23 de diciembre 2022 - 00:00

Monotributo-Tech: tres profesionales cuentan cómo se beneficiarían con la medida que impulsa el Gobierno

El Gobierno busca promover el llamado "Monotributo-Tech", para quienes facturan servicios basados en el conocimiento y para personas que participan en competencias internacionales de deportes electrónicos.

Monotributo-tech.jfif

Con el objetivo de incluir y de ampliar los derechos de las y los profesionales exportadores de conocimiento al exterior, desde el Gobierno Nacional buscan promover el llamado “Monotributo-Tech”, un nuevo régimen tributario para quienes facturan servicios basados en el conocimiento y para personas que participan en competencias internacionales de deportes electrónicos.

Esta medida permitirá que muchas personas que viven en el país puedan acceder a su sueldo sin perder poder adquisitivo, es decir, que si facturan sus servicios en dólares o en cualquier otra divisa, podrán mantener su salario en esa moneda.

Se estima que cientos de miles de profesionales se verán beneficiados con esta iniciativa que impulsa el ministro de Economía, Sergio Massa, a través de la Secretaría de Economía del Conocimiento que encabeza Ariel Sujarchuk. Con el sólo hecho de registrarse en las categorías de monotributo que habilitaría el nuevo Régimen, las y los trabajadores individuales que exportan servicios al exterior podrán acceder a una obra social, asignaciones familiares y créditos, entre otros puntos relevantes. Además, esta medida contribuirá a la economía nacional en general al lograr aumentar la recaudación de divisas por servicios de exportación hasta el momento no registrados.

“Este proyecto promueve el desarrollo de la actividad de profesionales autónomos y talentos de distintas ramas basadas en el conocimiento que hoy exportan servicios al exterior”, destacó Sujarchuk. Y agregó que también “amplía derechos entre un sector que hoy se encuentra en la informalidad”.

  • Federico (33 años), un programador freelance que presta servicios para una empresa de Estados Unidos, contó las ventajas y las desventajas de trabajar para el exterior: “Si bien es un buen ingreso también es un problema acceder a esa plata porque siempre estás al margen. Lo ideal sería cobrar como cualquier otro sueldo y tener aportes, obra social y estar en blanco en el sistema como todo trabajo legítimo”.

“Uno termina pagando un montón de comisiones en el medio para poder usar la plata que, en definitiva, sería lo mismo que pagar el monotributo o los impuestos correspondientes. En vez de que esa plata vaya al Estado y de que entren dólares genuinos al país, termina yéndose en un intermediario”, agregó.

  • Pedro (27 años) es arquitecto y también trabaja para una empresa de Estados Unidos en la que desarrolla proyectos de paisajismo y de diseño exterior para viviendas unifamiliares. Se encarga de los planos y de la presentación en imágenes 3D para los clientes.

“El Monotributo-Tech podría beneficiarme de múltiples maneras, pero creo que la más importante sería permitirme ingresar al sistema tributario, poder aportar, acceder a créditos y a las distintas ventajas que implican estar en blanco. En definitiva, beneficiarse del trabajo que uno hace con tanto esfuerzo sin correr con la desventaja de perder poder adquisitivo”, dijo.

  • Florencia (40 años) es licenciada en Relaciones Internacionales y se desempeña como consultora en Educación Digital para una Organización No Gubernamental (ONG) de Chile. “Trabajo en el diseño y el armado de proyectos educativos virtuales”, explicó.

“Actualmente, una de las complejidades con las que cuento es no poder percibir directamente mis honorarios profesionales en una cuenta en Argentina, lo que me impide tener la certeza de saber cuándo voy a contar con esa plata”, comentó Florencia. “Este régimen me permitiría hacer todos los aportes de manera transparente, realizar mis aportes previsionales y poder acceder a mi sueldo en el país”, concluyó.

Esta iniciativa parte de una visión integradora e inclusiva en conjunto con una serie de estímulos a la Economía del Conocimiento -el tercer sector exportador del país que prevé generar divisas por U$S10 mil millones en 2023- y viene a responder una demanda de muchas y muchos profesionales que hoy ejercen su actividad de manera informal al mismo tiempo que busca incluir estos talentos en el país a través de una política de Estado integral.

El “Régimen Simplificado para Pequeños Exportadores de Servicios LEC y Deportes Electrónicos” está a la espera de su tratamiento en el Congreso de la Nación. Según el proyecto de ley, será compatible con el Régimen General, el Régimen Simplificado y con empleados en relación de dependencia, siempre que la inscripción sea por desarrollar una actividad diferente a la que alcanza el Mono-Tech.

Los requisitos para incorporarse serán: residir en Argentina, ser persona humana y que los ingresos de los últimos 12 meses sean inferiores o iguales a una de las tres categorías dispuestas para el nuevo monotributo de hasta U$S10.000, U$S20.000 O U$S30.000 anuales. Podrán acceder programadores, informáticos, periodistas, docentes universitarios, gamers, arquitectos, guionistas, traductores y todas aquellas trabajadoras y trabajadores que exporten servicios basados en el conocimiento al exterior.

Dejá tu comentario

Te puede interesar