30 de abril 2024 - 09:00

Fue campeón mundial de boxeo, lo suspendieron de por vida y ahora trabaja como barrendero

Conocé la sorprendente historia de este exboxeador argentino que fue campeón dentro del ring y hoy se gana la vida en un rubro muy distintito.

Luis Lazarte cuando se consagró como campeón mundial en Mar del Plata.

Luis Lazarte cuando se consagró como campeón mundial en Mar del Plata.

Todo tiene un por qué. La vida de Luis Lazarte tuvo buenos momentos como así también los muy malos. Estos últimos forjaron la personalidad de un controversial boxeador, con una buena técnica pero también con una carácter no tan ejemplar. Hoy, a los 53 años y muy lejos del ring, "El Mosquito" se dedica a barrer las calles de Mar del Plata, su ciudad natal.

Desde chico le tocó vivir una vida con cuestiones muy duras que afrontar. El marplatense, nacido el 4 de marzo de 1971, tuvo 5 hermanos y su madre biológica lo regaló cuando era bebé. A su suerte, lo adoptó su tía, pero el exboxeador creció toda su vida con el dolor de sentir el desamor de su mamá. Con el tiempo, se escapaba de su casa para ser un chico callejero; la calle y el rencor lo transformaron en boxeador.

Cómo fue la carrera del boxeador Luis Lazarte

El excampeón del mundo de Minimosca la IBF tuvo un largo trayecto en el mundo del boxeo. En su haber tiene 67 peleas: 52 ganadas, 12 perdidas (varias descalificaciones), 2 empates y una que no tuvo resultado ya que descalificaron a ambos boxeadores.

La trayectoria de Lazarte en el mundo del boxeo arrancó en peleas de barrio. Primero en un enfrentamiento con una persona que practicaba el deporte y la otra en un partido de fútbol. Luego de la primera, la bronca lógica de haber perdido le propinó al expugilista querer aprender a defenderse mejor. Ya para la segunda (con más experiencia en las puños) fue José Aguirre, excampeón Fedelatin AMB, quién lo vio pelear y le dijo: "Mañana te venís al gimnasio".

En 1996, Mosquito hizo su debut con victoria arriba del ring frente a Ángel Antonio Barros en Mar del Plata. A lo largo de los años, y de las peleas, Lazarte perfeccionó su técnica y consiguió buenos resultados. De hecho, tuvo un invicto de 9-0 hasta 1998, año que le tocó conocer la derrota por primera vez y por descalificación.

Cómo contamos, la bronca que lo hizo entrar al boxeo era la misma que lo hacía hacer cosas antideportivas. “Yo quise ser un boxeador normal, pero se me salía la chaveta y la embarraba. No sé porqué”, contó el exboxeador en una entrevista para Infobae. Acciones como cabezazos, mordidas y hasta golpes antirreglamentarios, todas cosas que hoy en día el expugilista se arrepiente.

Sin embargo, la capacidad que tenía Lazarte arriba del ring era incuestionable. Tuvo cinco veces la chance de consagrarse campeón del mundo hasta que logró hacerla en la sexta, a los 39, en su pelea 58 y cerca del retiro. Fue en una velada celebrada en el Club Once Unidos de Mar del Plata el 29 de mayo del 2010. “No me olvido más de aquella noche. Quería ser campeón del mundo y por fin lo conseguí. Ya lo había intentado cinco veces anteriormente. Era el sueño de mi carrera. Lástima que me tocó grande, ya no tenía mucho más para dar en el boxeo”, sintetizó el excampeón en una entrevista para La Capital de Mar del Plata.

Casi un año más tarde, el marplatense perdió su título mundial tras caer ante el mexicano Ulises Solís por fallo dividido. Sin embargo, Lazarte no bajó la guardia y fue a buscar nuevamente un título mundial.

El 10 de febrero del 2012, con un Club Once Unidos repleto de "Los Muchachos de Camioneros" alentando por su nombre, Luis Lazarte fue a recuperar el cinturón, pero esta vez con el filipino johnriel Casimiro; esa noche marcó la vida del expugilista. El combate fue sucio, para los dos lados. Tanto el argentino como el asiático se dieron golpes antirreglamentarios en lo que se lo catalogó como una pelea callejera. El juez de esa noche, Eddie Claudio, comentó tiempo después: "Recuerdo que fue una pelea callejera. Esa noche yo estuve de más. No sé para qué querían árbitro, si los dos peleaban sin reglas. Cuestión que Lazarte dio codazos, cabezazos, mordidas y hasta un tacle a su adversario. El marplatense terminó cayendo por knockout técnico, pero por una "amenaza" al juez, la IBF terminó suspendiéndolo de por vida.

Embed - Casimero vs Lazarte - 2012 Boxing Scandal - Riot - Round 9 & 10

Me rajaron del boxeo porque en uno de los rounds, cuando el árbitro me bajó un punto, le pregunté: ¿Vos querés salir vivo de acá? Pero no fue amenaza, fue una pregunta que se interpretó mal. Yo le pedía que fuera parejo, pero ya está, me equivoqué”, sostuvo el ex pugilista.

Después de estar 2 años parado, Lazarte volvió al boxeo y disputó hasta 2015 cuatro peleas más. Se despidió oficialmente del ring en la derrota contra el chileno Miguel Gonzáles en el país trasandino.

Qué fue de la vida del boxeador Luis Lazarte tras la suspensión

Fiel a su estilo de vida, luego del retiro Luis Lazarte siguió en las calles, algo que nunca soltó. Desde joven, el excampeón se dedicó al rubro de la limpieza de las calles, más precisamente como barrendero. De todas formas, es un trabajo que empezó en 1988 como basurero, rol que tuvo que dejar por el deporte y porque se rompió las rodillas de tanto subir y bajar del camión.

image.png

Llevo 30 años trabajando en el servicio de recolección y limpieza. Nunca dejé de barrer, ni cuando fui campeón mundial. Este trabajo antes no lo quería nadie porque es insalubre, ahora se matan por entrar a la empresa”, comentó Lazarte en Infobae.

Todos los días se levanta a las 3 de la mañana y con dignidad. Según el barrendero, nunca tuvo vergüenza por barrer, ya que para él la vergüenza es robar o drogarse. Pese a todos los bajones en su vida, el excampeón no se alejó completamente del deporte ya que se dedica al running. Además, formó una familia con su mujer, tuvo dos hijos y ya es abuelo.

Pese a que su comportamiento en el ring era cuestionable, la vida de Luis Lazarte es un ejemplo de resiliencia, trabajo y esfuerzo, ya que recibió golpes duros dentro y fuera del cuadrilátero. Lo importante es lo que enseña Lazarte todos los días cuando se levanta a la madrugada para barrer las calles de Mar del Plata; no importa que tan duro te golpee la vida, sino como levantarse y seguir con entereza.

Dejá tu comentario

Te puede interesar