Arcioni avanza con tope salarial y tensa vínculo con judiciales y legislativos

Ambito Nacional

Proyecto oficialista de limitar a $200 mil los sueldos importuna a sectores sensibles y desata puja por el manejo de fondos reservados del gobernador.

El gobernador Mariano Arcioni se muestra firme en la idea de imponer un tope salarial en el marco de una severa crisis económica que atraviesa la Provincia. Y, como era de esperar, su plan trajo polémica.

En declaraciones realizadas en las últimas horas, Arcioni se refirió a la situación que vive Chubut: “No tenemos los recursos. Tuvimos regalías negativas el mes anterior y cero en este mes y así y todo seguimos cumpliendo con las obligaciones”. Y apuntó los cañones a los trabajadores del gremio legislativo y del judicial, aquellos que más cobran. “Hay muchos que trabajan con vocación de servicio que no tienen sueldos dignos y no se quejan. El agente que nos cuida cobra 32 mil pesos mientras que otros tienen la suerte de tener muy buenos sueldos y no quieren prestar servicios. El estado no les soltó la mano. El estado les dio mucho. Pero esto es recíproco y se necesita de los trabajadores”.

Tanto los judiciales como los legislativos están en pie de guerra con el gobernador por las condiciones en las que vienen cobrando sus sueldos. Desde APEL vienen negociando en un marco de retención de actividades dos horas por sesión, lo que llevó a que la oposición no se presente y a no contar con quorum necesario para tocar temas esenciales para Arcioni como la reestructuración de la deuda.

En este marco, el gobernador avanza en la necesidad de hacer valer dos artículos de la Constitución de la Provincia que avalan el tope salarial en una situación de emergencia. Para esto, el gobernador debería exponer los números en concreto más allá de la evidente crisis económica y financiera que atraviesa. “Prefiero pagar tarde antes quede dejar una familia en la calle. Me puede decir lo que carajo quieran. Pero vamos a revertir la situación”, sostuvo el mandatario provincial.

El límite salarial del que habla Arcioni se rige por el propio sueldo del gobernador: 243 mil pesos. Sin embargo, desde diversos sectores le salieron al cruce. “Los funcionarios locales se victimizan y dicen que el gobernador cobra esa plata cuando no es un secreto que gana un millón de pesos contando los gastos reservados que son una realidad y no los tiene que rendir. Es engañoso que digan una cosa por otra. Necesitamos que no nos mientan más. Se vienen financiando con nuestra plata desde hace dos años”, dijo, en diálogo con Ámbito, Graciela Gómez, a cargo de la Asociación del Personal de los Organismos de Control (APOC).

El gobernador busca congelar salarios de un grupo fuerte de trabajadores que superan los 200 mil pesos con el fin de aliviar las arcas provinciales. El problema con el que se enfrenta es que, para llevar adelante una acción de estas características, deberá contar con la venia de ambos poderes, justamente involucrados en la cuestión. Y los judiciales tampoco lo apoyan.

En este marco, desde un sector de la oposición aseguran que “es la forma que encontró el gobernador para desviar la atención de su figura y redirigir los golpes hacia aquellos que más cobran”. Sin embargo, la opción de avanzar con una iniciativa es concreta. Habrá que ver, entonces, hasta dónde llega.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario