Tensión política talla discurso de Arcioni en recinto

Ambito Nacional

La crisis financiera y educativa y la dura interna del oficialismo moldea el clima en la provincia patagónica.

El próximo lunes 2 de marzo la Legislatura chubutense volverá a entrar en funciones luego del receso estival, bajo un clima de tensión política, financiera, educativa y social.

La situación en la provincia es compleja en todos los frentes. Es por esto que el vicegobernador Ricardo Sastre se reunirá hoy a partir de las 10 con los presidentes de los diferentes bloques parlamentarios para definir cómo será el funcionamiento de la Cámara.

Como vice, Sastre tendrá la tarea de presidir un Parlamento cada vez más dividido por los diversos enfrentamientos políticos en la cúpula de Chubut al Frente, la coalición formada por el gobernador Mariano Arcioni, el propio Sastre y el intendente de Trelew, Adrián Maderna.

Pese a que en su primer período como jefe provincial, tras el fallecimiento de Mario Das Neves, Arcioni tuvo una Legislatura adversa, el recambio parlamentario lo favoreció con 16 diputados propios de los 27. Un número con el que, en teoría, podría tener menos complicaciones a la hora de llevar adelante el flanco legislativo para ejercer su rol en el ejecutivo.

Pero no todo salió según lo que se creía y, en la actualidad, el gobernador sólo cuenta con 8 de los 16 diputados de Chubut al Frente. Más allá de que se tomó la decisión de no romper el bloque, el resto de los legisladores responden a Sastre (3), a Maderna (3) y a Alfredo Béliz (1). El lugar restante lo ocupa la exintendenta de Rawson, Roxana Artero, quien tiene un encono fuerte con Arcioni y analiza formar un monobloque. Según Manuel Pagliaroni, presidente de la bancada de Juntos por el Cambio, “hay una clara crisis en el frente electoral”. “Esto habla de la irresponsabilidad del Gobierno; fue una alianza que sólo tuvo fines electorales y quedó claro que el proyecto político se agotó en una elección. Hoy en Chubut explotó la cuestión financiera y también la política tras la distribución de los ministerios”, dijo.

Sobre el filo de la apertura de sesiones, la situación en la Legislatura es un ejemplo de cómo funcionan las cosas en Chubut. De 27 diputados, 16 son oficialistas, pero sólo 8 tienen línea directa con Arcioni, quien busca seducir a algunos de los ocho legisladores del Frente de Todos para asegurarse una mayoría en su lucha interna con Sastre.

No le será fácil: la unidad entre Sastre y Maderna, sumado al apoyo del hermano gemelo del primero desde la intendencia de Puerto Madryn, deja a Sastre bien posicionado ante un frente de crisis como el que aqueja a la provincia. “En Chubut no hay futuro con este Gobierno”, sentencia Pagliaroni. Y agrega que “no hay posibilidad de progreso con Arcioni. Respetamos la voluntad popular, pero está claro que la desilusión en la ciudadanía se manifiesta a diario”.

La reunión de esta mañana sucederá en consonancia con el esperado retorno a clases luego de un 2019 plagado de paros. La primera jornada no estará exenta de complicaciones y se espera cese de actividades en una importante cantidad de escuelas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario