Intendentes independientes: crece la boleta corta en Buenos Aires

Ambito Nacional

La propuesta provincial de los vecinalistas no prosperó para estas elecciones y seis de los siete jefes comunales fuera de la grieta eligieron apostar al pago chico.

Entre otras cosas, la pandemia posibilitó que siete intendentes, autoproclamados independientes, se unan en un grupo en común con la finalidad de ganar más peso y de esa manera llevarle a la Provincia reclamos puntuales por fuera de los pedidos tanto del Frente de Todos como de Juntos por el Cambio.

Se trató de una unión por la supervivencia. Una forma de ganar volumen y ser escuchados. Pero a la vez, consolidó el vínculo entre algunos vecinalistas y hasta fue motor para que otros jefes comunales puedan tomar decisiones individuales más allá de la grieta.

De esta manera, los vecinalismos tradicionales de Salliquelló, Villarino y Tres Arroyos sumaron otros alcaldes que, tras las elecciones de 2019, quedaron heridos por los resultados provinciales. De esa manera, San Pedro, Necochea y Tornquist abandonar Juntos por el Cambio y se lanzaron a la aventura local. Algo similar a lo que ocurrió con el corte que provocaron desde Chivilcoy con lo que fue Consenso Federal, la alianza electoral que le posibilitó repetir a Guillermo Britos su rol en la ciudad.

Pero ante una nueva votación, los intendentes denominados independientes volvieron a tomar una decisión en concreto, y de los otrora siete, seis decidieron ir con boleta corta para esta elección.

Mucho tuvo que ver el decreto que sacó Mauricio Macri 2019 a pedido de la entonces gobernadora María Eugenia Vidal que terminó con las adhesiones de boleta, las llamadas colectoras. Es por esto que los partidos localistas decidieron no perder la fuerza cosechada en estos años y aprovechar su peso. “Para los vecinalismos, las elecciones de medio término funcionan como una revalidación o no de la gestión del intendente. Al saber que no se eligen cargos ejecutivos, el vecino califica desde el voto. De esa manera también crecen los vecinalismos que no son poder. Es una elección en la que suele ir bien”, sostiene Facundo Zaldúa, referente de la agrupación Ser Platense, apoderado de vecinalistas y coordinador de Buenos Aires Primero.

Justamente Buenos Aires Primero fue la formar que encontraron los intendentes para unirse en busca de tener una representación provincial más allá de lo local. Sin embargo, para estas elecciones, todos tomaron la decisión de avanzar con su propio sello. De esta manera, en Villarino, Carlos Bevilacqua (de buen vínculo con Sergio Massa), irá con Acción por Villarino; Juan Nosetti, con Unión Vecinal Salliquelló; Carlos Sánchez, con el Movimiento Vecinal de Tres Arroyos; Guillermo Britos, con Primero Chivilcoy; Arturo Rojas, con Nueva Necochea; y Sergio Bordoni (también de buena llegada a Massa) con un armado local para Tornquist.

Quien tomó la decisión de no jugar en la boleta corta fue Cecilio Salazar. El intendente de San Pedro y presidente del comité bonaerense de Partido Fe (la pata política del gremio UATRE) firmó el martes el ingreso formal al Frente de Todos. El acuerdo, claro, le posibilitará la oportunidad de tener que salir a jugar como candidato a la Legislatura por la segunda sección.

Dejá tu comentario