Provincias multiplican camas y suman hoteles y módulos para los casos leves

Ambito Nacional

Las urgencias que imprime el Covid-19 forzaron a los gobernadores a un reordenamiento contra reloj del sistema sanitario local y a apelar a "hospitales de campaña". Los intendentes son precursores en la modalidad del uso de hoteles, pero se sumarían Ejecutivos provinciales.

Gobernadores e intendentes ingresaron en una carrera contra reloj para multiplicar el número de camas críticas de su sistema hospitalario para atender los casos más graves de coronavirus, y algunos ya abren el juego al uso de hoteles o a la instalación de “hospitales de campaña” en predios públicos para albergar a los pacientes que cursan la enfermedad de manera leve, pero que sin embargo deben también ser aislados para evitar riesgosos contagios. La estrategia -un enorme desafío en medio de las crecientes urgencias financieras locales- incluye una obligada reorganización de los sistemas hospitalarios provinciales.

El telón de fondo es el temor a un colapso del sistema sanitario cuando llegue el pico, estimado para abril-mayo.

Eso se da en paralelo a la iniciativa de la Casa Rosada de erigir “en el corto plazo” ocho módulos hospitalarios de emergencia -de “construcción rápida- en el Conurbano bonaerense y en Córdoba, Santa Fe y Chaco, además de la finalización de las obras de dos hospitales de La Matanza.

Los esfuerzos para blindarse de la mejor manera posible ante el avance del Covid-19 se replican en distintos puntos del país:

En Jujuy, la gestión del radical Gerardo Morales trabaja en la construcción de cuatro hospitales de campaña, entre otras medidas. En el caso de la capital provincial, fue instalado -y será inaugurado en las próximas horas- en el predio de la denominada Ciudad Cultural y cuenta -dijo Morales- con “2 carpas gigantes, 22 módulos y capacidad para 200 camas”. El objetivo es “que no se utilicen los servicios habituales de los hospitales” y que “la gente con posibles síntomas no se mezcle con quienes van al hospital por un dolor de panza o una quebradura”.

En Córdoba, en tanto, el gobernador Juan Schiaretti confirmó que el lunes 30 quedará habilitado el nuevo Hospital Elpidio Torres, en el noreste de la capital. Se trata de una avanzada clave, ya que recibirá todas las prestaciones habituales que hoy ofrece el Hospital San Roque, y que será destinado ahora a contener a los pacientes con coronavirus.

“Al habilitar el Hospital Elpidio Torres vamos a quintuplicar la cantidad de camas críticas del San Roque; estamos optimizando los recursos del sistema de salud de la provincia para estar preparados ante la pandemia del coronavirus”, dijo Schiaretti.

En Buenos Aires, por su parte, Axel Kicillof inauguró en las últimas horas el nuevo Centro de Emergencia para la Pandemia Coronavirus del Hospital Rubén Capoletti, en José C. Paz, con 35 camas equipadas con equipamiento médico de alta complejidad. Ayer, en tanto, coordinó con los 135 intendentes la estrategia para blindar la atención en los hospitales locales.

En paralelo, la variante de apelar al uso de hoteles para albergar pacientes con casos leves de coronavirus y descomprimir así los hospitales para la atención de los pacientes más graves tiene hasta el momento como pioneros a un ramillete de intendentes.

Sin embargo, se multiplicaron en las últimas horas los ofrecimientos a los gobernadores por parte de sindicatos y clubes deportivos para el uso de sus hoteles y complejos con ese fin, y en varios Ejecutivos provinciales ya evalúan avanzar también en esa ingeniería en el corto plazo si escala el número de casos.

Precursora en este sentido es la Ciudad de Buenos Aires -la gestión de Horacio Rodríguez Larreta ya comenzó el traslado de pacientes, tras acuerdos con gremios locales, y se habla de unas 2.000 camas adicionales para casos en aislamiento social-, mientras que otras instantáneas para el corto plazo se viven en algunas intendencias bonaerenses.

En Ensenada, por caso, el intendente Mario Secco confirmó la creación en el exhotel Supeh en Punta Lara del Hospital Municipal de Crónicos -con 50 camas- para casos de Covid-19 de baja complejidad. Las remodelaciones arrancaron hace cerca de un año y ahora, cuando sea inaugurado, asumirá esa modalidad ante la imperiosa coyuntura.

En La Plata, en tanto, el intendente Julio Garro (Juntos por el Cambio) evalúa apelar a localizaciones alternativas para casos leves y descomprimir así los otros centros sanitarios.

“Acá hay cuatro hoteles nuevos que pueden servir si hace falta para asistir gente”, dijo Garro según declaraciones consignadas por DIB. En este potencial lote sumó además al Pasaje Dardo Rocha, un centro cultural.

Por su parte, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, confirmó que trabajan para “aumentar la cantidad de camas en los hospitales militares” y que cuentan con hoteles que pueden ser transformados en hospitales, además de “un nosocomio de campaña con mucha complejidad que puede ser desplegado donde se necesite”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario