Charlas de quincho

Secciones Especiales

Si bien la semana terminó con las marchas de ayer en distintos puntos del país (en la Capital el epicentro fue en el Obelisco) y con el rechazo a cambios en la Corte Suprema en el eje de la movilización (pero no el único), hubo muchos otros encuentros, la mayoría virtuales, formales e informales.

Llegando a los 5 meses de haberse dictado la primera cuarentena, y con una flexibilización de hecho cada vez más marcada, lo que se comprobó durante el frío pero muy soleado fin de semana largo por el feriado de ayer, que impulsó a mucha gente a salir a la calle, las complicaciones oficiales no son pocas, y los conflictos internos se suman a las quejas de una sociedad cansada de las restricciones y con problemas económicos también crecientes. Si bien la semana terminó con las marchas de ayer en distintos puntos del país (en la Capital el epicentro fue en el Obelisco) y con el rechazo a cambios en la Corte Suprema en el eje de la movilización (pero no el único), hubo muchos otros encuentros, la mayoría virtuales, formales e informales (hasta hubo un cumpleaños político por zoom), y en los cuales los temas técnicos, los diagnósticos y las propuestas pospandemia para el Gobierno, fueron los más frecuentes. Simultáneamente, la “carrera” para las elecciones legislativas del año próximo ya parece haberse lanzado. Veamos un poco.

Singular asistencia logró la Fundación Mediterránea que preside Pía Astori, con la presencia del ministro de Transporte, Mario Meoni, y su secretario Gabriel Bermúdez seguidos atentamente en el zoom por los gobernadores de Santa Fe, Omar Perotti, y de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, entre otros 400 participantes de las más variadas extracciones. A nadie escapa que, tanto Obras Públicas, y algo menos Transporte, asignan en general abultadas partidas y subsidios que las provincias codician, mucho más en una temporada de “sequía” de fondos como la actual con gastos exponenciales por la pandemia. Y, si bien lo que más trascendió de la reunión fue la afirmación de Meoni de que “el movimiento del área metropolitana no justifica tener 3 aeropuertos”, lo que fue interpretado por todos como el acta de defunción de El Palomar, hubo otros varios temas muy importantes para la actividad del interior, como la “equiparación” de los subsidios del transporte de pasajeros con los del AMBA (para lo cual habría que triplicarlos en promedio); la confección de una Tarifa Urbana Federal de referencia ; o que están previstos varios ferrocarriles urbanos “para el interior como el de Córdoba, Neuquén, etc.”, dijo Meoni, quien aseguró que ya están previstos más de $700.000 millones para obras en los próximos 4 años, “la mayoría para FFCC, en especial, de carga en el interior”, aseguró ante una mezcla de sorpresa y escepticismo de quienes lo estaban escuchando.

Los argentinos que logran subirse a vuelos con destino a los Estados Unidos (algunos de línea y otros privados, pero en todos los casos sin restricciones de ningún tipo, ni exigencia de cuarentena a su llegada) comenzaron a descubrir una Nueva York que muchos nunca habían visto. La ciudad cambió de plano su ritmo de vida. Los restaurantes que están abiertos tienen horarios de cierre que no van más allá de las 21, lo que hace difícil (si no imposible) agendar encuentros. Con los comercios pasa algo similar. Se adelantó el horario tope en muchos casos a las 18 o 19. Hay otros que no abrieron aún y unos cuantos que tienen pronóstico reservado de vuelta a la vida económica. La Quinta Avenida fue una desolación el fin de semana, pero igualmente en días de actividad el panorama tampoco es alentador. Sólo el Central Park estalla de público que sale al aire libre cuando el sol lo permite (este fin de semana hubo momentos de lluvia). Otro problema (serio) que cambia la cara de la gran manzana: volvió la inseguridad en zonas residenciales, algo que los neoyorquinos tenían olvidado desde principios de los 90 cuando Rudolph Giuliani aplicó su tolerancia cero. Uno de los casos es el Upper West Side, zona residencial por excelencia junto al parque que tiene, entre otras referencias, al edificio Dakota frente al parque donde fue asesinado John Lennon. Allí volvieron los robos (por ahora no violentos) después de décadas, por lo que los vecinos se recluyen temprano en sus departamentos, una situación increíble de pensar sólo seis meses atrás.

