6 de septiembre 2022 - 00:00

Bahillo: “Buscaremos las respuestas necesarias para que el campo desarrolle su máximo potencial”

El funcionario destacó el diálogo con el sector. Las entidades de la Mesa de Enlace deslizaron algunas críticas.

Juan José Bahillo.

Juan José Bahillo.

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció este domingo que a partir del lunes comenzará a regir el nuevo esquema de “dólar soja”. Se trata de una nueva versión del “70/30”, que culminó el miércoles último. A partir de ahora y hasta el 30 de septiembre, se garantizará un precio de aproximadamente $72.000 la tonelada gracias a un nuevo tipo de cambio al que tendrán acceso los exportadores. Serán ellos los que reciban $200 por cada dólar que entreguen al Banco Central y, con ese dinero, le pagarán al productor cerca de un 40% más por cada tonelada de soja. El objetivo es que se acelere la liquidación de divisas y que ingresen al menos de u$s5.000 millones este mes.

En declaraciones a Ámbito, el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, destacó a la medida como un beneficio importante para el sector y señaló: “Hay una mirada de entendimiento con el sector y nos hemos dado una buena oportunidad para el diálogo, con mucha franqueza donde nos decimos todo, lo que coincidimos y lo que no, para poder trabajar juntos. Conozco la lógica con la que funciona el campo; podremos dar más o menos respuestas, pero vamos a tratar de ser los mejores interlocutores”.

El funcionario confirmó que “se viene avanzando en una agenda de trabajo que incluye biodiésel, carnes y soja”. “Más allá de eso, buscaremos las respuestas necesarias para que todos los sectores productivos desarrollen su máximo potencial”, afirmó.

En cuanto a los próximos pasos, Bahillo aclaró que no habrá un tipo de cambio especial para el maíz y tampoco para el trigo. Destacó que seguirán analizando nuevas aperturas para la exportación de carne, pero detalló que “quedarán supeditadas a lo que ocurra en el mercado interno ya que se hará un seguimiento muy estricto del precio de la carne en la góndola porque viene muy atrasada y podría dar un salto importante en unos meses, como ocurre todos los años; esperamos que no genere tensiones”.

Respecto del nuevo mecanismo, desde la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales, Gustavo Idígoras destacó que “la decisión de venta de soja está siempre en manos del productor, y será él quien decida cuándo vender”. Este punto es muy importante porque con una mayor comercialización no sólo se beneficiarán los productores, sino también la industria al contar con menor capacidad ociosa, algo que hasta ahora era un problema que generaba mayores costos.

Quienes no participaron de la conferencia realizada en el Ministerio de Economía fueron los integrantes de la Mesa de Enlace, que tras los anuncios se mostraron críticos con el nuevo esquema.

Nicolás Pino, titular de la Sociedad Rural Argentina aseguró en diálogo con Ámbito: “Si bien debería representar una mejora en el valor del producto, está lejos de acercarse al precio internacional como pasa en países vecinos como Uruguay o Paraguay. Apelamos a un dólar único, sin brecha, que es algo que necesita todo el sistema para poder funcionar correctamente”.

En tanto, Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria Argentina, destacó que “se trata de una medida que, para intentar resolver una necesidad coyuntural del Estado, vuelve a brindar beneficios a los mismos actores de siempre: los pequeños y medianos productores y las economías regionales no somos destinatarios ni beneficiados por las políticas públicas anunciadas”.

Sin embargo -y pese a las críticas- desde la Secretaría de Agricultura aseguran que “el diálogo es muy bueno con el sector”.

Es probable que las nuevas medidas no cumplan las expectativas de la dirigencia rural, sin embargo, es notorio el cambio de actitud del Gobierno. El propio Massa destacó que el agro es “un sector clave” y les recordó a los productores que el Ejecutivo “los acompaña, entiende sus problemas y necesita de ellos para seguir consolidando la recuperación de la economía”.

Lo cierto es que el Gobierno necesita de los sectores productivos que mayor potencial de desarrollo tienen, porque son los que con sus exportaciones podrán reforzar las reservas del BCRA. El interés de una de las partes queda al descubierto, pero quizá se podría aprovechar este acontecimiento como un punto de partida para lograr nuevos objetivos comunes.

Dejá tu comentario

Te puede interesar