19 de marzo 2021 - 00:00

Interna radical: puja el domingo por modelo de oposición bonaerense

Gustavo Posse llega con el espaldarazo de Martín Lousteau, mientras que a Maxi Abad lo apoyan Gerardo Morales y Mario Negri, entre otros. Elección partidaria y provincial con impacto nacional.

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, lidera el frente Protagonismo Radical.

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, lidera el frente Protagonismo Radical.

Los afiliados radicales bonaerenses tendrán este domingo la oportunidad de elegir los destinos del comité provincial por los próximos cuatro años. Y como siempre no será una elección más. Pero en esta oportunidad, los condimentos son varios. No sólo por lo que la propia pandemia ya predispone sino por la implicancia inmediata que la interna tendrá en el posicionamiento que tome Juntos por el Cambio para las elecciones de medio término y también para el futuro de la coalición opositora.

Por el lado del oficialismo partidario se presentará el jefe de la bancada de la cámara baja de la Legislatura bonaerense, Maxi Abad. Su compañera de fórmula será la única intendenta radical con la que cuenta la UCR en toda la Provincia: Érica Revilla, a cargo de General Arenales. La lista, que lleva el nombre de Adelante Buenos Aires, cuenta con el apoyo de referentes nacionales como Gerardo Morales, Mario Negri y Alfredo Cornejo.

1.jpg
El diputado Maxi Abad encabeza la lista Adelante Buenos Aires.

El diputado Maxi Abad encabeza la lista Adelante Buenos Aires.

En la vereda de enfrente estará Protagonismo Radical, con el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, a la cabeza. Lo secundará Danya Tavela, vicerrectora de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (UNNOBA). La fórmula tiene uno de los apoyos más codiciados del radicalismo actual: Martín Lousteau. El senador viene fuerte en la idea de que el jefe comunal del norte del Conurbano llegue a presidir el comité provincial.

Ambos candidatos llegan a este elección interna con la obligación de devolverle al radicalismo el protagonismo que, cuando fue gobierno, entre 2015 y 2019, no tuvo. “Queremos ser la columna vertebral de la coalición opositora y liderarla en el futuro”, le dijo Abad a este diario. Mientras que su rival, manifestó: “Tenemos la oportunidad de poner en valor al radicalismo para ratificar Juntos por el Cambio, pero con la relación reformulada: siendo socios plenos. Queremos tomar la responsabilidad de convocarlo y de liderarlo”.

Abad, que cuenta con un fuerte apoyo de los intendentes bonaerenses, se hizo fuerte en el interior de la Provincia y sus chances para ganar la interna están puestas en la tracción que generen los jefes comunales para lograr que el afiliado se acerque a las urnas.

No será fácil. Pese a que son más de 600 mil los habilitados para votar, la pandemia (que ya obligó a suspender la elección pactada en primera instancia para diciembre pasado) reducirá el número. Desde ambos sectores no se animan a proyectar una cantidad estimada de participantes. A saber: el partido cuenta con una nutrida cantidad de afiliados mayores de edad. Como pasa con los comicios en los clubes, las internas suelen tener poca participación. Y para esta oportunidad, se estima que sea menor a la habitual. Se habla de entre un 15% y un 20%.

Por su parte, Posse cuenta con un fuerte apoyo en el Conurbano. Sus años de gestión en San Isidro le aportan mayor conocimiento en el GBA, donde se registra la mayor cantidad de afiliados. Justamente, aunque no se diga, lo que se dará será una disputa entre el Conurbano y el interior radical.

Más allá de los postulados, la interna deja al descubierto dos tipos de alianzas políticas. Una más cercana al PRO y la otra más distante. Ambas aseguran que su deseo y obligación es liderar la coalición opositora, pero con diferencias.

Abad representa al oficialismo partidario que ocupó un rol secundario durante el gobierno de Cambiemos. Justamente el presidente saliente es Daniel Salvador, quien fuera vicegobernador de María Eugenia Vidal. Entre la exmandataria y el representante de Adelante Buenos Aires hay buenas migas. Ambos forman parte de la mesa chica de la oposición al gobierno actual.

Posse, que armó un bloque propio en la legislatura bonaerense que lidera junto a Emilio Monzó, se muestra dialoguista. Tanto con el ejecutivo provincial actual como con sus socios de Juntos por el Cambio. Sin embargo, se sabe, su intención es recuperar la vieja rivalidad entre PJ y UCR, volver a poner al partido en un lugar de valor por encima del PRO.

El peso de la interna radical tendrá un resultado inmediato en las elecciones de medio término. Se trata de una elección partidaria y provincial con un claro impacto nacional. Algo similar a lo ocurrido una semana atrás en Córdoba cuando el candidato del senador Martín Lousteau no pudo quedarse con la contienda pero logró un resultado impensado para muchos. Una sorpresa que hizo temblar a la provincia. Marcos Carrasso, intendente de General Villegas fue el ganador.

El gobierno bonaerense, según informó en la última semana el jefe de Gabinete Carlos Bianco, trabajará en pos de generar las condiciones para que la elección se pueda llevar con total normalidad para un contexto que poco tiene de habitual. Habrá 342 escuelas habilitadas para votar con el fin de que no haya aglomeraciones.

Las diferencias entre ambos candidatos son varias. Sin embargo, ambos dejaron en claro que, en caso de no lograr la victoria, serán orgánicos al partido y acompañarán. Habrá que ver cómo sigue la historia una vez que, en la noche del domingo, se conozco el ganador de una contienda con más de 100 años de historia.

Dejá tu comentario

Te puede interesar