El girasol pelea hasta con la seca

Agronegocios

Mientras se mantienen las condiciones de sequía en buena parte del centro y norte del país, vuelve a haber déficits de lluvias también en varias localidades de la Pampa Húmeda. La falta de agua y la seca ya determinaron declaraciones de Desastre en Chaco, Corrientes y Córdoba. Mientras, los precios internacionales continúan firmes, y también los internos por clima y caídas de producción. Pero vuelven a complicarse las exportaciones por tensiones sindicales en los principales puertos. Además, sigue demorada la Ley pro exportaciones agroindustriales (iba a estar lista en octubre), y la Rural logró un encuentro estratégico con el FMI, mientras la delegación comienza la negociación oficial del país.

* …que, con casi el 50% de exportaciones y otro tanto para la demanda interna, el girasol va camino en convertirse en la vedette de esta temporada, respaldado por el fracaso de algunas cosechas internacionales que determinaron la pérdida de más de 3 millones de toneladas entre Ucrania (el principal productor y exportador), y los Estados Unidos (el tercero), según se explicó en una reunión especial de Asagir organizada por periodistas del CAPA, con la presencia de su presidente, Juan Martín Salas Oyrzun, y el especialista Jorge Ingaramo. Lamentablemente, para Argentina, estas excelentes condiciones del mercado internacional, que llevó a la tonelada de aceite en Rotterdam a más de U$S 1.030 vs los U$S 736 de hace 4 meses, serán aprovechados parcialmente por los algo más de 9.000 productores que aún quedan en el país.

Es que la fuerte seca de invierno y entrada de la primavera impidió concretar el crecimiento de área que se preveía, y que iba a permitir recuperar parte de la fuerte baja que tuvo este cultivo que llegó a tener más de 4 millones de hectáreas a fines de los ´90, y en esta última siembra no logró trepar por encima de los 2 millones. Igual, para Ingaramo, la proyección sigue siendo muy buena para el cultivo ya que se prevén precios marzo-abril ´21 alrededor de 35% por encima de lo que cotizaban las mismas posiciones a principios de este año.

Según se explicó, el girasol es la actividad que presenta mayor tasa de crecimiento entre todos los comodities, en los últimos 10 años, ya que muestra avances superiores a 5,5% en el consumo, y casi 9,5% la exportación que en 2019 rondó los U$S 935 millones, pero que podría alcanzar los U$S 2.000 millones en 3-4 campañas más. Para los especialistas el optimismo se sustenta en que el aceite de girasol es uno de los pocos “premium”, con una producción mundial de unos 55 millones de toneladas, contra más de 350 millones de la soja.

El sofisticado producto, hoy muy demandado por China y también por la India (muy atado al aumento de la clase media) tiene muy pocas posibilidades de crecimiento mundial ya que Ucrania (el mayor productor) con más de 6 millones de hectáreas girasoleras, sobre un total de 23 millones de hectáreas agrícolas, más vale corre riesgo de decrecer por avance de otras alternativas agrícolas, mientras que Argentina cuenta con al menos casi un millón de hectáreas en el centro y norte, de aprovechamiento casi inmediato para el cultivo, además de otras regiones aún no tan exploradas.

*…que, varias cuestiones controvertidas se produjeron en la última semana y que, en parte, tuvieron como epicentro a Agricultura. Por un lado, el más que cuestionado tema del etiquetado de alimentos que avanza en el Congreso y que, aparentemente, terminó dejando de lado a la cartera específica en la materia como es la que comanda el formoseño Luis Basterra. El tema, para muchos, deja en claro el poco peso específico que ahora tiene el área, aún en el seno del propio gabinete.

En cuanto al asunto específico, entre la superficialidad de la forma de abordar la cuestión, los fundamentalismos, y el profundo desconocimiento de buena parte de los legisladores (de todos los partidos), los productores y empresarios temen que termine saliendo una ley que, lejos de respaldar a los consumidores, solo sirva para hacer perder más competitividad al sector alimentario.

Es que, en general, los etiquetados se plantean “por la negativa” (“este producto engorda”, o “tiene demasiada sal”, o “el porcentaje de grasas es muy alto”, etc.), cuando en realidad, siempre los etiquetados deben ser “por la positiva”, entre otras cosas, porque justamente son este tipo de productos los que tienen menor oferta, y mayor precio, por lo que pueden absorber el costo del etiquetado. Otro argumento para nada menor, es que son justamente los productos más sofisticados y requeridos, los que preservan y cuidan sus propios etiquetados ya que los diferencian.

Obvio que nada de todo esto se discute, con fundamentos, ni en el Congreso, ni en Producción o, mucho menos, en Agricultura que ahora fue dejada de lado en varias comisiones. Pero también fue cuestionada por asuntos como la gran demora en cumplir con las prometidas “compensaciones” (en realidad, devolución de parte de las retenciones), que el Gobierno comprometió a principios de año y que recién ahora parece que se van a efectivizar, cuando el año casi está terminando. “Hubo cantidad de partidas y fondos para agricultura familiar, para cuestiones de género, para programas que ni sabíamos que existían, pero los productores que más aportamos somos los olvidados de siempre”, se quejaban algunos de ellos. El tema generó, además, cuestionamientos de parte de algún grupo de autoconvocados, aunque parece que el asunto responde más a la interna que soporta la Federación Agraria de Achetoni (de parte de algún grupo que intentó desplazarlo ya dos veces), que a cuestiones efectivas de Agricultura y la promesa oficial.

*…que, los temas de inseguridad siguen a la orden del día en el área rural, hasta ahora, sin mayores comentarios de las autoridades responsables (ni de la Nación, ni de las provincias), excepto en los casos fuertemente mediáticos como fueron algunos de los intrusamientos .Pero, por ejemplo, los daños a la propiedad registrados tanto en materia de granos como de hacienda, ya dispararon una serie de alternativas de cobertura, de parte del sector privado, que en general es siempre más dinámico que el área oficial para buscar este tipo de soluciones.

De hecho, un grupo de empresas de distintas áreas (Prosegur, Río Uruguay Seguros e Internet of Yield) se reunieron para ofrecer protección en un tema en el que la Argentina es líder mundial: los silos bolsa. Según el informe, hoy en el país más de 450.000 silobolsas almacenan 90 millones de toneladas de granos y forrajes en el campo.

Relevando la información de los granos en la bolsa en tiempo real, monitoreado las veinticuatro horas, sumado al monitoreo desplegado y asegurado en campo de IOF y con la cobertura de seguros, la novedosa oferta busca llevar alguna tranquilidad al jaqueado sector agroindustrial. Y para eso, la tecnología, tanto en el caso de los novedosos silos bolsa que hoy se exportan a distintas partes del mundo, más los avances en materia de internet, sensores, drones y tercera generación, se busca garantizar la seguridad de la propiedad privada, en este caso, la producción.

Pero sin duda, uno de los temas graves de la semana es el renovado conflicto con gremios del río y los exportadores que consideran “pretensiones desmesuradas, y de cumplimiento imposible”, las planteadas por Urgara (recibidores de granos), SOEA (aceiteros de Santa Fe) y la Federación de Aceiteros. La escalada del conflicto puede parar las exportaciones y, por ende, el ingreso de divisas.

El año, sin duda muy conflictivo, tuvo como condimento adicional la desmesurada bajante del Paraná que se mantiene desde principios de año, y que encarece adicionalmente los costos de exportación no poder salir los buques con cargas completa.

Temas

Dejá tu comentario