Quinchos de la semana

Secciones Especiales

Alberto y el Centenario del PC chino. El Peronismo y Loris Zanatta en SEMA. Pepe Siaba en FARO (Broda había quedado varado en el exterior). Un cooperativista sui generis (Carlos Ianizzoto). Los 80 años de la General Paz. Veamos.

Alberto y el Centenario del PC chino. El Peronismo y Loris Zanatta en SEMA. Pepe Siaba en FARO (Broda había quedado varado en el exterior). Un cooperativista sui generis (Carlos Ianizzoto). Los 80 años de la General Paz. Veamos.

Destinos. No hay duda de que las cuestiones empresariales “arden”, pero las políticas no le van para nada en zaga y más en las mesas de esta semana. Alberto Fernández, que tras una serie de traspiés (el último fue en Córdoba) y bajarse del viaje a París, ayer tuvo su cuota internacional como invitado estrella en los actos del centenario del Partido Comunista Chino en Beijing, donde habló presentado por Xi Jinping y rodeado en la pantalla de un ecléctico seleccionado de secretarios generales de los PC del mundo, actuales y exmandatarios e invitados varios. Hubo elogios al presidente chino y un recuerdo de los lazos entre el peronismo y el comunismo que en China nadie cuestionó, pero que causó comentarios entre los memoriosos de la historia en Argentina. La agenda marca ahora que deberá estar en Tucumán el viernes para conmemorar la Independencia, donde se analiza organizar la visita con un poco más de precisión que la que hizo a Salta. Mucho más intrincado es el panorama de las distintas vertientes de la oposición, o mejor dicho, del “no” kirchnerismo. Es cierto que las movidas de la semana pasada comienzan a despejar un poco las internas con la definición de Florencio Randazzo en el PJ y la de Facundo Manes con la UCR, ambos con sendas campañas de fuerte desprestigio lanzadas en las redes, el primero como supuesto Caballo de Troya del kirchnerismo; y el segundo, por algunas cuestiones profesionales. También la oficialización de la candidatura Ricardo López Murphy en la Capital, y eventualmente (una vez que ella se defina formalmente), enfrentando ahora a María Eugenia Vidal en las PASO, aceleró otras definiciones. Pero simultáneamente quedaron cantidad de preguntas flotando en el aire, dada la celeridad de los acontecimientos. Preguntas, por ejemplo, de los hombres de empresa esta semana: ¿Elisa Carrió bajó su candidatura bonaerense porque subió Manes, o porque se bajó finalmente Patricia Bullrich, con quien mantenía diferencias? Y la presidenta del PRO, ¿declinó participar en esta vuelta por magnánima, y para “ayudar” a los macristas de todo el país como dijo, porque su jefe político (Mauricio Macri) se fue a Europa y la dejó en banda? Este, a su vez, cada vez es más criticado por su propia tropa por las incursiones públicas que está teniendo, pero más aún por la gente de la calle que lo sigue castigando con menor aceptación y una imagen negativa que sigue creciendo. Así, entre café y café, muy cerca del Congreso, un grupo de adherentes radicales se preguntaba que hará finalmente el expresidente, si volverá a mediados de julio, como adelantó, u optará por otro destino. Otro tema que, al menos en este grupo, recibió algunas críticas fue el de la escala del Impuesto a la Ganancias progresivo según el tamaño de las empresas, y también los beneficios y exenciones a las que incorporen mujeres y a quienes se “autoperciban” trans. “Aunque esto sea una discriminación positiva, igual sigue siendo discriminación”, señalaba uno de los juristas del grupo (que en el radicalismo siempre abundan).

Pospandemia. En la reunión mensual del Grupo Sema, y ante el avance de algunos movimientos sobre tierras privadas o fiscales (con temores de nuevos intrusamientos), se preguntaban: “¿Por qué puede haber tierras improductivas en Argentina?”, lo que disparó una cantidad de cuestiones desde políticas hasta impositivas, pasando por las jurídicas. Lo contrario ocurrió con el interrogante sobre ¿por qué no hay leyes para generar más trabajo en el Congreso?, que mereció el más amplio y generalizado silencio. Pero el broche que disparó posiciones controvertidas (a favor y en contra) lo puso el historiador italiano Loris Zanatta, profundo conocedor de la Argentina, que abordó la “peculiar” historia económica del país, a la que calificó como Historia de un Fracaso, y que, según él, “tiene un serio problema con el capitalismo”, aunque “el anticapitalista durante casi 70 años tampoco funcionó”, dijo. Más universalista, consideró que “la pandemia es un ciclo de destrucción creativa, más cultural que económico, que puede ser aprovechado”. También relacionó fuertemente lo ocurrido con la religión católica, y consideró que “El desarrollo se va separando cada vez más de la teología”. También fue desafiante cuando preguntó: “¿Cuál es el capitalismo no salvaje?”, y redobló la apuesta al plantear que “el peronismo no fue capitalismo de mercado, sino capitalismo de Estado…”. El día anterior, en el encuentro periódico del Grupo FARO, el especialista José “Pepe” Siaba Serrate había alertado sobre “el riesgo de estar sin acuerdo con el FMI durante tanto tiempo”, y sobre los “u$s18.000 millones de vencimientos que hay el año que viene”.

Dejá tu comentario