Chubut: Arcioni derogó todas sus medidas y Massoni quedó en la cuerda floja

Ambito Nacional

El gobernador dio marcha atrás con las iniciativas dispuestas por el ministro de Seguridad ante las denuncias de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

La denuncia presentada por la secretaría de Derechos Humanos de la Nación contra el accionar de la policía local pegó fuerte en Chubut. Tanto como la caída del petróleo. Y una vez más el principal apuntado es Federico Massoni, ministro de Seguridad.

El viernes pasado la Justicia Federal de Rawson recibió un hábeas corpus preventivo y colectivo “por los graves hechos que se vienen denunciando a partir de la aplicación del Decreto N° 297/2020 por parte de las fuerzas de seguridad de la provincia, avaladas expresa o tácitamente por las autoridades políticas”.

En concreto hay ocho casos en donde hubo violencia contra detenidos. Pero para que los números queden más claros, el diputado provincial Manuel Pagliaroni explica que “es un freno importante. Espero que no se relajen con los controles, pero hay que terminar con esta violencia. Hay casi cinco mil detenidos. La misma cantidad que Mendoza que tiene cuatro veces más de población. Hay 700 autos secuestrados. Estamos averiguando dónde están. Hay un perjuicio importante”.

Ante este reto nacional, Arcioni tomó la decisión de derogar todas las medidas de Massoni y ponerse en línea con las disposiciones nacionales. Un fuerte impacto para un gobierno que viene siendo magullado por varios frentes y que deja, según compañeros de gobierno, al ministro con un pie afuera. “No es novedad lo de Massoni. Es el monje negro que tiene todo gobierno. El problema es que nos perjudica a todos en un momento en el que no podemos defendernos de la mejor manera posible. Fuimos varios los que le pedimos al gobernador que lo deje de lado cuando era coordinador de Gabinete y ahora sucede lo mismo”.

El problema es que Massoni es uno de los tres hombres de confianza del gobernador junto a Diego Martínez Zapata y Rafael Cambareri. Y pese a que Arcioni el año pasado decidió pedirle la renuncia como jefe de Gabinete “en favor de la paz social”, volvió a convocarlo para un cargo soñado.

Claro, las cosas cambiaron. Y pese a que el gobernador aún no le exigió la denuncia ya marcó la cancha con la designación del exsenador nacional Félix Sotomayor, también con formación militar, como subsecretario de Seguridad. Lo que resta saber es si su asunción será la forma de intentar bajarle el perfil del Ministro o, lisa y llanamente, familiarizarse con una cartera que, de continuar los conflictos, pasaría a quedarle justa para la ocasión.

Dejá tu comentario