Dicen en el campo...

Campo

  • ... que «la madrina se quedó sin padrino»... La críptica frase se escucha cada vez más en los pasillos del laboratorio de Martínez del SENASA, y alude a la compleja situación que está viviendo la titular de ese ente oficial, Verónica Torres Leedham. El aumento de las denuncias, algunas ya con ribetes de escándalo, que comprometen otra vez al laboratorio oficial del país, sumados al aparente « abandono» de la funcionaria que habrían hecho sus superiores, Jorge Amaya, presidente del SENASA, y más especialmente quien operaba como jefe de Gabinete, Carlos Milisevic (ambos ahora trasladados a la SAGPyA, el primero de hecho, y el segundo por nombramiento), parecen haber debilitado la fortaleza de Torres Leedham, jaqueada ahora por varios asuntos y, para colmo, aparentemente con los gremios oficiales en contra. En el cargo desde 2001, la controvertida funcionaria ya tuvo denuncias a partir de 2002, época en la que habría recibido el mote de «la madrina» (de un laboratorio que durante años tuvo el monopolio de la vacuna contra la aftosa en el país). Ahora, según informes que se desparramaron como reguero de pólvora por Internet, nuevamente son irregularidades en controles de vacunas (por el momento de brucelosis), las que podrían derivar en una denuncia penal contra el SENASA, según dicen. También se habrían detectado partidas de vacunas aprobadas pero no registradas... Como si fuera poco, se comenta que hay otra denuncia privada, que también podría derivar en un juicio penal. Estos, y otros hechos por el estilo, confluyeron la semana pasada cuando los dos gremios oficiales: ATE y UPCN «tomaron» el organismo a la espera de una explicación de parte de las máximas autoridades, la que aún no llegó.«Si Amaya todavía no explicó lo de la aftosa en Corrientes del año pasado, ¿cómo pretenden que ahora aclare esto?», preguntaba un funcionario del área internacional, en alusión al cada vez más parco agente sanitario, que ahora reporta más como asesor de Javier de Urquiza en Agricultura. El hombre de la Cancillería se abstuvo, sin embargo, de aludir al problema por el cual Panamá cerró su acceso a la fruta argentina, y que el SENASA aún no explicó públicamente.

  • ***
  • ... que, también en la SAGPyA hay algunos « alertas», y no sólo por estos temas. Por caso. El rechazo europeo a embarques de maíz argentino, cayó mal en el entorno de De Urquiza. Es que la partida salió aprobada sanitariamente por la Argentina, pero los europeos «detectaron» presencia del GA 21, una variedad que en el Viejo Continente sólo se acepta para consumo animal. Aquí, sin embargo, se la habría habilitado sin restricciones y, aunque ese caso constituyó el famoso escándalo de «los genes de la banquina» (por el lugar donde dijeron haberlos encontrado), que transgredió todas las normas y sistemas de aprobación oficial hasta ese momento, igual «no pasó nada». Pero parece que en el exterior son algo menos contemplativos con este tipo de «hallazgo»... Igual, Miguel Santiago Campos, el responsable de esa autorización, sigue en la órbita oficial, aunque no ya en Agricultura y, si bien alguno que logró verlo detectó cierta «inquietud» en el hombre, la gente de la Jefatura de Gabinete, donde recaló, no le hacen sentir, aún, faltante alguno de los atributos de su ex cargo, como botonera, chofer, secretaria y, por supuesto, sueldo...

  • ***
  • ... que, el creciente nerviosismo por la falta de contención de algunos indicadores, sumado a las imparables internas, desembocaron la semana pasada en un hecho insólito: una movilización pública en «apoyo» de un funcionario. El beneficiario de tanta adhesión no fue otro que el discutido secretario de Comercio, Guillermo Moreno, golpeado ahora por los gobernadores que se quedan sin provincia (Verna de La Pampa, y Felipe Solá de Buenos Aires) y, peor aún, por la realidad. Es que aunque se quiera escribir el diario de Irigoyen, sólo con buenas noticias, la movilidad en los precios de insumos básicos y alimentos, y los déficits especialmente de estos últimos, ya son inocultables. Y, si todavía no es más grave la situación, es porque alguien «sugirió» a los proveedores priorizar el abasto de las grandes urbes. Mientras, las góndolas en el interior y en las pequeñas ciudades aparecen cada vez más vacías al punto que, en algunas de ellas, ya no se consigue leche fluida, sólo en polvo. Los productores, mientras tanto, ajenos al internismo oficial, enfrentan sus propias complicaciones y, además de las decisiones e «in»decisiones de los funcionarios, deben sumar también al clima que no da respiro. Falta de piso para cosechar, desgrane de la soja; brotado y deterioro por tener que cosechar muy húmedo; destrucción de pasturas por agua y pisoteo; imposibilidad de hacer verdeos de invierno, etc. son sólo algunos de los problemas. En ciertas regiones, incluso, el único lugar para poner la hacienda es a la vera de las rutas, ya que el resto está inundado, como ocurre en el sur de Entre Ríos. Para colmo, el caudal de Iguazú, aumentado 7 veces, no trae justamente tranquilidad a los pocos ganaderos que pudieron permanecer todavía en las islas del Paraná.

    ***
  • ... que, hubo otras malas nuevas que impactaron en el área de Agricultura, también relacionadas con el exterior, y que están justificando el malhumor de algunas líneas en la Cancillería. En este caso, sin embargo, la culpa no es de Paseo Colón o del SENASA. El hecho es que una importante compañía europea acaba de «congelar» todas sus inversiones en Argentina, incluyendo una muy importante en biocombustibles, debido a la suspensión de los seguros de crédito para nuestro país, de parte de una empresa española que tomó esa decisión, dicen, hasta que la Argentina solucione definitivamente el tema del Club de París. El temor que recorre los pasillos oficiales, es que la modalidad sea copiada por otros países del G-7, lo que podría jaquear las ya debilitadas inversiones externas cada vez más estratégicas para el país.
  • Dejá tu comentario