Edición Impresa

Cuenta regresiva para cinco elecciones clave

Últimos esfuerzos en Jujuy, Entre Ríos, Chubut y Tucumán donde se vota a gobernador. Y en Mendoza se dirime PASO real en principales fuerzas.

Tras las votaciones de San Juan, Misiones y Corrientes, el superjunio electoral sumará el próximo domingo un capítulo intenso con comicios en cinco provincias, donde ayer oficialismo y oposición entraron en la cuenta regresiva con raids frenéticos de campaña para intentar captar a los últimos indecisos y blindar (o torcer) la suerte en las urnas.

Ese quinteto está integrado por Tucumán, Entre Ríos, Jujuy, Chubut y Mendoza, aunque los cuatro primero irán a elecciones generales a gobernador, mientras que en el último se dirimirán las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), con vistas a los comicios del 29 de septiembre.

En la Casa Rosada admiten que los oficialismos marchan -nuevamente- en punta en las peronistas Tucumán y Entre Ríos y en Chubut, que gobierna el frente Chubut Somos Todos que fundó Mario Das Neves y que hoy continúa Mariano Arcioni, quien buscará su reelección. En cambio, centran sus expectativas en Jujuy, donde confían en que el radical Gerardo Morales les brindará el primer triunfo a gobernador en lo que va del año, tras once derrotas de Cambiemos en el desdoblado calendario electoral. Y en Mendoza, donde -superado el duelo interno del domingo entre el radical Rodolfo Suárez y el macrista Omar de Marchi- apuestan a retener la provincia ante el peronismo el 29 de septiembre.

Por de pronto, desde Balcarce 50 diseñaron un diagrama de desembarcos de ministros esta semana en algunos de los distritos en juego para apuntalar a los candidatos de la fuerza.

Del ramillete de cinco provincias que irán al cuarto oscuro, dos ya pasaron por las urnas, primarias mediante: Chubut, el 7 de abril (el candidato a gobernador más votado fue Mariano Arcioni, por su reelección, pero como frente ganó el peronismo) y Entre Ríos (con el triunfo amplio del peronista Gustavo Bordet sobre el radical Atilio Benedetti).

Las compulsas del domingo involucran las carreras reeleccionistas de dos peronistas -el tucumano Juan Manzur y Bordet-, de un radical -Morales- y de Arcioni. En Mendoza, el ucerreísta Alfredo Cornejo no puede reelegir y seguirá de cerca la PASO de Cambia Mendoza entre Suárez -su bendecido para la sucesión- y De Marchi, jefe del PRO local e intendente de Luján de Cuyo.

Peronistas

Con ese telón de fondo, en Entre Ríos el justicialista Bordet apuesta a cosechar su reelección bajo el formato de un peronismo unido -con el sello del Frente Justicialista Creer Entre Ríos- ante el candidato de Cambiemos, el diputado nacional radical Atilio Benedetti.

Las PASO del 14 de abril representaron un fuerte espaldarazo para Bordet: cosechó el 58,15% de lo sufragios, lejos del 33,65% de Benedetti, un escenario que esperan replicar el domingo.

El gobernador -en dupla con la ministra de Desarrollo Social, Laura Stratta- continuó en las últimas horas con sus visitas al interior provincial, con desembarcos ayer en el norte entrerriano. En tanto, para el jueves tiene previsto un doble cierre con jóvenes, en la costa del río Uruguay (en Concordia) y del Paraná (en la capital).

Por su parte, Benedetti -quien marcha en fórmula con el intendente de Basavilbaso y presidente del PRO, Gustavo Hein- proseguirá con sus recorridas por distintos puntos de la provincia, que incluirán el respaldo in situ del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y de su par de Seguridad, Patricia Bullrich (el miércoles en Concordia).

El cierre será el jueves en un club de Paraná -en un acto con fuerte concurrencia, aseguran- junto al también radical Sergio Varisco, que busca su reelección ante la postulación del actual vicegobernador de Bordet, Adán Bahl.

Pese a la brecha que mostraron las primarias, en el entorno de Benedetti no pierden el optimismo, en base a -remarcan- que esperan captar una importante tajada “del 40% que en las PASO no votó, entre los que no sufragaron y el voto en blanco”, y a que “hoy el escenario económico es otro”. “Las PASO fueron con récord de inflación y una minicorrida del dólar esa misma semana”, resaltaron, conscientes del impacto del voto castigo.

En Tucumán, en tanto, se llevará a cabo un round atractivo entre Manzur y su antecesor José Alperovich, quienes partirán el voto peronista. Una disputa por el poder que se acentuó en los últimos meses y que llevó al actual mandatario a controlar el PJ local. Alperovich decidió en tanto participar con otro frente (Hacemos Tucumán), en lo que a priori aumentaba las chances de Cambiemos, que postula a la senadora nacional UCR Silvia Elías de Pérez. Aunque el voto anti PJ también se bifurcará con la lista Fuerza Republicana que lleva como candidato a Ricardo Bussi.

