Al menos tres distritos amplirán la jornada de clases presenciales

Ambito Nacional

El próximo bloque incluye a CABA y Buenos Aires. La primera sumará cuatro horas obligatorias; la segunda por el momento lo descarta.

El buen ritmo de la vacunación en todo el país y el sostenido descenso de contagios favorecerán desde el lunes próximo la vuelta a las clases presenciales en 16 distritos, varios de los cuales apostarán a la recuperación de la jornada completa de presencialidad, dejando atrás la etapa acotada de cuatro horas adoptada en medio del pico de casos, aunque se mantendrán el formato de las burbujas escolares, la bimodalidad y los protocolos vigentes.

Entre las provincias que retoman ese esquema está Entre Ríos. Allí, la administración de Gustavo Bordet determinó la vuelta total a las aulas. “Es un paso más hacia la presencialidad plena, nuestro gran objetivo para el segundo semestre”, señaló Martín Müller, titular del Consejo General de Educación. Las excepciones se mantendrán en aquellas localidades o instituciones donde la situación sanitaria exija la continuidad de la reduccción horaria.

Otro gobernador que resolvió retomar la jornada completa es el santafesino Omar Perotti, que adelantó que se incrementará la carga horaria en todos los niveles educativos.

“Siempre marcamos nuestro compromiso con la presencia de los chicos en las escuelas y dijimos que el descenso en los casos y en la ocupación de camas críticas iban a ser variables que beneficiarían a la educación. No estamos bien como nos gustaría, no hemos superado la pandemia, seguimos por encima de los mil casos diarios, pero llegamos en un momento a cuatro mil, lo que muestra que los esfuerzos que hace la población dan resultados, lo mismo que la vacunación”, sostuvo Perotti.

Asimismo, la administración cordobesa también modificará el horario de clases presenciales, pero sólo sumará una hora a la actual grilla. El ministro de Educación, Walter Grahovac, confirmó que el complemento será obligatorio y recordó que, antes de la pandemia, “las primarias tuvieron seis horas de clase por día” y fueron reducidas “cuando no había vacunas y sí más incertidumbre”.

En Mendoza, el objetivo del gobierno de Rodolfo Suarez es lograr mayor presencialidad en las aulas, pero aún no está definido si se avanzará en esa línea desde la próxima semana o si se postergará hacia septiembre, de la mano de una mejora también en las condiciones climáticas.

Además de Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe, el lunes vuelven a clases Catamarca, Corrientes, Chaco, Chubut, Formosa, La Pampa, Mendoza (retoman el 29 por jornadas), Neuquén, Salta, Misiones, San Luis, Río Negro, La Rioja y Tucumán.

A poco menos de cinco días del fin del receso escolar, muchos de esos distritos analizan todavía la metodología de vuelta a clases en un contexto signado por la continuidad de la pandemia y bajo la amenaza latente de la variante Delta. Esas dudas fueron expuestas en conjunto en la reunión de ayer del Consejo Federal de Educación, que encabezó el ministro nacional, Nicolás Trotta. La última palabra la tendrán los gobernadores.

El lunes próximo, Trotta participará junto al gobernador Ricardo Quintela de la reapertura del ciclo lectivo en La Rioja, provincia que, sin embargo, relativizó el regreso a clases con jornada ampliada.

“Para ello cada institución administrará su burbuja para llevar a cabo sus estrategias. Todos los cursos de los colegios deberán volver a la presencialidad, pero será paulatina y cada colegio tendrá que organizar y planificar los días y horarios de la presencialidad”, destacó el ministro de Educación, Ariel Martínez.

El 2 de agosto, en tanto, volverán las clases en la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia, el distrito que concentra la mayor matrícula del país. En la primera, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta ya anticipó que adoptará de manera gradual el formato de jornada completa obligatoria, empezando por el nivel secundario, según lo acordado en el ámbito del Consejo Federal, en virtud de la reducción de contagios y del avance de la vacunación en docentes y personal auxiliar.

La Provincia de Buenos Aires, en cambio, se diferenció y recalcó que por el momento no hay chances de volver a la presencialidad completa, especialmente en la zona del AMBA. Aunque sí podría avanzarse en un esquema ampliado en localidades del interior. El objetivo del gobierno de Axel Kicillof es lograr que tras el receso la totalidad de los distritos retome la presencialidad, pero sin flexibilizar los protocolos vigentes.

“Reducir la distancia entre los niños teniendo uno al lado de otro en pupitres no me parece adecuado. Es más, me parece peligroso. No se puede todavía tomar esas medidas de flexibilización, sobre todo en poblaciones que no han sido vacunadas en su totalidad”, señaló el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak.

Y en ese sentido, el funcionario bonaerense agregó: “Sabemos perfectamente bien que en lugares cerrados hay que mantener el distanciamiento. Esto es lo más importante junto con la ventilación y un conjunto de otras medidas”.las escuelas, tras la implementación de clases virtuales por la pandemia del coronavirus.

Dejá tu comentario