Política

Cachetazo para Macri: aplastó Herrera Ahuad en Misiones al presidente del PRO nacional

El actual vicegobernador expande la hegemonía del oficialismo local con una paliza al candidato de la Casa Rosada, Humberto Schiavoni.

El “misionerismo” logró un nuevo y aplastante respaldo en las urnas: bajo el sello del localista Frente Renovador de la Concordia, Oscar Herrera Ahuad se imponía por más de 60 puntos en la elección a gobernador y asestaba un duro golpe a Mauricio Macri con la derrota del primer candidato puramente macrista de este año, el titular del PRO nacional Humberto Schiavoni.

Con el 85% de las mesas escrutadas, Herrera Ahuad obtenía el 73,5% de los votos mientras que Schiavoni apenas cosechaba un 17,2%, arrojando una diferencia que superaba los 55 puntos y que amplía la hegemonía de la fuerza provincial, que comanda Misiones desde hace 16 años.

Más allá de que desde ambas veredas buscaron no nacionalizar la polarizada votación, el Presidente anotó así otro -ruidoso- revés en el desdoblado calendario electoral 2019 -acumulaba nueve traspiés, y ayer sumó a Misiones y San Juan-, mientras que la fuerza provincial extendió por otros cuatro años el poder que ostenta desde 2003, retuvo la mayoría en la Legislatura y mantendrá el comando de la mayoría de los 76 municipios.

Pasadas las 22 Herrera Ahuad -un pediatra de 47 años que marchó en dupla con otro médico, Carlos Arce, actual presidente del Instituto de Previsión Social- salió a celebrar la estruendosa victoria.

El mandatario electo compartió el escenario de los festejos con el saliente Hugo Passalacqua (generó arrastre en el cuarto oscuro como primer candidato a diputado provincial) y con Carlos Rovira, gestor de esta coalición provincial -con sectores del justicialismo y del radicalismo e independientes- que en su génesis blindó su reelección en 2003.

Una fuerza de fuerte impronta localista que, en la jornada de ayer, logró plebiscitarse con contundencia y revalidarse en el poder como formato exitoso de gestión provincial, de manejo ordenado de recursos y con foco en lo social,y de relación armoniosa (aunque no exenta de críticas) con Nación.

“Felicito a los ganadores; han hecho una excelente y contundente elección”, señaló a las 21.25 el senador nacional Schiavoni, quien fue en dupla con el diputado nacional radical Luis Pastori y que enjuagó su sello como Juntos por el Cambio, aunque no esquivó mostrarse como parte del equipo de Macri.

“La responsabilidad es de quienes llevaron adelante la campaña”, dijo además, en procura de intentar despegar de la aplastante derrota a Macri, en el marco de una jornada donde pesó fuerte el voto castigo contra la Casa Rosada.

A diferencia de los otros comicios este año con triunfos de fuerzas provinciales -en Neuquén (Omar Gutiérrez, del MPN, el 10 de marzo) y en Río Negro (Arabela Carreras, Juntos Somos Río Negro, el 7 de abril)-, en Misiones no hubo ayer candidato a gobernador puro del PJ, partido que acompañó al oficialismo provincial.

Para el post 2-J, en tanto, quedarán las definiciones sobre el posicionamiento que asumirán Passalacqua y Herrera Ahuad en el armado del peronismo nacional de cara a las PASO del 13-A y las generales presidenciales del 27-O, tras el lanzamiento de la fórmula Alberto Fernández - Cristina Kirchner y del final abierto que representan Alternativa Federal y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Por de pronto, Herrera Ahuad recibió anoche la felicitación de precandidatos del peronismo. “Mis felicitaciones por su contundente triunfo”, aseguró vía Twitter, por caso, Miguel Pichetto.

Por su parte, y cuando aún promediaba la votación en Misiones, en la Casa Rosada volvieron a leer el resultado como “un triunfo de los oficialismos en las provincias que adelantaron comicios”. En esa línea, destacaron ante Ambito Financiero que Cambiemos “mejoró el porcentaje de 2015”. Ese año Passalacqua cosechó un 63,79% de los votos ante una oposición fragmentada entre el candidato de una fuerza que incluyó al PRO (Alex Ziegler, con el 13,55%) y otra con la UCR (Gustavo González, con el 8,54%).

En despachos nacionales además se apresuraron a remarcar que mantienen “una muy buena relación” con el Frente Renovador de la Concordia. “Han acompañado con sus senadores y diputados muchísimos proyectos en el Congreso de la Nación”, enfatizaron.

A diferencia de 2015, este año el PRO y la UCR marcharon juntos al cuarto oscuro, como lo hicieron también ya en las parlamentarias nacionales de 2017. En ese caso fue bajo la marca Cambiemos, y con un triunfo también (aunque mucho más acotado) del Frente Renovador de la Concordia, lo que abrió una expectativa de cambio de signo político en 2019, que finalmente ayer cayó en saco roto.

En las elecciones de ayer -con una participación del orden del 80%- se definieron además 20 diputados provinciales (Rovira, actual titular de la Legislatura, fue tercero en la lista) y 76 intendentes, en este último rubro bajo el imperio de la Ley de Lemas (que involucró unos 600 sublemas en toda la provincia).

Buena parte de las miradas se dirigieron a Posadas, donde se imponía el Frente Renovador de la Concordia y director de Vialidad Provincial, Leonardo Stelatto, y dejaba sin reelección a Joaquín Losada, de la misma fuerza. Anoche, en tanto, el oficialismo se aseguraba una continuidad en el control de la mayoría de las 76 intendencias, mientras que en un puñado de municipios buscaba un triunfo el ruralista Partido Agrario y Social (PAyS), alineado con el kirchnerismo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario