad de calcar el bonus (muchos alegaron que rige el gatillo salarial), mientras que otros avanzan en el diseño de nuevas medidas para apuntalar a la clase media y a las pymes (como María Eugenia Vidal, que desplegará el anuncio formal mañana).

El paquete lanzado el miércoles por Macri para enfrentar el cachetazo electoral y el impacto de la posterior escalada del dólar castiga de lleno a las provincias, que sólo con ese anuncio estiman que resignarán unos $51.800 M en lo que queda del año en coparticipación.

El malestar entre los gobernadores es fuerte, frente a una decisión unilateral de la Casa Rosada que los impacta con fuerza pero sobre la cual no fueron consultados.

En este delicado marco, un caso testigo es la provincia de Entre Ríos. donde el gobernador peronista Gustavo Bordet mantuvo una reunión de gabinete con sus ministros para evaluar el rebote financiero, económico y social de la escalada del dólar y disponer de nuevas medidas de contención del gasto y de priorización de partidas para contención social, alimentaria y sanitaria.

“Vamos a cumplir con nuestras obligaciones esenciales en salud, educación y contención social para aquellos sectores que pierden cada vez más poder adquisitivo”, dijo Bordet.

En sintonía, el ministro de Economía entrerriano, Hugo Ballay, enfatizó que “la prioridad absoluta es la de sostener el pago de haberes a activos y jubilados, la inversión social -especialmente la alimentaria- y la salud”. “Va a haber mayor demanda por la disminución del poder adquisitivo y gente que va a perder su trabajo”, diagnosticó.

Ballay precisó además que las recientes modificaciones definidas por Macri en materia de Ganancias y Monotributo “le van a costar $ 1.100 millones menos hasta fin de año a la provincia, de los cuales cerca de $200 millones se distribuyen con los municipios”.

En Chaco, en tanto, el gobernador peronista Domingo Peppo mantuvo un encuentro con representantes del Centro de Industriales Panaderos de la provincia para avanzar en la implementación de un “pan social”, a través de un subsidio para las panaderías dispuestas a adherirse.

“La iniciativa surge del desborde de la economía nacional y la dolarización de los precios, con la consecuente suba de todos los costos”, sostuvo Peppo.

En La Pampa, por su parte, también la administración del justicialista Carlos Verna mira con lupa el retroceso en los ingresos en relación con la inflación y la necesidad de priorizar la contención social.

“Hasta octubre del año pasado la recaudación venía por encima de la inflación con lo cual en términos reales no perdíamos; sin embargo, a partir del último trimestre del año pasado venimos perdiendo y eso es preocupante porque tenemos todos los costos -los salariales y los de funcionamiento común de la Provincia- atados a la inflación”, dijo el subsecretario de Hacienda pampeano, Guido Bisterfeld.

Por eso destacó, en este contexto de nueva devaluación, que la provincia “siempre fue ordenada” y que por eso hoy puede “solventar gastos sociales que antes se hacía cargo Nación”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario