Contra reloj, Kicillof apura renegociar deuda por u$s277 millones

Ambito Nacional

El vencimiento de capital e intereses del BP21 opera el 26 de enero. Hoy la Provincia informó que postergará el pago hasta el 1 de mayo. Ayer los acreedores designaron al grupo de abogados que los representará en las gestiones. También debe pagar el viernes u$s250 millones.

Limitado por la falta de fondos para hacer frente a los próximos vencimientos de deuda por 277 millones de dólares (este año afronta compromisos por 2700 millones de dólares), el gobierno de Axel Kicillof espera el avance de las negociaciones con acreedores extranjeros tras la convocatoria que abrió en las últimas horas. Mientras tanto, publicó una solicitada en la que confirmó que no podrá hacer frente a los pagos, los cuales postergará hasta el 1 de mayo.

En una solicitada, la Provincia transmitió “a los tenedores de sus bonos USD 750M 10.875% con vencimiento en 2021 su solicitud de postergar el pago de capital del 26 de enero por US$ 249.975.000 hasta el 1 de mayo de este año”. Y aclaró que “para lograr dicha postergación, la Provincia necesita la aprobación de los tenedores de al menos el 75% del capital en circulación de dichos bonos antes del 22 de enero de 2020”.

La gestión que encabeza Kicillof remarcó su “preocupación por la situación de insostenibilidad de la deuda pública y por la carga de vencimientos que enfrenta en los próximos años” y aseguró que trabaja por hacer sostenible la deuda.

En tanto, y luego de la zozobra que provocaron ayer en los mercados las declaraciones del ministro de Hacienda nacional, Martín Guzmán, respecto de la imposibilidad de auxiliar financieramente a la provincia en ese proceso, el comité que representa a los tenedores de esos bonos subsoberanos emitidos bajo legislación de Nueva York contrató al bufete de abogados Arnold & Porter como asesores internacionales y al estudio Bruchou Madero & Lombardi como representantes locales.

“Compartimos la preocupación por la falta de sostenibilidad de la deuda, así como la necesidad de llevar adelante políticas de deuda que garanticen una solución de largo plazo”, explicaron ayer a este diario desde el despacho del ministro Pablo López, capitán de las finanzas bonaerenses.

Este viernes, en tanto, vencen intereses por 250 millones de dólares de un bono por 744 millones de dólares que la administración de María Eugenia Vidal suscribió a través de ANSES, pero que es intra sector público y fue emitido bajo legislación local. Por lo tanto resulta mucho más factible alcanzar un plan de refinanciación.

El plazo con bonistas internacionales tiene un horizonte cercano: el próximo 26 de enero la provincia debería pagar 250 millones de dólares de capital y 27 millones de dólares en intereses del BP21, que ayer llegó a bajar 10% en el exterior hasta estabilizarse en una caída en torno al 4%.

“Mientras tanto, sobre la base de buena fe y el principio de equidad entre acreedores resulta necesario tomar acciones en el corto plazo para que los vencimientos de capital no sean una carga asfixiante para la provincia o la Nación, ni generen situaciones perjudiciales para el conjunto de nuestros acreedores”, ampliaron.

Traducido: el gobierno de Kicillof, ley de emergencia en mano, confía en lograr un plan de refinanciación con los bonistas o, de lo contrario, emitir nueva deuda para saldar esos compromisos de corto plazo, siempre bajo el argumento del deterioro social y productivo heredado de la gestión Vidal.

El oficialismo sostiene que en 2015 el endeudamiento era equivalente a 9.362 millones de dólares y que en 2019 terminó en 11.263 millones de dólares, lo que ubica a Buenos Aires en el podio de los distritos con mayor deuda en dólares.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario