24 de noviembre 2008 - 00:00

Argentinos se quedó con todo

La decepción en la cara de Radamel Falcao García mientras todo Argentinos Juniors festejael gol de penal de Ortigoza que le dio el triunfo.
La decepción en la cara de Radamel Falcao García mientras todo Argentinos Juniors festeja el gol de penal de Ortigoza que le dio el triunfo.
Argentinos Juniors frenó la levantada de River y, con un gol producto de un penal mal cobrado por Diego Abal, lo derrotó por 2 a 1.

Si el partido era una prueba para saber si Néstor Gorosito está capacitado para ser técnico de River, el entrenador de Argentinos la superó con nota, porque más allá del penal inventando por la astucia del juvenil Andrés Romero y la inocencia de Vega, Argentinos Juniors fue muy superior a River. Le ganó la pelota en el medio gracias al trabajo de Ortigoza y creó una docena de situaciones de gol.

River estaba ganando desde los 16 minutos, haciendo un aprovechamiento integral de su única situación de gol (centro de Abelairas por derecha que Radamel Falcao García cabeceó ante la pasividad de la defensa), pero era dominado y obligado a jugar de contraataque en su propio estadio. Tanto que Gabriel Rodríguez sacó a Salcedo para poner al juvenil Fabio Giménez, un segundo volante central, para tratar de frenar los ataques permanentes del rival.

Parecía que a pesar de ese dominio, el empate no iba a llegar nunca, pero faltando 11 minutos Sabia cabeceó un córner de Bogado y lo consiguió.

River no reaccionó. Siguió siendo un equipo timorato, que sólo atinaba a defenderse, mientras el fútbol lo seguía poniendo el equipo de Gorosito que llegaba tocando hasta las barbas de Vega. El arquero de River era la figura hasta que en el tercer minuto de tiempo adicional, Andrés Romero hizo una gran jugada personal eludiendo dos defensores y cuando trató de eludir a Vega la pelota le quedó larga y, al pasar cerca del arquero, se tiró. Diego Abal «compró» la simulación y cobró un penal que transformado por Ortigoza le puso justicia al marcador, aunque fuera por medio de una injusticia.

Dejá tu comentario

Te puede interesar