La final de la Libertadores y Sudamericana se jugará sin público

Deportes

Ambos torneos tendrán sus partidos definitorios, el 23 y 30 de enero, sin hinchas en la tribuna. La Conmebol decidió rechazar la oferta de público limitado.

La Conmebol anunció que la final de la Copa Libertadores se disputará el próximo 30 de enero en el estadio "Maracaná" de Río de Janeiro, Brasil, sin la presencia de público en las tribunas a raíz de la pandemia de coronavirus.

"La Final Única de la Conmebol Libertadores, prevista para el 30 de enero en Río de Janeiro, se disputará sin la presencia de espectadores, como vino ocurriendo en los más de 2.100 partidos disputados en los torneos locales en el Brasil, desde la vuelta del fútbol", señaló el organismo en un comunicado.

En el escrito, además, detalló que "la medida fue adoptada de común acuerdo por el presidente de la CONMEBOL, Alejandro Domínguez y el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Rogério Caboclo".

La final del certamen la disputarán los ganadores de los cruces entre River y Palmeiras y Boca con Santos, por lo que podría darse un nuevo Superclásico.

"La actual situación de la pandemia de Covid-19, todavía en expansión en Sudamérica, no permite la realización de un evento de esta magnitud e importancia con la presencia de público, aún con un aforo reducido", añadió el comunicado.

En ese sentido, remarcó que "la resolución es coherente con la posición declarada por la Conmebol desde el inicio de la pandemia en el sentido de trabajar por el retorno de las competiciones en el continente, pero con los máximos cuidados para preservar la salud de todos los miembros de la familia del fútbol sudamericano".

"Por segunda vez en la historia, la Conmebol Libertadores se definirá a través de una Final Única, en esta ocasión teniendo como sede el mítico estadio de Maracaná, en Río de Janeiro", concluyó el escrito, difundido en el sitio oficial del organismo.

La Copa Sudamericana también será sin público

La final de la Copa Sudamericana que en día tiene garantizada la presencia de al menos un equipo argentino, aunque podrían ser los dos, se jugará el sábado 23 de enero en el estadio Mario Alberto Kempes, de Córdoba, "sin la presencia de público", anunció la Conmebol.

La decisión fue adoptada tras una reunión entre el presidente de Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, y su par de AFA, Claudio Tapia, conjuntamente con el gobierno de la provincia de Córdoba.

"El objetivo de jugar la final de la Copa Sudamericana a puertas cerradas tiene a evitar la exposición de miles de personas a un eventual contagio de Covid-19, en atención a la pandemia actualmente en curso", expresa el comunicado emitido al respecto por Conmebol en su primera parte.

"La Conmebol apostó desde el inicio de la pandemia a lograr el retorno del fútbol, pero en un marco de seguridad, priorizando la salud y la integridad de todos los miembros de la familia del fútbol sudamericano, desde jugadores hasta hinchas, pasando por empleados y periodistas. La decisión de llevar a cabo el partido decisivo de este torneo continental es coherente con esta visión", completó el texto del anuncio.

Las semifinales de la Sudamericana contendrán los partidos de ida entre miércoles y jueves próximos, empezando mañana por el encuentro que disputarán en Liniers, desde las 21.30, Vélez Sarsfield y Lanús, mientras que al día siguiente y en el mismo horario harán lo propio, en Chile, el local Coquimbo Unido frente al también argentino Defensa y Justicia.

Dejá tu comentario