Las ventas minoristas en Córdoba se desplomaron un 24% en junio

Ambito Nacional

Las ventas minoristas en la provincia de Córdoba registraron una caída del 23,9% en junio con respecto a igual período del año pasado y, según el relevamiento realizado por la Federación Comercial de Córdoba (Fedecom), “empieza a notarse el cierre de comercios”, como consecuencia del impacto por la pandemia.

El informe detalla que las ventas acumulan una contracción promedio de 29,8% en el primer semestre, respecto a enero-junio de 2019, a lo que se suman “veintiocho meses de baja en la actividad sectorial, lo que determina el hecho de que comience a ser notorio el cierre de pymes comerciales y de servicios en la provincia”.

El Departamento de Estadística de la federación precisó que del análisis realizado entre el 29 de junio y el 3 de julio en toda la provincia surge que el promedio de cierre de locales en el interior provincial es del 13%, mientras que en la capital llegó al 18%.

Las localidades con más cierres son Santa Rosa de Calamuchita (30%), Mina Clavero (25%) y Villa Carlos Paz (15%), mientras que las menos comprometidas son aquellas vinculadas a la actividad del agro y la industria, como Brinkmann (8%), Río Cuarto (8%) y Villa María (5%).

En cuanto a los rubros comerciales y de servicios más perjudicados se identificó a las agencias de viajes, excursiones, paseos y travesías; alojamientos; bares y restaurantes; y joyerías, relojerías y bijouterie.

Los datos cordobeses van en línea con la caída general del consumo que se registra en todo el país. Otro informe, en este caso de la consultora Nielsen, señala que el consumo cayó 5,3% en los primeros cinco meses del año, con los kioscos como los comercios que más retrocedieron debido a las restricciones de circulación por el coronavirus, y supermercados y perfumerías con demanda en alza. La contracción del consumo se profundizó en los últimos meses, ya que en el bimestre abril-mayo tuvo un retroceso interanual de 10,1% y en período marzo-abril la caída fue de 4,2%.

Por el contrario, en el bimestre febrero-marzo el consumo había registrado una suba de 0,7%, la primera después de varios meses.

La consultora detalló que el rubro bebidas fue el que mostró la mayor caída en el acumulado del año hasta mayo (-8.6%), mientras que alimentos y cuidado personal y limpieza retrocedieron 3,4% y 0,9%, respectivamente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario