Mundo

Crece la tensión en Medio Oriente: Irán advirtió con una "guerra total"

Más temprano, el comandante de las fuerzas aerospaciales de los Guardianes de la revolución islámica advirtió que "las bases estadounidenses y sus portaaviones están dentro del radio de alcance de nuestros misiles".

Estados Unidos o Arabia Saudita desencadenarían "una guerra total" si deciden atacar Irán, declaró el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, en una entrevista difundida por la cadena de televisión estadounidense CNN.

"¡Una guerra total!", respondió de manera sucinta y con una expresión grave ante el periodista que le preguntó: "¿Cuál sería la consecuencia de un ataque estadounidense o saudita contra Irán".

Más temprano, Irán se había declarado listo para "una verdadera gran guerra", afirmó Amir Ali Hayizadeh, comandante de las fuerzas aerospaciales de los Guardianes de la revolución islámica, a la agencia semioficial Tasmin.

"Todos deberían saber que las bases estadounidenses y sus portaaviones a una distancia cercana de 2.000 kilómetros alrededor de Irán están dentro del radio de alcance de nuestros misiles", declaró.

Asimismo Hayizadeh afirmó que están "vigilando constantemente" las naves estadounidenses en el Golfo Pérsico.

"En cualquier punto en el que estén, es suficiente que se encienda la chispa de la guerra para que ataquemos sus naves", advirtió.

El comandante Pasdaran citó como eventuales objetivos los buques de guerra estadounidenses en el mar de Omán y sus bases militares en Qatar y Emiratos Arabes Unidos.

Según Hayizadeh, Irán desarrolló su capacidad defensiva y está "preparado para una gran guerra”.

Mientras, una nave de guerra estadounidense atracó en el puerto de Beirut, en el Líbano, en el marco del aumento de tensión entre Irán y Estados Unidos y sus aliados de la región.

Pompeo y el príncipe heredero saudita estudian una respuesta

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, y el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salman, se reunieron en Jeddah para coordinar una respuesta a los ataques contra refinerías petroleras de Arabia Saudita, de los que ambos culpan a Irán.

Pompeo y Bin Salman "acordaron que este fue un ataque inaceptable y sin precedentes que no solo amenazó la seguridad nacional de Arabia Saudí, sino que también puso en peligro (...) el suministro mundial de energía en general", informó en un comunicado oficial la diplomacia norteamericana.

Ambos líderes también convinieron ayer en "la necesidad de que la comunidad internacional se una para contrarrestar la continua amenaza del régimen iraní y acordaron que el régimen iraní debe rendir cuentas por su comportamiento agresivo, temerario y amenazante".

El sábado pasado, dos refinerías de la petrolera estatal saudita Aramco, clave para el abastecimiento mundial de crudo, fueron atacadas con drones y misiles causando una reducción de cerca del 50% de su producción.

La acción fue reivindicada por los rebeldes hutíes del Yemen, apoyados por Irán, pero la coalición internacional que opera en ese país liderada por Arabia Saudita y Estados Unidos, sostiene que las armas utilizadas eran iraníes.

En paralelo a la visita de Pompeo, los países que integran la Alianza Estratégica de Oriente Medio (MESA, en inglés) -Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Bahrein, Kuwait, Omán y Estados Unidos- mantuvieron reuniones ayer y hoy en Washington.

En un comunicado conjunto, los socios de la MESA informaron que durante las reuniones abordaron el ataque contra las refinerías saudíes "que buscaba alterar los mercados petroleros y la estabilidad regional", informó la agencia de noticias EFE.

"El ataque subraya la continua importancia de la cooperación entre los socios de la MESA para fortalecer la seguridad, la paz y la estabilidad regional, promover y expandir las oportunidades económicas, y fortalecer y asegurar sectores críticos de energía", apuntaron.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario