Granos no se desprenden de los vaivenes financieros

Campo

El condicionamiento del mercado granario a la dura realidad financiera de las últimas semanas ha sido de tal magnitud que la plaza no logra aún concentrarse en los factores de análisis que le resultan propios.

El mercado mutó en el curso de pocas semanas de estar influenciado por la amenaza de una fuerte inflación a estar afectado por una fuerte corriente deflacionaria, con la amenaza cierta de una recesión a la vuelta de la esquina.

La divisa norteamericana ha sido paradójicamente la moneda en la cual los inversores encuentran refugio, y la firmeza de ella ha deteriorado los precios de todos los commodities. Los fundamentos que dieron sustento a la fuerte suba de las materias primas hoy conspiran contra ellos.

  • Desborde

    Pocos observadores de esta realidad pudieron haber imaginado tres meses atrás una corrección de esta magnitud en los mercados de granos, desbordando los pronósticos más pesimistas, al quedar con resultados neutros de un año a esta parte, luego de haber alcanzado máximos históricos hacia fines de junio y principios de julio de este año.

    El último informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) casi no fue tenido en cuenta, a pesar de ser un reflejo bastante cercano de lo que resultará ser la cifra final de la cosecha norteamericana.

    En este reporte, el USDA incrementó su proyección de las cosechas de verano en ese país. En soja, estimó que se producirán 81,18 millones de toneladas, 1,3 millón más que lo ponderado en el informe de setiembre. En maíz, la cosecha esperada alcanza los 309,9 millones de toneladas, 3,26 millones por encima de la estimación del mes anterior.

    Como consecuencia del mayor volumen productivo y menores exportaciones en el caso del poroto de soja, los stocks finales de maíz y soja en los Estados Unidos aumentan 13,3% y 63% de mes a mes.

    Los productores de etanol en los Estados Unidos enfrentan márgenes muy acotados o inexistentes, debido a la fuerte baja en los precios del barril de crudo en las plazas internacionales. Los márgenes de esta actividad han caído abruptamente y el acceso al crédito para esta industria languidece, lo que determinó algunos ceses de actividad en varias plantas e interrupción de ampliaciones en otras.

  • Destinos

    De acuerdo con los últimos datos del USDA, en este país se dedicarán 101,6 millones de toneladas para la elaboraciónde este biocombustible, 2,5 millones por debajo de lo proyectado en setiembre. De persistir esta tendencia, es probable que las existencias finales de maíz en los Estados Unidos se incrementen, ante la imposibilidad de absorber estas cantidades por parte del consumo doméstico o las exportaciones.

    Para la Argentina, el USDA proyecta una próxima campaña triguera con una producción de 12 millones de toneladas, 500 mil toneladas inferior a lo estimado en el mes de setiembre, y bastante abultada a la luz de las estimaciones extraoficiales locales. En maíz, proyecta una campaña de 19 millones de toneladas, sin cambios con respecto al mes anterior; y en soja se estima una cosecha de 50,5 millones de toneladas, idéntica a la que se proyectó en setiembre y distante del boom sojero que la mayoría de los analistas anticipa para el próximo ciclo, ante las caídas de área en los cultivos de trigo y maíz.

  • Brasil

    El USDA mantuvo su proyección productiva para la próxima campaña de soja brasileña en 62,5 millones de toneladas, por encima de los 61 millones recolectados en el ciclo anterior. La consultora privada Celeres está manejando una cifra de producción de 61,68 millones de toneladas, en tanto que AgraFNP estima que la cosecha alcanzará solamente los 61 millones de toneladas. Muchos agricultores brasileños se encuentran con dificultades para financiar los insumos de esta próxima campaña.

    El Centro de Informaciones de Granos y Oleaginosas de China reiteró recientemente que la cosecha de soja de este país totalizará los 17,5 millones de toneladas, por encima de los 12,7 millones de la campaña anterior. A pesar de este dato, el USDA siguió utilizando su proyección de 16,5 millones y retuvo su cifra de importación de porotos de soja por parte de esta nación en 36 millones de toneladas, que resultará difícil alcanzar con los tumultos financieros recientemente acontecidos.
  • Dejá tu comentario