Edición Impresa

Socios a la fuerza: Gobierno y Moyano administran juntos OCA

El juez de la quiebra nombró a un abogado sindical y a un funcionario de Trabajo para gestionar la mayor empresa postal hasta su venta.

Enemigos desde hace dos años, el Gobierno y el sindicato de Camioneros iniciaron ayer una sociedad forzosa para gestionar juntos OCA, el mayor correo privado de la Argentina. Así lo decidió la Justicia en lo Civil y Comercial que interviene en la quiebra de la compañía, que cuenta con unos 7 mil trabajadores directos y otros 5.000 indirectos, la mayoría de ellos registrados bajo el convenio colectivo del gremio de Hugo Moyano. La coadministración tendrá por objetivos mantener a flote la firma, pagar los salarios (alguna vez el sindicato lo hizo) y hallar nichos de negocio hasta su venta.

El juez Pablo Tejada, de Lomas de Zamora, ratificó ayer que esas labores recaerán en Rodrigo Condori, un trabajador y dirigente de Camioneros que en la actualidad integra el equipo de abogados de la organización, y Pablo Yannibelli, director nacional de Fiscalización del Trabajo y la Seguridad Social en la cartera que encabeza Dante Sica. El 1 de abril el magistrado decretó la quiebra con continuidad de OCA por una deuda que alcanza los $7.000 millones, la mayoría con la AFIP.

En los últimos años, y a partir del volumen de trabajadores con los que cuenta la empresa, uno de los mayores empleadores individuales del país y el más grande del gremio de choferes, el interés y la preocupación de Moyano por la situación de OCA fueron en crecimiento. Desde la salida junto con la quiebra de Patricio Farcuh, CEO del grupo RHUO y siempre señalado como presunto testaferro de Moyano, se sucedieron versiones de supuestos interesados en adquirir la operatoria de la firma. Incluso se mencionó a Mercado Libre, que de hecho gestiona a través de la postal parte de sus envíos a domicilio.

La del 1 de abril no fue la primera expulsión de Farcuh de su empresa. Entre fines de 2016 y mayo siguiente el empresario fue desplazado de facto del manejo de la compañía por una intervención llevada a cabo por el sindicato de Camioneros. El propio Moyano se apersonó en las oficinas centrales, en La Rioja 301, echó al directivo y montó un nuevo management de parte del gremio, con eje en uno de sus hombres de confianza, Héctor “Yoyo” Maldonado, también mano derecha de los líderes camioneros en Independiente.

Por ese período Farcuh denunció un incremento de la deuda impositiva y se propuso desconocer parte de lo que la AFIP le reclamaba a la empresa para recién después liberarla de embargos y destrabar pagos pendientes. Esa disputa consumió los últimos meses de la gestión privada hasta la quiebra decretada por Tejada.

Condori y Yannibelli tendrán, entre otras facultades y obligaciones, “gestionar proactivamente la búsqueda de nuevos clientes y recuperación de mercados cedidos”, “relevar el área de atención al cliente con fines de su optimización”, revisar el elenco de proveedores “en cuanto a calidades, precios y políticas de financiación”, gestionar una “mejora en los recursos” utilizados, impulsar la “cobranza de deudores morosos”, plantear reestructuraciones de áreas y funciones, levantar los embargos y colaborar en la gestión de venta, entre otros ítems.

“Tenemos la facultad de entrevistarnos con posibles compradores y la posibilidad jurídica de encarar una reestructuración que nos permita ordenar los recursos humanos”, le dijo anoche a este diario Condori. El abogado se refirió puntualmente a los salarios de Farcuh y de los directivos que le respondían, algunos de los cuales permanecen en la compañía. En ese sentido expuso un listado que encabeza el exCEO, surgido de los expedientes judiciales y de la AFIP, con un sueldo mensual de 4.700.000 pesos. “Hicimos un sondeo entre empresas de primera línea y las que tienen una situación incluso más holgada que OCA paga a sus principales directivos sueldos de hasta 500 mil pesos”, amplió.

El letrado calculó que la coadministración con Producción y Trabajo llevará unos seis meses y descartó que Camioneros pudiese ofertar para quedarse definitivamente con el manejo. “Nosotros podemos administrar OCA muy bien pero nuestro objetivo es defender los derechos de los trabajadores. Queremos encarar esta tarea, mejorar los ratios de contabilidad y facturación y entregarle al comprador una compañía con continuidad y condiciones laborales respetadas para los empleados”, sostuvo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario