Intendentes UCR buscan sacar rédito al "factor Manes"

Ambito Nacional

La oficialización de Facundo Manes como precandidato a diputado nacional bonaerense provocó un gran sacudón en el radicalismo. Con su postulación, el partido centenario enfrenta, en perspectiva, uno de sus mejores momentos desde que forma parte de Juntos por el Cambio y se prepara para disputar una interna que, en la previa, parece reñida.

La UCR perdió el status de “fuera de foco” que traía desde que fue gobierno como artista secundario del PRO y ahora busca posicionarse nuevamente al frente. El escenario es venturoso. El cruce de intereses que enfrenta a su aliado político lo muestra más fuerte y desde los municipios buscan sacar el mayor rédito posible ante un escenario electoral que también tendrá su repercusión a nivel local.

“Manes es un súper candidato y puede ser un segundo Alfonsín”, manifestó, sin temor a la exageración, el intendente de Tandil, Miguel Ángel Lunghi. “Su candidatura nos hace muy bien y muy competitivos, pero todo para fortalecer el frente, no para aplastar a los otros espacios que conforman Juntos por el Cambio”.

La confirmación de Manes como candidato es la posibilidad de sumar los votos necesarios en sus terruños para revalidar su gestión en los HCD y de cara a 2023. “Facundo viene en el momento oportuno. Su aporte es valiosísimo. Es una cuestión motivacional que genera esperanza”, le dice a Ámbito, el presidente del Foro de Intendentes Radicales, Miguel Fernández.

Agrega el titular de ese bloque que “sin dudas es el mejor momento del radicalismo porque viene de una interna que no fue sangrienta. El gesto de Lousteau de acompañar la postulación de Facundo es un símbolo. Hoy tenemos un partido fortalecido, que siempre buscó superar la grieta, que no tiene nada de halcones y palomas, que funciona sin ser críticos innecesarios, con una mirada que aporta”.

Manes se mete de lleno en la pelea a la espera de saber qué decisión tomará el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, quien ya se mostró activo como precandidato. Con 32 gestiones radicales en curso a lo largo y ancho de la Provincia, más de la mitad de las que tiene Juntos por el Cambio, el radicalismo saldrá a jugar la interna con el PRO con la ventaja de no contar con daños colaterales.

“Manes es una imagen nueva, con mucho conocimiento, que renueva nuestro partido y le aporta a Juntos por el Cambio una figura de peso. Sin dudas hay que dialogar para definir posiciones con él a la cabeza”, le dice a este medio el intendente de Suipacha, Alejandro Federico. Y suma: “No solo genera un impacto nacional, le da un empuje a los legisladores provinciales y también a nuestras gestiones como intendentes”.

Volumen

Un poco más medido, Martín Randazzo, a cargo de Lamadrid, explica que “lo de Manes es como la vacuna para cada uno de nosotros. Es necesaria, pero no suficiente. Hay que conformar una opción en la que Manes lidere y nos dé un punto de partida para la libertad, pero es necesario que se sumen dirigentes peronistas como Monzó para lograr todavía un mayor volumen”.

El desafío para Manes ahora será intentar lograr una mayor llegada el Conurbano teniendo en cuenta que solo dos distritos (San Isidro y Suipacha) se encuentran en el AMBA mientras que los 30 restantes forman parte del interior, un territorio donde el radicalismo se siente ganador pero que no le representa el grueso de los votos necesarios para imponerse en una elección.

La confianza es plena. Y así lo confirma un armador radical. “Con Manes tenemos la oportunidad clara de pasar a encabezar una coalición en la que siempre fuimos segunda guitarra. Es la única figura que reúne las condiciones de la unidad. Y eso no lo va a querer desperdiciar ningún intendente. Sea de la UCR o del PRO”.

Dejá tu comentario