Un zoom “sorpresa” muy singular tuvo el líder de Recrear, Ricardo López Murphy, cuando un grupo de seguidores lo llamó -sin acuerdo previo- para festejarle su cumpleaños, lo que fue aprovechado para dar cuenta de los avances que está registrando la agrupación, con acciones en distintas partes del país. Justamente una de ellas, la Escuela de Formación Política de Recrear, había tenido una jornada intensa, con el especialista en comercio exterior Marcelo Elizondo, que explicó algunas (de las varias) causas del retraso argentino. “En el mundo hay 303 acuerdos de comercio vigentes de los cuales Argentina participa en uno multilateral, el Mercosur, y otros 3-4 apenas bilaterales”, y esto es trascendente porque más de 50% del comercio mundial se hace bajo el paraguas de algún acuerdo”. “Pero el Mercosur se está “secando” al punto que en 2010 se exportaron a Brasil u$s17.000 millones, y en 2019 apenas u$s11.000 millones”. Elizondo también explicó que el país tiene menos empresas exportadoras que Perú, y solamente 15 grupos locales exportan más de 1.000 millones por año”. Para el especialista, un punto importante a considerar es que “desde 1990 los aranceles mundiales (que miden el nivel de apertura económica del comercio) en promedio bajaron de 16% a 5%, mientras que en el Mercosur se siguen entre 12% y 13% casi al doble que en el resto del mundo”, señaló , al tiempo que se conocían nuevas objeciones al Acuerdo del Mercosur con la Unión Europea (por temas laborales, ambientales y de propiedad privada, entre otras cuestiones), y la suspensión del ingreso de todos los cítricos argentinos a Europa a causa de una enfermedad que afecta sólo al NOA, por lo que sospecha de una paraarancelaria desde el Viejo Continente.

Con protocolo renovado semanas atrás, el Senado avanzó en los últimos días con la agenda que impone el oficialismo. Allí, el kirchnerismo cuenta con quorum y mayoría absoluta propia -no así los dos tercios-, mientras que Diputados aún puja para reflotar el trabajo virtual. Todo, bajo protocolos en medio de una pandemia del coronavirus que, a pesar de los esfuerzos, ingresó en el ámbito legislativo. Por caso, en la previa de la última sesión en la Cámara alta -el jueves pasado-, Ámbito consultó sobre trabajadores encargados de las áreas de salones y recinto enfermos, y por un puñado de personas en cuarentena preventiva. La información oficial que llegó a este diario fue de dos agentes con diagnóstico positivo de los sectores de audio e informática, respectivamente. La “rotación de personal” permitió avanzar con el encuentro, que se desarrolló sin problemas, y se espera que el Senado intente sesionar el jueves de la semana próxima, donde el Frente de Todos buscará aprobar la reforma judicial. No obstante, y al cierre de esta edición, en algunos sectores del oficialismo se analizaba apurar una reunión en el recinto este mismo jueves para contestar, desde las bancas, a las marchas que hubo en todo el país en las últimas horas.

