Kicillof blinda conurbano por "tsunami" de casos; alerta de gastronómicos

Ambito Nacional

El gobernador acató las medidas nacionales y las discriminó en el sistema de fases provincial. De esta manera, los 40 municipios bonaerenses del AMBA adelantarán cierre comercial. Preocupación en los sectores vinculados con la nocturnidad.

Axel Kicillof la calificó ayer como un “tsunami” de contagios al aumento de casos de coronavirus registrados en las últimas horas que marcan la llegada de la segunda ola en el país. Fue ayer en la conferencia de prensa que utilizó para comunicar que la Provincia acatará las nuevas medidas nacionales. Con una diferencia. El mandatario bonaerense volvió a empoderar el sistema de fases provincial y de esa manera discriminó las diferentes restricciones para las distintas realidades de Buenos Aires.

“Es un contexto regional muy complicado. Nuestra provincia puede decir que afrontó una de las más graves crisis de la historia con un enorme esfuerzo y con un enorme espíritu colectivo. Venimos de un año complicado y hoy la situación cambió violenta y súbitamente”, sostuvo en compañía del jefe de Gabinete, Carlos Bianco y el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak.

Los números le dan la razón. Buenos Aires pasó de 2.500 casos diarios a 6 mil en promedio e incluso, alcanzó los 10 mil en las últimas horas. Ante esta realidad, y luego de haber sido muy crítico con la mesa nacional de Juntos por el Cambio, debido a su postura en contra de las restricciones, el gobernador profundizó aún más las directivas nacionales y adelantó el cierre de la actividad comercial en aquellos municipios que cursen la Fase 3 (los 40 municipios bonaerenses del AMBA). De esta manera, los comercios solo podrán abrir hasta las 20.

Además, a partir de hoy se suspenden actividades sociales en domicilios particulares, las reuniones sociales en espacios públicos al aire libre de más de 20 personas, lo relacionado a casinos, bingos, discotecas o salones de fiestas y la práctica recreativa de cualquier deporte en lugares cerrados donde participen más de 10 personas.

El impacto de la medida no cayó bien en las cámaras gastronómicas. Pese a que los bares y restaurantes sí podrán estar abiertos hasta las 23, a través de un comunicado, las pizzerías, casas de empanadas, hoteles, bares, restaurantes, heladerías, franquicias y cadenas de comidas rápidas manifestaron su preocupación por las nuevas restricciones.

El reclamo es claro: sin mencionarlo piden el retorno del ATP o del IFE para poder subsistir a este cierre de la nocturnidad. “Durante 2020, el Gobierno nacional ha instrumentado una serie de herramientas de ayuda que han logrado sostener miles de puestos de trabajo. Los gastronómicos hoy tienen un nivel de ventas que aún no logra superar el 50% de la situación prepandemia y la nueva restricción pondría en peligro las fuentes de trabajo y la sustentabilidad de todo el sector”, sostuvieron a través de un comunicado conjunto.

El objetivo de la Provincia es concreto. “Son medidas antipáticas que deben tomarse para que el impacto sea menor. El movimiento es el mismo: primero la Ciudad, después el conurbano y luego el interior”, le dijeron a este diario desde el área de Salud de la Provincia. Y aseguraron: “Estamos enfocados en la campaña de vacunación”. Minutos antes, Kicillof había marcado una clara diferenciación con la oposición: “Este Gobierno está en la campaña de vacunación, no en la electoral”. Los resultados están a la vista. En las últimas horas la Provincia superó su récord de inoculados.

Desesperanza

Desde la Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afines, su presidente Gabriel Famá, manifestó que “hoy estamos sufriendo una crisis muy pronunciada que se traduce también en cierre de comercios históricos y nuevos de nuestro rubro y también la baja en la apertura de emprendimientos en el sector. Dependiendo la zona, tuvimos entre un 20% y 40% de menores ingresos”.

Según el sector, la nocturnidad representa el 55 por ciento de la facturación general en promedio, y de un 70 por ciento para las casas de pizza y empanadas.

Gran parte de los intendentes opositores se mostró en contra de restringir la circulación, pero aseguró que acatará la medida. El desafío de la Provincia ahora está en mantener un canal fluido con los intendentes y la zona de fases para no tener que pasar por los diferentes cruces vividos el año pasado. Con una salvedad: en pocos meses habrá elecciones.

Por su parte, la diputada Carolina Píparo le dijo a este diario que “no es momento de perseguir ni castigar a los bonaerenses que han soportado tanta improvisación, angustia y desesperanza en estos larguísimos meses”. Y le apuntó al Gobierno: “Que la Provincia deje de inocular miedo y vacune a la población”.

Sobre las medidas, el gobernador advirtió además que se aplicará “un severo sistema de multas” para quienes incumplan las medidas, en tanto que adelantó que se reforzarán las medidas de sostén económico para actuar en conjunto con las del Gobierno nacional y aclaró que el programa Preservar Trabajo continúa vigente, así como los créditos del Banco Provincia y la moratoria para los sectores que más sufrieron por la pandemia. “Vamos a reforzar la asistencia social y estimamos invertir 32 mil millones de pesos en los comedores escolares”, añadió.

Dejá tu comentario