Queremos festejar grandes cosechas

Ambito Nacional

Hasta diciembre de 2019 la industria vitivinícola argentina no paraba de caer en todas sus direcciones, desde las hectáreas cultivadas, hasta el consumo interno y las exportaciones. Las soluciones a los sobrestock eran siempre climáticas, o eran las heladas o el granizo, donde había tristeza para unos y alegrías esporádicas para otros, pero soluciones globales para nadie.

En conjunto desde el equipo del MAGyP (Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca), dirigido por el ministro Luis Basterra, la Senadora Anabel Fernández Sagasti y algunos legisladores, analizamos esta situación y la comercialización de nuestros vinos. Definimos algunas situaciones que rápidamente debíamos cambiar y en base a ello es que sentamos la base de mi gestión.

La primera de ellas es que el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) tenga un rol protagónico en la definición e implementación de políticas estratégicas para el sector. El segundo, es el trabajo que haremos para agilizar la comercialización; el tercero es convocar y sumar referentes que participen activamente en la industria. Con respecto a ello es que me centraré durante estos primeros meses en trabajar con enólogos, agrónomos y gerenciadores de bodegas para presentar mi proyecto de gestión y escuchar también necesidades y dificultades de hoy en día. Finalmente, y un objetivo central será trabajar en la implementación de tecnología para eficientizar el uso del agua (sustentabilidad).

Atentos a la lucha contra el covid-19 el INV trabajó en algunas direcciones; la primera de ellas fue focalizarse en que las exportaciones no se detuvieran, se levantó la cosecha en plena pandemia –son éxito y sin contagios- y se donó alcohol por medio de la destilación de vinos intervenidos a entidades públicas y privadas.

Sin embargo, además de las urgencias a las que nos enfrentamos debemos transitar la pandemia y continuar con nuestro plan de trabajo.

Comenzamos reuniéndonos con diversos actores de la industria del vino para conocer de cerca las dificultades y necesidades del sector.

De allí surgió la necesidad de fomentar nuevas situaciones de consumo. Por ello implementamos una prueba piloto en la provincia de Río Negro con la modalidad de “take away” que apunta a impulsar nuevos envases –botellón de 1 a 5 litros- y nuevas cadenas de comercialización.

No debemos olvidar que se han perdido 5 litros per cápita en los últimos 5 años dados por una complejización del consumo, pérdida de momentos en manos de otras bebidas, necesidad de innovación de productos y envases, como así también nuevos sistemas de ventas. El INV y la industria en su conjunto debemos trabajar en equipo para recuperarlos.

Necesitamos acercar a los jóvenes al vino, por eso queremos hacer foco en que el INV no sólo sea un ente de control, sino también de promoción y turismo del vino. Así es que iremos detrás de algunas acciones que estén focalizadas en las tendencias de consumo, con vinos de bajo grado, color, cosechas tempranas o tardías, cócteles y todo aquello que facilite el desarrollo de potenciales usos de la uva.

Nadie puede solo, esa es una de las enseñanzas de los últimos años, ni el INV, ni los productores, ni las bodegas y tampoco los comercializadores. Debemos ponernos a trabajar sumando voluntades para el futuro de la actividad y aquí no puede, ni debe haber intereses individuales sino colectivos. La nueva realidad la debemos construir entre todos. Para desarrollar nuevas acciones sabemos que contamos con entidades de gran prestigio (INTA, CONICET, INTI, Universidades y entidades vitivinícolas).

Estamos en un tiempo que es especial donde el futuro es incierto, las nuevas situaciones de consumo nos empujan a convertir la vitivinicultura que es de largo plazo, a una actividad que se flexibilice permanentemente.

El mundo no nos está esperando. Para mantener nuestro lugar debemos aprovechar estos tiempos. El sector público y el privado necesita trabajar en decisiones robustas y construir un futuro en el que en todos los momentos de consumo sea con nuestro vino argentino.

(*) Presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario