26 de enero 2024 - 00:00

Autos: por cambios en impuesto definen nuevos precios para 0 km

Desde inicio de año, el mercado estuvo a la espera de la modificación tributaria.

Mercado. La venta de 0 km estuvo golpeada en las últimas semanas por la suba de precios de diciembre y la expectativa por la modificación tributaria. Esperan en los próximos días cerrar operaciones.

Mercado. La venta de 0 km estuvo golpeada en las últimas semanas por la suba de precios de diciembre y la expectativa por la modificación tributaria. Esperan en los próximos días cerrar operaciones.

Depositphotos

La medida era esperada por fábricas, importadores y concesionarias debido a que desde comienzo de mes no había listas de precios oficiales ante las modificaciones que, como adelantó Ámbito, se iban a introducir sobre lo que se conoce como impuesto al “lujo”.

Por este motivo, más el aumento de los valores de los 0 km en diciembre de entre 40% y 60%, como consecuencia de la mayor inflación y la devaluación del peso, el mercado estaba semiparilzado.

Los patentamientos están cayendo 36% respecto al año pasado y las ventas que se hacen se concretan con el stock que hay en concesionarias ya que las fábricas no están facturando a la red. También, la mayoría, pertenecen al segmento de pickups que no pagan este tributo.

Según la norma publicada ayer, la base imponible para la primera escala que hoy está en $10.364.800 pasa a $19.826.151 y pagará una alícuota de 20%, mientras que la segunda escala sube de $19.135.000 a $36,602.126, con una alícuota de 35%.

De esta manera, los autos comenzarán a tributar ahora, en el primer caso, a partir de aproximadamente $28.200.000 de precio al público (hoy lo hacen desde los $14.700.000), en tanto para el segundo caso pagarán desde los $63.000.000 (hoy pagan desde los $32.000.000), tal como había adelantado Ámbito.

El valor al público de ese límite varía según los márgenes que aplican cada automotriz.

Anoche comenzaron a llegar las primeras listas oficiales de precios, pero la mayoría se conocerá hoy.

En la práctica, habrá una reacomodamiento de los precios que hoy están distorsionados.

Los modelos que estaban “topeados” para no tributar – justo por debajo de los $14.700.000 – van a sincerar su valor. Hasta ahora o no se vendían o se tenía que pagar sobreprecios.

Los que sí pagaban y estaban en la franja de $14.700.000 y $32.000.000 (muchos modelos estaban “topeados” bajo el límite mayor) van a sentir el beneficio fiscal.

Escala

La primera escala del impuesto paga una alícuota de 20% que implica, por la forma de cálculo, un aumento de precio del 25%.

Al quitar ese tributo, esa rebaja se trasladará al precio al público.

Si se estuviera en una economía con una inflación mensual baja, ese beneficio se sentiría, pero al tener 25% de inflación por mes, lo que va a suceder es que ventaja fiscal va a neutralizarse con el aumento que tendrán los 0 km por el mayor costo de vida.

Es decir, lo que se puede esperar es que algunos modelos no aumenten respecto a los precios de diciembre porque la baja impositiva compense el aumento aplicado.

De todas maneras, es posible que alguna versión de determinado autos tenga una leve rebaja.

En los modelos que ya pagaban la segunda escala –que tiene una alícuota de 35%, pero que impacta en una suba al público de 54% - tendrán ahora margen para subir ya que el próximo techo quedó en más de $62.000.00. El cambio que introdujo el Gobierno fue adelantar a enero el ajuste trimestral que debía hacerse a partir de marzo teniendo en cuenta la alta inflación de diciembre y la que se espera para enero y febrero.

Es un beneficio parcial (en el mercado hablan de “parche”) ya que se esperaba que se quitará directamente este impuesto para los autos (al menos la primera escala), teniendo en cuenta la prédica promercado y contra la presión fiscal de Javier Milei en campaña.

La decisión que se tomó ayer es menos ambiciosa que la que aplicó Mauricio Macri cuando, al asumir quitó esa primera escala y bajó la alícuota de la segunda para cambiar el esquema más duro que había implementado el último mandato de Cristina de Kirchner y que Alberto Fernández reimplantó con la idea de frenar la salida de dólares a través de la importación de 0 km.

El próximo ajuste se realizará en abril, con la inflación acumulada de enero, febrero y marzo, para que entre a regir con los precios de mayo.

Mientras tanto, se espera que la situación del mercado se normalice tanto en la claridad de los precios como en la demanda.

En las últimas semanas, la dispersión de precios era muy grande ya que dependía de las necesidades financieras de cada concesionaria ante la necesidad de hacerse de dinero fresco para pagar los costos fijos y cancelar la deuda con las fábricas por las unidades compradas en diciembre.

Entre las pickups (las marcas que comercializan esos modelos) y vender algunas unidades de autos de stock lograron mantener un flujo de fondos, pero eso se hizo a fuerza de descuentos puntuales.

Como informó Ámbito, según la agencia a la que se consultaba se podía encontrar rebajas de 10% al 20% respecto a otras que vendían a mayor precio porque no tenían la misma urgencia financiera.

El problema que enfrentan las concesionarias es no tener certeza si el precio al que estaban vendiendo iba a permitir llegar al valor de reposición. De lo contrario, se descapitalizan.

Escenario

Por el lado de los compradores, el escenario se torna complejo porque los 0 km están aumentando por arriba de los incrementos que se dan en los salarios y eso hace que el poder adquisitivo haya caída fuerte en relación al valor de un 0 km.

Es por eso que se estima que el mercado anual caerá de las 450.000 unidades del 2023 a 350.000 este año. Todo dependerá de lo que suceda en los próximos meses en la economía, especialmente con la anunciada baja de la inflación y una posibilidad de mejora de la actividad.

También puede jugar un papel importante lo que suceda en materia de importaciones. El cambio de regla de juegos que dispuso el Gobierno permite que se importe más y eso podría repercutir en mayor oferta de unidades y ayudar a frenar la suba de precios.

La incógnita en este tema es si se restablecerá la liberación de divisas para importar autos que hoy está establecidos en 180 a contar del 13 de diciembre.

Por el momento hay mucha cautela sobre aumentar las importaciones, teniendo en cuenta que el gobierno anterior dejó una deuda de más de u$s8.000 millones por importaciones financiadas por las empresas que el exministro Sergio Massa prometió pagar y no cumplió. Una triste despedida.

Dejá tu comentario

Te puede interesar