Instalan contenedores de descanso para el personal de salud

Ambito BIZ

La iniciativa se concretó gracias a una articulación público privada. Funcionan como anexo de los UFU y están equipados con heladeras, microondas, cafeteras y pavas eléctricas, entre otros productos indispensables para hacer un breck.

La pandemia causada por el covid-19 puso de manifiesto la imperiosa necesidad de contar con la infraestructura adecuada para contener a una fuerza de trabajo que batalla desde la primera línea con el objetivo de contener el virus. Ellos arriesgan su vida para cuidar a los enfermos, exponiéndose y sacrificando horas de sueño y momentos de descanso.

Por ese motivo, se instalaron contenedores en 19 hospitales porteños equipados con productos como heladeras, microondas, cafeteras, pavas eléctricas, entre otros. Los espacios están anexados a las Unidades Febriles de Urgencia (UFU) que actualmente posee el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en los hospitales de alta complejidad para atender a los pacientes con fiebre y síntomas sospechosos de covid-19.

“El proyecto ‘Contenedores para los que nos Contienen’ nace después de recabar mucha información del exterior. Veíamos imágenes de médicos durmiendo en pasillos de hospitales, en bolsas de dormir, sentados, e imaginamos que acá podría suceder algo similar una vez que el virus se propagase. Sabíamos que, por temas de seguridad e higiene, los médicos de las UFU no iban a poder ingresar a los hospitales, ni siquiera a usar el baño o la cocina. Nuestra propuesta llegó para responder a esa demanda”, cuenta Marcelo Romeo, Gerente de Marketing, Comunicación y Prensa de ATMA, empresa que lleva a cabo la iniciativa.

“Nosotros teníamos un plan original de marketing de la marca para todo el año. Sin embargo, la cuarentena nos planteó el desafío de reorientar todos los recursos con la intención de ayudar y apoyar al personal de la salud”, agrega Romeo, quien remarca la importancia de que una compañía “pueda estar en pleno corazón de la pandemia aportando un valor agregado”.

1.jpg

En la línea de batalla

Jimena Alcibar, Brand Manager de ATMA, vivió en primera persona la experiencia en la primera línea de batalla. “Una cosa es imaginarte el panorama desde el living de tu casa y otra muy diferente es estar en el lugar y ver cómo trabaja el personal de salud. Realizan un esfuerzo enorme, un trabajo maravilloso que a la vez es agotador y muy estresante. Son muchas horas sin descanso. Por eso el espíritu de nuestra acción es muy relevante”, explica.

Los contenedores están instalados anexos a las UFU, que se ubican fuera de los hospitales de alta complejidad para que los pacientes no se mezclen con quienes necesitan atenderse en las guardias. “Nosotros llegamos para atender las necesidades básicas del personal de salud que trabaja en estos consultorios que están en las calles o en plazas cercanas a los hospitales. Venimos a brindarles las necesidades básicas para que puedan frenar un minuto y tomarse un descanso; prepararse un café, calentar el almuerzo, etc…”, acota Alcibar.

Desde que comenzó la iniciativa, aproximadamente 12.900 integrantes del personal de salud utilizaron el servicio. “Hemos tenido muy lindas devoluciones”, dice la Brand Manager de ATMA.

1.jpg

Articulación público privada

Para llevar a cabo la iniciativa fue clave la articulación público-privada. “Fue un proceso largo. Arrancamos en marzo con el proyecto y por razones de permisos, protocolos, seguridad, higiene, etc… recién lo pudimos poner en práctica a mediados de junio. El balance es muy bueno, fue una excelente experiencia articular con el sector público”, remarca Romeo, quien considera que “el desafío de la marca es seguir reforzando el propósito que tiene de estar cerca del consumidor, entender sus necesidades y satisfacérselas”.

“ATMA es una marca que desde hace 90 años está en la casa de los argentinos, siendo parte de la familia. Es una marca cercana y desde ese lugar nació esta idea. Estando donde tenemos que estar. Estos espacios son un lugar de contención que, a su vez, buscan transmitir el agradecimiento y el acompañamiento de todos con el personal de salud”, concluye Alcibar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario