29 de enero 2011 - 22:12

Japón se consagró campeón de la Copa de Asia

El plantel de Japón festeja la obtención de la Copa de Asia.
El plantel de Japón festeja la obtención de la Copa de Asia.
La selección japonesa de fútbol se proclamó campeona de la Copa de Asia al vencer 1-0 a Australia en la final en Doha, gracias a un tanto del suplente Tadanari Lee en el minuto 19 de la prolongación, lo que brinda a los nipones su cuarto título en este torneo.

La victoria permite a Japón unirse a Brasil (país anfitrión) y a España (campeón mundial) como participante ya confirmado en la Copa de las Confederaciones del 2013, que servirá de ensayo general para el Mundial-2014 en el gigante sudamericano.

Los samuráis suceden en el palmarés de la cita continental a Irak, que se impuso en 2007, y suman este trofeo a los ganados en 1992, 2000 y 2004, con lo que se sitúa en solitario en cabeza del historial de la competición, dejando atrás a Irán y Arabia Saudí, coronados en tres ocasiones cada uno.

El éxito en Doha llega para los japoneses apenas unos meses después de su buen papel en el Mundial de Sudáfrica-2010, donde consiguieron superar contra pronóstico la primera fase, en una llave donde quedaron fuera Dinamarca y Camerún, y en donde plantó batalla en octavos a Paraguay (5-3 tras 0-0).

El japonés Keisuke Honda fue elegido además como jugador más valioso del torneo, mientras que Corea del Sur, tercera clasificada, se llevó el premio al juego limpio y vio cómo uno de sus jugadores, Koo Ja-Cheol (5) terminaba en cabeza de la tabla de goleadores.

El italiano Alberto Zaccheroni vive así su primer gran logro desde que asumiera a mediados de 2010 el cargo de seleccionador japonés. En octubre ya había avisado, consiguiendo un histórico triunfo sobre Argentina (1-0) en un partido amistoso.

Tanto japoneses como australianos llegaban con la etiqueta de equipos ofensivos, con 13 tantos cada uno en sus duelos anteriores en Qatar-2011, pero los nervios y la seriedad defensiva impidieron que el marcador se moviera en los noventa minutos reglamentarios.

El australiano Harry Kewell avisó en el primer minuto con una buena oportunidad y su equipo firmó un mejor arranque de partido, mostrando el endiablado ritmo ofensivo con el que ya habían aplastado por 6-0 a Uzbekistán en las semifinales.

Tim Cahill legó a disponer de un mano a mano con el arquero nipón, Eiji Kawashima, pero Japón resistió y en la segunda mitad llegó a disponer de buenas oportunidades, sobre a través de Yuto Nagamoto.

En la prolongación, cuando todo hacía pensar en una resolución por penales, Tadanari Lee, libre de marca, recibió de Nagamoto y logró con un duro disparo un tanto para la historia del fútbol japonés, que fue además el primero del jugador con la camiseta nacional.

Japón, Australia y el resto de equipos de la Confederación Asiática tendrán como gran reto para los próximos años las eliminatorias para el Mundial-2014, cuyos grupos serán sorteados en julio en Brasil.

Dejá tu comentario

Te puede interesar