Gobernadores encaran tramo final de la cuarentena

Ambito Nacional

Los mejores resultados en el manejo de la crisis por el coronavirus permiten avanzar hacia la fase 5

La brecha entre la mayoría de las provincias y el AMBA se encamina a profundizarse definitivamente la próxima semana, en caso de que muchos distritos entren en la fase 5 de la cuarentena, la última del plan de aislamiento diseñado por el gobierno de Alberto Fernández para contener la pandemia del coronavirus. Hasta ahora sólo Corrientes logró pasar a esa fase.

En ese lote se anotan de antemano -aunque con prudencia- Córdoba, Jujuy, Salta, Catamarca y Formosa (las únicas que nunca tuvieron un caso positivo), Neuquén, Tierra del Fuego, San Juan, Santiago del Estero y La Pampa, entre otras.

Precisamente, el contraste con la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense por la apertura gradual de la actividad económica en el resto de las provincias, que casi alcanza al 80% del país, generó reacciones como la de ayer del gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto. El mandatario del PJ dijo que “a la Argentina que trabaja le sobran muchos porteños”.

La mención no pasó desapercibida en un contexto en el que las provincias han logrado mejores resultados en el control de la enfermedad, una condición que les permite ya a casi todos los distritos no sólo poner de pie la economía, sino devolverles a los ciudadanos la posibilidad de recuperar los encuentros familiares (ayer los habilitó también Entre Ríos), las salidas a bares y restaurantes, los deportes y hasta el turismo local.

La nueva normalidad en la que ha ingresado el interior también comienza a dar algunas señales de alivio en términos económicos. Con mucha prudencia, varios ministros de Economía consultados por este diario coincidieron en que los niveles de coparticipación comienzan a mostrar alguna ligera mejoría de la mano de una reactivación de la productividad, focalizada en las provincias.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario