Gobernadores apuran presupuestos 2010 antes del recambio

Ambito Nacional

Con el objeto de evitar repetir el escenario de comienzos de año de algunas provincias, que como Neuquén y Tierra dela Fuego demoraron la aprobación de los presupuestos del año en curso no sólo como consecuencia de la crisis económica, sino también por la crisis política que tiñó con su tono de inestabilidad a todo el país, los gobernadores apuran la sanción del plan de gastos para 2010 antes del recambio legislativo.

Con diferentes matices, la mayoría de los mandatarios provinciales coincide en acompañar el proyecto de presupuesto para el año del Bicentenario con incrementos impositivos o con la solicitud de autorización para un mayor endeudamiento -posibilidad que quedó abierta tras la modificación de la Ley de Responsabilidad Fiscal-.

El caso de Santa Fe es el más representativo de los que se enlistan en el primer grupo: en efecto, el Gobierno de Hermes Binner envió la semana pasada a la Legislatura el plan de gastos 2010, que incluye un anexo con una reforma tributaria. Ambas iniciativas serán los principales temas de debate en las sesiones extraordinarias programadas para mañana, que contarán con la participación de los intendentes de casi todas las ciudades del interior de la provincia, tal como quedó confirmado ayer luego de que se reunieran con Binner.

La modalidad de adosar la reforma al presupuesto generó reticencia en sectores de la oposición justicialista, que consideran «ilegal» que se traten los recursos anuales junto a cuestiones fiscales. En tanto, el gobernador socialista respondió a otras acusaciones al negar enfáticamente que la reforma tenga carácter de «impuestazo» y aclarar que «se trata de una armonización» de los tributos, ya que Santa Fe estaba muy desfasada en ese sentido «con respecto a las provincias vecinas».

Las cuentas de San Juan, en cambio, aparentan no tener mayores sobresaltos. La Cámara de Diputados cuyana resolvió ayer, en el transcurso de la primera sesión extraordinaria, aprobar el Presupuesto provincial y Ley Impositiva para 2010. Según el equipo técnico del Gobierno de José Luis Gioja, el plan de gastos para el año próximo refleja una leve mejoría de la actividad económica, que se manifiesta a través del incremento de los ingresos públicos. Los datos del Ministerio de Hacienda y Finanzas, a cargo de Víctor Molina, muestran que en general el total de gastos coincide con el total de recursos y ascienden a $ 4 mil millones y medio. Asimismo, el mandatario justicialista mantendrá el año que viene su política de bajar la presión tributaria: en efecto, el esquema impositivo se mantiene casi sin variaciones y en ningún caso hay aumentos para los contribuyentes.

Catamarca, por caso, dejó al descubierto su intención de apurar la aprobación del presupuesto para el año entrante, que prevé gastos por $ 3.700 millones y, además, ya adelantó que va a necesitar endeudarse para lograr cumplir con sus objetivos financieros.

De acuerdo con el Gobierno de Eduardo Brizuela del Moral, el plan de gastos para 2010 tiene pedido de «urgente tratamiento» al Parlamento y contempla «un incremento salarial del 15 por ciento, incorpora el cumplimiento de la participación municipal, cuenta con las previsiones para el pago a jubilados y algunas cuestiones de obra pública, como eje fundamental, además de un endeudamiento a fin de poder enfrentar algunas cuestiones básica de equipamiento en materia de Salud, Educación y algunos servicios públicos básicos». Tal como lo anticipó el ministro de Hacienda, Mamerto Acuña, ya fue solicitado el permiso para tomar préstamos de hasta $ 200 millones.

En Chubut, el Gobierno de Mario Das Neves presentará a la Legislatura un proyecto de gastos para 2010, que asciende a más de $ 5 mil millones, es decir, un 8,1% más con respecto al año anterior. Según el Ministerio de Economía, al mando de Víctor Cisterna, el presupuesto contempla una inflación del 11% y un aumento del 22% de regalías. Además, no incluye modificaciones salariales de ningún tipo, ni siquiera el polémico incremento de haberes del 35% para jueces dispuesto por una conjueza a partir de un amparo presentado. No obstante, Das Neves dijo que, si prospera el fallo y se le impone esa suba al Ejecutivo, van a aplicar un impuesto específico para hacer frente a ese gasto.

Dejá tu comentario