Manzur confía en hacer pesar la estructura partidaria para obtener la reelección. Además, se alejó de Alternativa Federal y avaló la fórmula Fernández-Fernández. Así, el gobernador mostró simpatías con el kirchnerismo; las mismas simpatías que antes había expresado Alperovich. Por eso, hubo silencio de la expresidenta Cristina de Kirchner, sin respaldos puntuales en la provincia.

En tanto, Elías de Pérez no tendrá acto de cierre de campaña y espera la llegada mañana de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich para mostrar el apoyo del Gobierno nacional. El póker de aspirantes que se ve con posibilidades hace presagiar que no habrá diferencias abultadas entre vencedores y vencidos. En esa línea, la disputa por la capital provincial será clave, donde el ex PJ Germán Alfaro buscará la reelección en la intendencia por la alianza macrista. Por el frente de Manzur intentará Mario Leito (presidente de Atlético Tucumán) arrebatarle el poder.

Radicales

En Jujuy, en tanto, Morales busca -como Bordet- cosechar su reelección el domingo, aunque con un plus clave para la Casa Rosada, ya que será en ese caso el primer triunfo de Cambiemos del año en una elección a gobernador, más allá de la reciente victoria de Encuentro por Corrientes en las legislativas de la provincia que comanda el también ucerreísta Gustavo Valdés.

Con la reedición de la marca Cambia Jujuy, Morales repetirá fórmula con el actual vice, Carlos Haquim. La vereda de la oposición aparece marcada por una fragmentación en la que sobresale la fórmula del Frente Justicialista, conformada por el exdirector del Registro Civil, Julio Ferreyra, y el intendente de El Carmen, Adrián Mendieta. También jugarán en las urnas, entre otras ofertas a gobernador, Guillermo Snopek-Fernanda Colque (Frente Juntos por Jujuy) y Vicente Casas-Gustavo Briones (Confiar Jujuy).

En tanto, en la provincia cuyana habrá PASO, donde el frente oficialista Cambia Mendoza y el PJ dirimirán candidaturas con batallas internas. El radical Alfredo Cornejo deberá dejar la gobernación en diciembre y apunta a que sea Rodolfo Suárez, intendente capitalino, su sucesor. Antes deberá vencer a De Marchi, quien tiene el respaldo de la Casa Rosada. La disputa es caliente, con la intención de Cornejo de disputarle incluso con candidato propio la intendencia de Luján de Cuyo a De Marchi. Para esa contienda llevó a su ministro de Economía Martín Kerchner, un hombre fuerte de su gobierno. Por el lado del postulante macrista, no ahorró críticas a la administración del gobernador durante la campaña. Por el momento, no habrá arribo de funcionarios nacionales, ya que la imagen de la gestión de Cornejo está por encima de la de Macri. Por lo tanto, Cambia Mendoza aspira a derrotar como frente al PJ y reflejar que los oficialismos ganan en todas las provincias.

Mendoza
RECORRIDA. En la recta final de la campaña, Anabel Fernández Sagasti visitó ayer la Fundación Recrearte de San Martín.
RECORRIDA. En la recta final de la campaña, Anabel Fernández Sagasti visitó ayer la Fundación Recrearte de San Martín.

El peronismo tendrá un duelo clave entre la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti y el intendente de Maipú, Alejandro Bermejo. A diferencia del caso tucumano, aquí sí Cristina de Kirchner ofreció un apoyo expreso a la senadora. A través de una carta, impulsó del trío de Fernández (Alberto, Cristina y Anabel) y dejó en claro sus preferencias para que la legisladora K llegue a las generales desplazando al sector del PJ de los intendentes.

Patagónico

En el duelo chubutense, el PJ llega con una ventaja de décimas como frente contra el oficialismo. Sin embargo, para quitarle la gobernación a Arcioni el intendente K de Comodoro Rivadavia Carlos Linares deberá traccionar sin fuga los votos de sus rivales de internas: el exvice Gustavo Mac Karthy y el intendente de 28 de julio, Omar Burgoa.

Por eso, Arcioni confía en retener el poder tras haber normalizado la situación financiera de la provincia. Ni bien asumió tras la muerte de Das Neves a finales de 2017 precisó de auxilio nacional incluso para el pago de sueldos a estatales. Además, un escándalo de corrupción estalló en Chubut y la causa Embrujo que investiga a funcionarios de Das Neves sigue en marcha. Sin embargo, Arcioni logró eludir esos hechos en las PASO del 7 de abril.

Cambiemos terminó tercero en las primarias con el radical Gustavo Menna al frente. Hoy aparece alejado de la disputa central por acceder a la gobernación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario