Con un Cristaldo imparable, Vélez le ganó a Huracán

Deportes

Vélez Sarsfield, último campeón del fútbol argentino, no tuvo mayores complicaciones para superar a un tibio Huracán, al que le ganó por 2-0, en partido correspondiente a la sexta fecha del torneo Apertura.

Lejos estuvo el encuentro de despertar la expectativa que generó aquel enfrentamiento definitorio del 5 de julio pasado, cuando los dos en el mismo escenario del José Amalfitani de Liniers definieron el destino del Clausura, que finalmente quedó en manos de los dirigidos por Ricardo Gareca, con el ya recordado tanto de Maximiliano Moralez. Aunque la copiosa lluvia que invadió el estadio puso la misma escenografía de aquella definición.

Vélez, que avanza también en la Copa Sudamericana, asoma en la segunda posición, junto a Banfield, de este Apertura con 14 unidades, detrás del otro conjunto que domina la escena en el fútbol local: Estudiantes de La Plata.

Por su lado, Huracán, debilitado por las salidas de buena parte de la base del equipo del pasado torneo (Javier Pastore, Matías Defederico, Carlos Arano, Carlos Araujo y César González, entre otros), ocupa la última colocación, con apenas una unidad, producto de un empate 1 a 1 con Godoy Cruz de Mendoza, en la cuarta jornada.

A pesar del trajín físico que supone haber jugado entre semana frente a la Unión Española de Chile (3-2) por la Sudamericana, el equipo de Liniers no pareció sentir el esfuerzo. Y encima marcó en la primera aproximación concreta a la valla rival. Sobre los 8 minutos, Jonathan Cristaldo, la figura de la cancha, escapó por el sector izquierdo y metió un pelotazo cruzado que pasó por debajo de las piernas del arquero Gastón Monzón y se tradujo en a apertura del marcador.

A partir de la conquista, el elenco de Gareca le cedió la pelota a su rival, pero los orientados por Angel Cappa pusieron en evidencia la falta de profundidad que los viene caracterizando en los últimos partidos. La visita tuvo mayor tiempo la posesión de la pelota, pero no supo qué hacer con ella, a punto tal que la elaboración de jugadas de riesgo se circunscribió, casi con exclusividad, a remates desde fuera del área.

Hubo dos chances más o menos concretas en esos 45 minutos iniciales, con sendos disparos de Leandro Díaz y Nicolás Trecco, que pasaron cerca de la valla que defendía el cordobés Germán Montoya. Velez, que hizo gala de su eficacia perfecta en la primera etapa (un tiro al arco, un gol), se hizo patrón de la zona central en la segunda, a partir de adelantarse unos metros en el terreno. 

Con ese simple argumento, el conjunto de Liniers neutralizó los circuitos que pudiera hilvanar Huracán que, en esta segunda mitad, paradójicamente, casi ni acercó peligro. La única situación de riesgo que tuvo el visitante para equilibrar la pizarra ocurrió con un tiro desde fuera del área de Rodrigo Díaz, que rechazó Montoya.

El partido transitaba por el letargo, aunque quién sacudió la modorra fue el juvenil Cristaldo, con un nuevo gol, esta vez sobre los 75 minutos. Monzón se anticipó a una entrada de Alejandro Cabral y dio un rebote largo. La pelota quedó cerca para el delantero de Vélez, quien ensayó una notable chilena que dejó sin asunto al guardavallas visitante.

Así, la parcialidad de Vélez volvió a festejar ante su par de Huracán, esta vez, en un encuentro que no alcanzó ni por asomo la repercusión mediática de aquellos primeros días de julio, pero que se resolvió, eso sí, con mayor simpleza.

Dejá tu comentario