Edición Impresa

Suma Gobierno anuncio de planes de pago para morosos

La medida se incorpora al paquete que se lanzará hoy para enfriar la inflación e incentivar el consumo.

Apurado por el deterioro de la situación económica y las presiones políticas, el Gobierno anunciará hoy un nuevo plan de pagos para contribuyentes morosos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que forma parte de las medidas preparadas para tratar de “enfriar” la inflación.

El titular del organismo, Leandro Cuccioli, lo anticipó durante un almuerzo en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires. Allí dijo que “mañana (por hoy) habrá anuncios de planes por morosidad tributaria por parte del presidente Mauricio Macri”.

El funcionario había anticipado el 1 de abril pasado la posibilidad de que el Gobierno volviera a tirarles una soga a los sectores de las pequeñas y medianas empresas que mayores dificultades están mostrando para estar al día con el fisco. Salvo que en esa oportunidad había dicho que se iban a analizar en caso de que el nivel de morosidad de los contribuyentes creciera más rápido que la inflación. Según precisó ahora, se trata de $114.000 millones de impuestos vencidos por cobrar, sin contar otros $80.000 que están en el Tribunal Fiscal de la Nación. La coyuntura aceleró los plazos que tenían previstos los funcionarios del organismo recaudador.

Según trascendió, el plan de pago sería a 5 años con tasas de 3% o 4,7% y con un pago a modo de anticipo de entre el 10% y el 15%. Algo muy similar a los planes Puente y Puente II, que se implementaron a lo largo del año pasado. Este último incluyó deudas de Ganancias e IVA que no estuvieron contempladas en el primero.

Pero para los contadores y tributaristas, el anuncio de un plan de pagos no sería suficiente en las actuales circunstancias. Sostienen que es necesario implementar una moratoria amplia y generosa. Esta última se tiene que tramitar a través del Congreso, porque implica quitas y condonaciones de deuda, algo que el Poder Ejecutivo no puede otorgar.

César Litvin -de Lisicki, Litvin y Asociados- consideró que “el plan de facilidades de pago no cura la situación financiera y económica que están pasando las empresas”.

“Como medicamento más potente hace falta una verdadera moratoria que condone todas las sanciones y reduzca el cálculo de intereses. Eso es lo único que podría asegurar un flujo y reducir un stock de deuda que está cerca de ser incobrable”, advirtió.

El especialista añadió que “un plan de pagos es insuficiente porque es un remedio de baja dosis que no cura; el alivio sirve por poco tiempo”.

Por su parte, Ezequiel Passarelli, director de Impuestos de SCI Group, afirmó que “era esperable y sumamente necesario” que se pusiera en marcha un nuevo plan de pagos, pero aclaró que “estos planes, que no son moratoria, terminan siendo un salvavidas en el tsunami que estamos atravesando. “Sirve para que las empresas no se fundan, pero no va a ser lo que las reactive. No creo que genere confianza”, indicó.

En tanto, Vicente Lourenzo, consultor pyme, coincidió en que “es sumamente necesario, pero hay que rever la tasa a la cual acceden las empresas”. Explicó que el contribuyente que quedó atrasado en el pago en febrero devengó una deuda al 4,5% mensual, que “es una barbaridad”. Aclaró que quien entre a los planes ingresará capitalizando ya esos intereses, por lo que consideró que la AFIP debería excluir esos intereses.

Por su lado, Edgardo Stampone, del estudio Auren, consideró que un nuevo plan de pagos “debería tener una tasa de interés que se adapte a las expectativas de inflación futura y que no sea fija por todo el período”. También indicó que debería abarcar todo tipo de contribuyentes y “que contemple todo tipo de impuestos como retenciones y seguridad social”. En tanto, el tributarista Federico De Luca indicó que “un plan de pagos como este que iguala la inflación patea el problema para adelante, pero no lo resuelve”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario