Boca no afloja ni con suplentes

Deportes

La clave fue la precisión y la velocidad. Boca, para preservar a sus titulares, puso en la cancha un equipo con jugadores más jóvenes y más rápidos que aquéllos. Una situación que, en definitiva, fue una ventaja ante la lenta defensa de Independiente.

Para lograrlo contó con un gran trabajo de su línea de mediocampistas, sobre todo Donnet (que jugó un solo tiempo) y Nery Cardozo, y la contundencia que mostró Antonio Barijho, que convirtió dos goles y medio, porque el primero que terminó enviando sobre su propio arco Caballero fue totalmente mérito de un trabajo previo destacable.

Independiente acumuló mediocampistas de creación y delanteros en su pretensión de ser un equipo ofensivo, pero terminó regalándose en defensa donde Dudar y Olarra fueron una invitación para ser encarados, pues dierontoda clase de ventajas. Defender con tres y sin respaldo de los mediocampistas resultó un suicidio ante la velocidad y versatilidad de los contraataques de Boca.

El partido se definió en el primer tiempo; y en el segundo, Bianchi hizo entrar a Cagna por Donnet y después a Iarley por Cángele para serenar ese ritmo vertiginoso que imponía el equipo, para lograr un dominio mayor de pelota. Boca se conformó con el resultado favorable sin humillar a un equipo que estaba totalmente desequilibrado.

Independiente mejoró con los ingresos de Yair Rodríguez y Caggiano y hasta consiguió descontar, aunque terminó dejando una pobre imagen: la de impotencia. Boca sigue aferrado a no abandonar la lucha en ninguno de los dos frentes (el campeonato y la Copa) y demostró que tiene plantel para ganar en ambos.

Dejá tu comentario