¿Donde está el secretario de Energía, Sergio Lanziani?, preguntaba el CEO de una energética, en alusión a la falta de presencia del funcionario, teóricamente estratégico, de más que bajo perfil en muchas semanas, lo que no pasa desapercibido para los hombres de negocios. Tampoco pasó inadvertido el nuevo rol de la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, de bastante exposición en los últimos días (no siempre demasiado feliz), mientras que su jefe, Santiago Cafiero compartió “cartel”, aunque se limitó casi a la pandemia y a la marcha de ayer. “¿Sube Todesca, baja Cafiero?”, preguntaban en los zoom. También siguió muy activo el Consejo Agroindustrial Argentino que sigue sumando adhesiones (ahora también se agregó la gente de maquinaria agrícola) que, además de los encuentros formales para consolidar la propuesta, trabaja aceleradamente para conformar el contenido de lo que elevarán a autoridades y legisladores, sin que los propios funcionarios le coopten la propuesta. “¿Tienen el trabajo?”, habría pedido el Secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, en el último encuentro presencial, lo que disparó el trabajo a destajo para llegar con una parte de lo prometido antes de que termine agosto. En medio, justamente el sector agroindustrial no está en su mejor momento, con una aguda sequía que ya está provocando pérdidas en el trigo implantado, y que resta día a día posibilidades para los granos gruesos, en especial para el maíz, que no se están pudiendo sembrar. Un dato adicional para alarma del Gobierno es que, en general, las crisis políticas argentinas coincidieron con períodos Niña (proceso climático internacional de seca para Argentina), como ocurrió en el 99, o en 2008.

Igual de activos están, en general, los economistas, en especial los “gurúes”. Por caso, en la Experiencia Agroindustria del Coloquio de Idea, Marcos Arriazu explicó que “para disminuir la pobreza a 10%, en 10 años, es necesario duplicar la producción”. Y, como para tranquilizar un poco a Balcarce 50, consideró que “aunque en el segundo semestre podría haber algo de inflación, porque algunos sectores quieren volver a sus niveles de precios/ingresos históricos, no va a haber desbordes, mientras el tipo de cambio siga controlado”, posición muy discutida por algunos de sus pares. A su vez, Domingo Cavallo, que habló en la tradicional Academia Nacional de Economía, repartió para todos los gustos. Arrancó con un “Menem autorizó a la provincias a endeudarse con el sistema bancario, a cambio del voto para la reelección, y eso fue lo que debilitó estructuralmente a l país”, dijo el varias veces ministro. Pero fue mucho más duro con el expresidente Eduardo Duhalde, “…destruyó el sistema monetario argentino. Hubo una especie de ‘expropiación’ de las inversiones, y la destrucción de la credibilidad de la Argentina, no sólo en la moneda”, dijo para agregar que “hace 10 años que estamos en estabulación. Antes, aunque había inflación, se crecía, por el boom de los commodities, pero ahora estamos ante una economía desorganizada, con desprestigio, más déficit, y más confusión de la dirigencia”, lanzó ante el silencio sepulcral de Marcos Aguinis, Manuel Solanet, Aldo Abram, Adalberto Rodríguez Giavarini, Julián De Diego, o Raúl Fuentes Rossi, entre otros varios.

Vamos a terminar con un chiste de una categoría clásica.

Manolo va manejando cuando se desata una feroz lluvia con granizo, que le deja la carrocería llena de hendiduras. Al día siguiente concurre al taller de chapa y pintura de su barrio para reparar el vehículo, pero el encargado le dice:

-Lo anoto, Manolo. Hoy no podrá ser porque estamos llenos de trabajo, la tormenta fue tremenda y tenemos muchos autos para arreglar.

-¡Joder, tío! -se impacienta Manolo-. Es que yo lo necesito hoy.

-Ya le dije que no, lo anoto y le aviso cuándo puedo -insiste el hombre.

-¡Pero deme una solución! ¡Lo quiero hoy!

Impaciente, el tallerista le dice entonces:

-Bueno, entonces vaya a su casa y sople fuerte por el caño de escape. A lo mejor se le van las marcas.

De regreso a su hogar, Manolo va pensando: “¿Me lo habrá dicho en serio? Bueno, nada se pierde con probar...”.

Así, al llegar a su casa, se tira en la parte trasera del auto, que tenía estacionado frente a su casa, y empieza a soplar por el caño de escape. Al cabo de media hora, cuando ya está rojo por el esfuerzo, aparece su vecino Fermín que le dice:

-¿Pero qué haces, Manolo?

-Ya lo ves... Estoy tratando de sacar las marcas del granizo, pero no hay caso...

Y Fermín le responde:

-¡Pero, hombre, si dejas las ventanillas abiertas no lo conseguirás nunca!

Dejá tu comentario