domingo 23.4.2017
Información General
Por Guadalupe Rivero.-
jueves 2 de Junio de 2016

Distintas miradas sobre el aborto, el debate pendiente

En el marco de "Ni Una Menos", ámbito.com consultó a las diputadas Myriam Bregman, Victoria Donda, Juliana Di Tullio y Gladys González. Distintas miradas sobre la legalización de la interrupción del embarazo.
Guadalupe Rivero
Guadalupe Rivero
Para Donda

Para Donda "hay un nivel de hipocresía alto" a la hora de hablar sobre el aborto.

"Sin educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal, seguro y gratuito para no morir, no hay NiUnaMenos". Así lo afirma el manifiesto del colectivo que hoy sale a las calles nuevamente, no sólo para exigir el fin de la violencia de género sino también para que la interrupción del embarazo deje de ser un delito. Visibilizar este reclamo, al que pocos se animan a nombrar, es otro de los objetivos de la marcha que denuncia las 286 muertes por femicidios en 2015 y otras 66 en los primeros 100 días de 2016.

En este marco, ámbito.com recogió el testimonio de cuatro diputadas de diferentes bloques, para dilucidar el por qué de la dificultad de este debate en el Congreso. Myriam Bregman (PTS-Frente de Izquierda), Victoria Donda (Libres del Sur), Juliana Di Tullio (Frente Para la Victoria-PJ) y Gladys González (Unión PRO) fueron de la partida.

Bregman aseguró que "hay posiciones individuales, políticas e influencias externas". La diputada sostuvo que en 2014 "el proyecto llegó a ser el que tuvo más firmas en el Congreso, tenía más de 70 firmas de todos los bloques y no pudo ser tratado". Para ella, influye "la relación con la Iglesia Católica, que se opone a que las mujeres tengamos ese derecho; y que los diputados y diputadas priorizan sus posiciones individuales por sobre un problema de salud pública objetivo que es que más de 300 mujeres mueren por año a causa de abortos clandestinos".

Consultada sobre el peso de que el Sumo Pontífice sea argentino, dijo: "Que el Papa sea argentino puede ser una influencia en contra, pero el derecho al aborto se negó antes". Aunque aclaró: "No se puede negar que es un Papa activo políticamente y que tiene amplia influencia sobre la Argentina".

"El aborto no es un tema de agenda para el Gobierno. Este Congreso viene marcando el paso alrededor de lo que manda el Poder Ejecutivo. Los temas de la mujer, y del aborto en particular, son completamente ajenos a las decisiones que se vienen tomando en el Congreso", destacó. 

Para la diputada de Izquierda, "las consecuencias más graves las pagan los sectores populares: las mujeres jóvenes, las mujeres pobres que no pueden acceder a condiciones seguras. El aborto se realiza igual, no es que no se realiza porque está prohibido. Se realizan de forma clandestina, con malas condiciones para la salud de las mujeres. Cada año, cientos quedan con lesiones graves por abortos y otras mueren. Este tema es una emergencia pública para la salud de las mujeres".

Juliana Di Tullio, por su parte, aseguró que "el Congreso no está maduro. Es cada vez más un Congreso de derecha, más conservador, no evoluciona como evoluciona la sociedad sino de forma inversa". Y añadió: "No sé si este tema está en la agenda del Gobierno, pero no saldría en el Congreso, eso seguro". Para ella, "la influencia de la Iglesia sigue siendo fuerte, porque es fuerte en cualquier tema".

"Se trata de un tema de salud pública. Las que se mueren son las mujeres más pobres, las más vulnerables. Las mujeres de clase media se hacen abortos con pastillas y hasta las pasan por las obras sociales. Hay que terminar de una buena vez con esto y hay que debatirlo de verdad", insistió.

En tanto, Victoria Donda destacó que "hay un nivel de hipocresía alto". La diputada de Libres del Sur afirmó que "vivimos en una sociedad machista que se refleja en una casta política machista". Además, aclaró que éste "no es un tema de agenda para los funcionarios ni para los diputados, es un tema de agenda para la sociedad. Hay 500 mil abortos por año y una mujer que muere cada dos días por un aborto en Argentina. Para las mujeres sí es un tema de agenda".

Respecto al peso de la Iglesia en el camino a la legalización del aborto, mencionó: "Creo que la Iglesia tiene un peso importante pero hay otras consideraciones que tienen otras características; algo más antropológico respecto a cuál es el rol de la mujer en la sociedad".

Para González, "la despenalización del aborto ha sido un tema difícil y delicado de abordar porque tiene que ver con la pugna de dos derechos importantes: el de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo y el de la persona por nacer, a vivir. Se trata de un tema muy fuertemente enraizado en los corazones de quienes avalan una u otra postura y esto muchas veces ha dificultado el debate".

La representante del oficialismo dijo que "dentro del Poder Legislativo, que es al que pertenezco y por el que puedo hablar, estamos dispuestas a debatir lo que sea necesario, con libertad de conciencia y exponiendo libremente lo que cada una y uno consideren". La diputada agregó que tiene "proyectos sobre aborto no punible y considero la posibilidad de la no punibilidad, además de cuando fuese practicado con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre, cuando fuera causado por abuso sexual con acceso carnal (debiendo contar con la denuncia previa) y cuando se ha diagnosticado médicamente que el embarazo presenta un feto anencefálico o su imposibilidad de vida fuera del útero".

Consultada sobre el lugar de la Iglesia, estimó que "debe influir, pero también están haciendo valer su voz agrupaciones de mujeres que antes no eran escuchadas".

Finalmente, advirtió que con el aborto "queda en evidencia la desigualdad social, donde la posibilidad de acceder monetariamente a un aborto seguro es la diferencia entre la vida y la muerte. Existe un negocio del aborto clandestino increíble. Tristemente mujeres que no tienen la posibilidad de pagar un aborto en condiciones de asepsia y controladas por un profesional, mueren en el intento". A la vez, aclaró: "Nadie puede pensar que una mujer accede al aborto de manera feliz, siempre como Estado y más allá de todo, es importante trabajar en prevenir, en evitar que la mujer llegue al embarazo no deseado. Creo firmemente en la necesidad de realizar campañas constantes de educación sexual, dar las herramientas a la mujer para poder elegir, poder decidir no tener que pasar por un aborto.

La OMS afirma que, en el mundo, "cada año se realizan 22 millones de abortos en forma insegura, lo que produce la muerte de alrededor de 47 mil mujeres y discapacidades en otras 5 millones. Casi cada una de estas muertes y discapacidades podría haberse evitado a través de la educación sexual, la planificación familiar y el acceso al aborto inducido en forma legal y sin riesgos, y a la atención de las complicaciones del aborto". La misma organización añadió que "un aborto sin riesgos se ha vuelto el privilegio de los ricos, mientras que las mujeres de escasos recursos no tienen otra opción que acudir a proveedores inseguros, que provocan la muerte y morbilidades que se convirtieron en la responsabilidad social y financiera del sistema de salud pública". Debatir sobre esto no es una cuestión ideológica ni moral; se trata de una urgente cuenta pendiente del Estado en materia políticas públicas.

9 comentarios