Política

Alberto Fernández volvió a Córdoba y se sentó con empresarios

El candidato fue invitado a un almuerzo de la Fundación Mediterránea, del que también participaron funcionarios del gobierno de Juan Schiaretti .

Alberto Fernández desembarcó ayer en la provincia de Córdoba, tierra hostil para el candidato que perdió allí en las PASO como también en la Ciudad de Buenos Aires, dos distritos donde busca reforzar su campaña para achicar la diferencia de votos que tuvo en esos territorios. Fue invitado a una comida con empresarios, habló de economía y les dijo a los comensales que de llegar al Gobierno buscará encarar una “negociación seria y sensata” con los acreedores (ver nota pág.2).

El candidato del Frente de Todos reveló, por ejemplo, que no conoce en persona a Kristalina Georgieva, nueva directora general del FMI, pero dijo tener “muy buenas referencias” de parte del gobierno español de Pedro Sánchez.

Ayer en el almuerzo de la Fundación Mediterránea, ante los principales empresarios de Córdoba, Alberto F. alertó que “nadie iba a imaginar que el endeudamiento iba a ser el principal problema de la Argentina. Cuesta entender cómo nos pasó. Hoy la deuda representa el 100% del PBI. Y es nuestro principal condicionamiento”.

Alberto F. arribó con su propio staff político. En Córdoba lo esperaba Natalia de la Sota. El candidato llegó a la provincia en un vuelo de línea que salió de aeroparque a las 8 de la mañana junto a Felipe Solá, Miguel Cuberos, Eduardo “Wado” de Pedro, Carlos Caserio, Fernando “Chino” Navarro y su vocero Juan Pablo Biondi. Antes de participar del almuerzo de la Fundación Mediterránea encabezó un acto político del FATSA, gremio de sanidad, junto al jefe de la CGT, Héctor Daer.

En la comida de la Fundación Mediterránea Alberto F. compartió la mesa principal del Hotel Holiday Inn con María Pía Astori, presidenta de la Fundación Mediterránea, y empresarios como Martín Amengual, Sergio Roggio, Jorge Porta, Roberto Urquía, Marcos Brito, Abel Sánchez Torres y Alejandro Asrin, de Tarjeta Naranja. No estuvo presente el gobernador cordobés, Juan Schiaretti, quien sin embargo envió como representación institucional de la provincia a Osvaldo Giordano, ministro finanzas, Alejandra Torres, secretaria de Modernización, Gabriel Bermúdez, ministro de Transporte y Ángel Sosa, ministro de Obras e Inversión Pública. También participó del encuentro Daniel Passerini, viceintendente electo del capital provincial.

Mientras los presentes degustaban el menú de bruschetta de jamón crudo, palta y tomates asados, pollo relleno de lomo ahumado y cebollas asadas, coulis de pimientos acompañados de salteado de maíz y vegetales, y marquise de chocolate amargo con salsa de frutos rojos de postre, Fernández insistía en que “se puede pagar la deuda” al tiempo que calificó el “reperfilamiento” de Mauricio Macri como la versión posmoderna del default.

“Hoy no podemos decirle a los acreedores que la deuda la tomó la dictadura, como ocurrió cuando renegociamos en 2005. Está deuda la tomó un gobierno democrático y en sólo un año. Nunca dijimos que iba a haber una quita. Pero para pagar tenemos que crecer. Solo creciendo y exportando se puede pagar la deuda. Para generar dólares para pagar solo queda el camino de exportar. No podemos seguir tomando deuda. Lo que tenemos que hacer es ganar tiempo y no hacer quitas”, aseguró el candidato a presidente ante el auditorio de empresarios cordobeses.

Alberto criticó las políticas de Macri al resaltar que “restringió los aumentos salariales y los créditos para frenar la inflación. Pero en la Argentina llevamos años de caída del consumo y la inflación se duplicó. Rompieron todos los manuales de la teoría monetarista”.

En el cierre de su discurso de 35 minutos, el exjefe de Gabinete advirtió que “ni el cepo ni el endeudamiento son soluciones. Son solo atajos para la coyuntura. Hay que promover el consumo para volver a poner en marcha la economía. Y de ahí viene la idea de pacto social entre empresarios, trabajadores y el Estado”. Los empresarios seguían en silencio las palabras del ganador de la PASO hasta que invocó a Raúl Alfonsín para reclamar una “ética de la solidaridad”, memento en el que el auditorio explotó en aplausos.

Mañana la agenda de campaña llevará al candidato de regreso al conurbano bonaerense para participar de una caminata en Quilmes.

Antes de viajar a Córdoba, Fernández se reunió en sus oficinas del barrio porteño de San Telmo con el titular del Consejo Nacional del PJ, José Luis Gioja, donde recalará el mes próximo según está previsto para participar de la reunión del Consejo Nacional del sello junto a la Comisión de Acción Política partidaria.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario