La única medallista olímpica femenina iraní no competirá en Tokio 2020

Deportes

Se trata de la taekwondista Kimia Alizadeh, de 21 años, quien logró una histórica medalla de bronce en Río 2016. Es porque está contrariada con el régimen de Teherán. Siente que "utilizan a los deportistas con fines políticos".

Kimia Alizadeh, medalla de bronce en la competencia de taekwondo de los Juegos Olímpicos de Río 2016, anunció que no participará en Tokio 2020 tras manifestarse “harta de la opresión, de la injusticia y de la corrupción” en su país. “No quiero sentarme más en la mesa de la hipocresía, de las mentiras, de la injusticia y de la corrupción”, escribió la única medallista olímpica de Irán.

La deportista, de 21 años, reveló su decisión en su mensaje que publicó en su cuenta de la red social Instagram, luego de que la agencia Isna reportara días atrás que Alizadeh consideraba competir en Tokio 2020 con la bandera de otro país. La prensa iraní ya había advertido que Alizadeh había evitado dejar rastros sobre su paradero en las últimas semanas y publicó reportes sobre una supuesta huida a Holanda.

En su mensaje, recogido por las cadenas BBC y CNN, Alizadeh aseguró sentirse todavía “una hija de Irán”, pero agregó que ya no puede tolerar lo que define como “la corrupción y las mentiras” del régimen. Alizadeh, que no reveló su paradero ni cuáles son sus planes, se describe como “una de las millones de mujeres oprimidas en Irán” y acusó a las autoridades de haberla usado para hacer propaganda presentándola como símbolo de la nueva mujer iraní.

Por otra parte, denunció Alizadeh, la humillaban con comentarios como “no está bien que una mujer extienda las piernas”. “Siempre me vestí como me dijeron y repetí lo que me ordenaban decir. Ninguna de nosotras les importamos, sólo somos instrumentos”, cuestionó. El mensaje de Alizadeh se conoce en momentos de máxima tensión en el país, luego de que las autoridades admitieran haber abatido un Boeing ucraniano, provocando la muerte de 145 iraníes.

La prensa local reportó manifestaciones en distintas universidades del país por tercer día consecutivo. El caso de Alizadeh se conoce luego que Alireza Firouzja, juvenil campeón de ajedrez, decidió renunciar a su ciudadanía para no representar más a Irán, en una clara protesta contra la política del país que les impide a sus ciudadanos competir con representantes de Israel.

El presidente de la Federación de Ajedrez de Irán, Mehrdad Pahlavanzadeh, declaró que Firouzja había decidido mudarse a Francia y que probablemente representaría a ese país o a Estados Unidos. A su vez, en abril de 2019, el judoca Said Molaei rechazó obedecer la orden de Teherán de perder intencionalmente en la semifinal de su categoría del mundial de Tokio para evitar la posibilidad de combatir con un atleta israelí en la final. Molaei decidió luego abandonar el país y mudarse a Alemania, y actualmente combate bajo la bandera de Mongolia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario