Colón volvió a vencer a Racing y lo eliminó

Deportes

Colón de Santa Fe clasificó para los octavos de final de la Copa Sudamericana, al vencer nuevamente a Racing Club, esta vez en Avellaneda y por 2-1, en el partido revancha de la segunda fase del certamen. 

Los goles de Colón, que en la ida se había impuesto por 3-1, fueron anotados por Emmanuel Gigliotti e Iván Moreno y Fabianesi en la segunda etapa; Javier Cámpora, a los dos minutos del primer tiempo, había puesto en ventaja al conjunto local.

En la próxima instancia, el equipo santafesino se medirá con el ganador de la llave entre Mineros (Venezuela) y Cerro Porteño (Paraguay), que el miércoles, en la ida, igualaron 2-2.

A Racing, además de sus problemas de identidad (un gran primer tiempo, un segundo para el olvido), le quedó una preocupación saliente: su gran promesa, Ricardo Centurión, debió salir con gestos de dolor por una lesión en la rodilla a 15 del final.

Justamente una jugada monumental de Ricardo Centurión abrió el partido bien rápido, a los dos minutos, cuando armó una apilada desde el lateral izquierdo hacia el centro, sacó un derechazo ya dentro del área y el rebote que dio Diego Pozo lo tomó Cámpora para el 1 a 0.

Si el tiempo transcurrido hasta el gol había sido escaso para acumular méritos, Racing justificó la ventaja en pocos minutos más, porque se hizo dueño de la pelota, ocupó con inteligencia los distintos sectores de la cancha y protagonizó un asedio sostenido sobre el arco de Colón, completamente desorientado.

De hecho el conjunto dirigido por Luis Zubeldía tuvo chances de aumentar la diferencia y el ex Huracán marcó otro gol, a los 8 minutos, esta vez bien anulado por una `fina` posición adelantada.

Para los conducidos por Néstor Sensini había cambiado la psicología del partido (una cosa era conservar una ventaja de dos goles tras el 3-1 de la ida, otra muy distinta quedar expuesto tan temprano a un posible segundo tanto del rival y la eliminación), y recuperarse le demandó, por lo menos, media hora.

No le alcanzó para acercarse con riesgo cierto a Jorge De Olivera (tuvo una apenas, un pase atrás de Iván Pillud al arquero en el que casi se anticipan Facundo Curuchet y Emanuel Gigliotti), pero sí para lograr cierto equilibrio, darle algo de aire a Pozo y llegar al entretiempo solo con aquella desventaja del inicio.

Colón se paró mejor en el inicio del complemento. Mostró las armas que lo tienen en la cima del Inicial y que, por cierto, le habían dado la sólida victoria sobre Racing en la ida.

El equipo santafesino encontró caminos con las proyecciones de Maximiliano Caire por la derecha (Zubeldía había cambiado a su lateral izquierdo con el ingreso de Claudio Corvalán), la velocidad de Curuchet en el ataque y la verticalidad propuesta por su mediocampo.

Y a los 11, cuando Lucas Mugni (ahora definitivamente gravitante en la construcción del juego), estrelló un tiro libre cruzado en el vértice superior derecho del arco de De Olivera, Colón ya tenía el partido controlado. Del Racing previo no quedaba nada, salvo la esperanza cuando la pelota llegaba al pie de Centurión.

No sorprendió, entonces, el empate de los de Sensini, a los 20 minutos, a través de Gigliotti. Y tampoco que fuera Colón el que sacó la nueva ventaja, con un remate de media distancia de Moreno y Fabianesi (figura) que se desvió en Corvalán a los 28.

Antes del final llegaron la lesión de Centurión, la expulsión del pibe Luciano Vietto (había reemplazado a Luciano Aued) y poca cosa más. Colón mantuvo el pase firme y va hacia adelante. A Racing le quedan las dudas de un espejo que le sigue devolviendo dos caras.

Dejá tu comentario