A 20 años de la final de Sabatini en Wimbledon

Deportes

Pocas cosas más tristes que la nostalgia de lo no vivido, y algo de eso hay en el recuerdo de aquella final de Wimbledon 1991 que la argentina Gabriela Sabatini tuvo en su mano ganar, y finalmente perdió.

"Hubiera sido lindo verla ganar uno", dijo la estadounidense Navratilova, nueve veces campeona del torneo más prestigioso del tenis mundial. Navratilova no es la única ex campeona que, 20 años después, piensa que Sabatini debió consagrarse en aquella tarde de verano sobre el césped británico.

"El tenis es bastante injusto a veces, ese partido es el perfecto ejemplo", aseguró la española Conchita Martínez, que en 1994 alzó el plato de campeona en el All England Club.

Aquel 6 de julio de 1991 Sabatini estuvo más cerca que nunca de conquistar Wimbledon, apenas a dos puntos.

De haber ganado, el premio era doble, porque la argentina se habría convertido en la nueva número uno del mundo. No fue así, porque la alemana Steffi Graf reaccionó cuando sacaba en desventaja de 5-6 y 15-30 en el tercer set y terminó llevándose la final por 6-4, 3-6 y 8-6. "Yo hinchaba por Gaby", añadió Navratilova, que admiraba el juego agresivo de la argentina durante ese torneo.

Sabatini se retiró en octubre de 1996 con 26 años con el título del US Open de 1990 como principal logro, y nunca pudo superar la tercera posición del ranking mundial.

Cinco años atrás, Sabatini se refirió a aquella tarde en el All England, a aquella volea de revés que impactó mal, sin firmeza, en el punto del 15-30, para darle la oportunidad a Graf de recuperarse y ganar un partido que se encaminaba a perder.

"Tendría que haber tenido un poco más de coraje", admitió. "Estuve a nada de poder ganar. Obviamente que pienso que me hubiera encantado ganarlo, y a veces me siento mal por no haberlo ganado".

Navratilova, una de las jugadoras más ofensivas de la historia del tenis, tiene bien presente aquella final.

"Fue una gran final, uno de los mejores partidos. Debo decir que hinchaba por Gaby porque me gustaba la manera en que estaba atacando la red, jugando muy agresivamente. Eran dos grandes deportistas dando todo en el césped".

Martínez tiene sensaciones parecidas a las de Navratilova: "A lo mejor tendría que haber ganado Gaby".

Pero la campeona fue Graf. A Navratilova le queda la nostalgia del tenis de aquellos años, mucho más variado y estratégico que el actual, basado meramente en la potencia y los reveses a dos manos: "Sería un buen partido hoy".

Dejá tu comentario