Bayern Munich sanó heridas con su cuarto título local al hilo

Deportes

Bayern Munich conquistó este sábado por cuarta vez consecutiva la Bundesliga al vencer por 2-1 al Ingolstadt y recibió un bálsamo tras la dolorosa eliminación de la Champions League el martes frente al Atlético de Madrid.

Un doblete del casi seguro goleador de la Liga Robert Lewandowski (15 y 34 minutos) dejó al equipo de Josep Guardiola (logró su 20º título como DT) con ocho puntos más que el Borussia Dortmund y una fecha por disputarse. Moritz Hartmann descontó de penal a los 42 de la primera partes.

El Bayern se aseguró así su título de Liga número 26 y se convirtió en el primer equipo en 50 años de historia de la Bundesliga que la gana cuatro veces seguidas, al encadenar tres de Guardiola (2014-2016) y una de Jupp Heynckes (2013).

"Me gustaría compartir este cuarto título con Jupp Heynckes. Hicimos algo muy especial", comentó el técnico español sobre su antecesor. Guardiola consideró que el logrado hoy fue "el título más difícil" de los seis que ganó desde que llegó al Bayern en 2013.

También felicitó al segundo en la tabla. "Muchas felicitaciones al Borussia Dortmund. Fue un gran competidor", elogió. Ambos equipos jugarán la final de la Copa Alemana el 21 de mayo, último partido de Guardiola con el Bayern antes de irse al Manchester City inglés.

La victoria puso fin a una semana agitada que comenzó con la eliminación europea y siguió con la filtración de una encendida pelea de Guardiola con el cuerpo médico.

El delantero Thomas Müller, que falló un penal en la semifinal con el Atlético, pidió que esos tropiezos no empañen la Liga ganada este sábado. "Hicimos una temporada brillante, es extraordinario, no debemos subestimarlo", dijo en la cadena Sky tras la victoria.

El partido en el pequeño campo del Ingolstadt se encaminó rápido. Pasado el primer cuarto hora de juego, una contra impecable terminó en un penal a Franck Ribéry, que Lewandowski marcó con calidad para abrir el marcador.

El polaco amplió la cuenta 16 minutos después con una definición exquisita: recibió una gran asistencia de Xabi Alonso y envió el balón despacio al segundo palo ante la salida del arquero.

Lewandowski sumó así su gol 29 en el torneo y se aseguró virtualmente el título de máximo goleador de la Liga con cuatro tantos más que Pierre-Emerick Aubameyang, del Dortmund.

Müller es tercero en la tabla de goleadores con 20 tantos, por lo que el Bayern de Guardiola marcó otro récord al finalizar por primera vez con dos delanteros que superan la veintena de goles.

El dominio bávaro en Alemania fue arrollador, como los años anteriores, y dejó al campeón con un imponente balance de 61 goles a favor y apenas dos derrotas en 33 fechas.

Guardiola es además el técnico del equipo con mejor promedio de puntos en la Bundesliga. De 101 partidos (le queda el último el sábado que viene), ganó 81, empató 11 y perdió nueve: un promedio de 2,54 puntos por partido.

Con el pitido final, los jugadores celebraron en la cancha con camisetas en las que se leía "4EVER" (juego de palabras con el número cuatro y "para siempre" en inglés). Por la noche harán "una buena fiesta", según el jefe de la junta directiva, Karl-Heinz Rummenigge.

Diversas personalidades del fútbol alemán felicitaron al campeón. "El cuarto título consecutivo refleja la gran calidad, la voluntad enorme y la constancia increíble del Bayern los últimos años", sostuvo el técnico de la selección alemana, Joachim Löw.

El presidente de la Liga, Reinhard Rauball, felicitó al Bayern por "otra temporada estupenda" y el jefe de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Reinhard Grindel, destacó el éxito de "un técnico fantástico, un equipo soberbio y toda la cúpula del club".

Si el título del elenco de Munich se daba por hecho desde hace meses, la jornada 33 de Bundesliga avanzó en otras dos definiciones de infarto: la lucha por puestos europeos y por la permanencia.

El cuarto lugar, que da acceso al repechaje para entrar en la Champions, quedó casi asegurado para el Borussia Mönchengladbach, que ganó 2-1 al Bayer Leverkusen y tiene 52 puntos.

Prácticamente descartados para Liga de Campeones quedaron con 49 puntos el Mainz, que venció 2-1 al Stuttgart, el Schalke, que empató 1-1 con el Augsburgo, y el Hertha Berlín, que cayó 2-1 ante el Darmstadt.

Aun más cerrada es la lucha por la permanencia. El Werder Bremen del peruano Claudio Pizarro igualó 0-0 en Colonia y es 15º con 35 puntos, un puesto que lo obligaría a disputar un repechaje para mantener la categoría.

También amenazado quedó el Eintracht Frankfurt (36 puntos), pese a su sorprendente victoria por 1-0 frente al Borussia Dortmund, mientras que sólo un milagro puede salvar al Stuttgart, anteúltimo con 33 puntos. El último, Hannover, ya quedó condenado a descender.

Dejá tu comentario