14 de marzo 2008 - 00:00

Murió "Francis" Cornejo, el técnico que descubrió a Maradona

Francisco Francis Cornejo
Francisco "Francis" Cornejo
La muerte de Francisco "Francis" Cornejo, acaecida anoche, a los 76 años, dejó sin mentor a Diego Maradona en la vida terrenal, ya que el otrora técnico fue su descubridor en los recordados "Cebollitas" que después nutrieron las fuertes inferiores de Argentinos Juniors.

Cornejo, que había nacido el 31 de enero de 1932, estaba internado desde hace 20 días en la sala de terapia intensiva del Policlínico Bancario, ya que fue también empleado del Banco Hipotecario.

El tan querido y respetado "Francis" tenía leucemia y por eso su vida se fue apagando lentamente, hasta que anoche le llegó la muerte poco después de las 23.00, según informó el jefe de prensa de Argentinos Juniors, Miguel Marotti.

Los restos de Cornejo serán velados desde las 8.00 del viernes hasta la misma hora del sábado, justamente en la sala de prensa de Argentinos Juniors.

Su cuerpo será cremado una hora más tarde en el cementerio de la Chacarita Cornejo descubrió a Maradona cuando éste se fue a probar en esa vertiente de las inferiores del club de La Paternal el 5 de diciembre de 1970.

"Francis" supo llevarlo de a poco al por entonces diminuto Diego, que se constituyó finalmente en la gran atracción de aquel equipo que entre 1970 y 1976 se cansó de ganar los entonces célebres Torneos Evita (llegó a estar 136 partidos invicto).

Y como Maradona era "demasiado" para los chicos aún bastante mayores que él y por eso era temido por sus rivales, Cornejo apeló a su proverbial picardía de potrero para "cambiarle" el apellido en algunos partidos claves.

Así, por ejemplo, justo en un partido ante Boca Juniors, el club en el que luego Maradona fuera por primera vez campeón, Cornejo lo anotó en la planilla como Montanya.

Su equipo perdía tres a cero y "Francis" mandó a la cancha a Diego, que enseguida hizo un gol, luego otro y finalmente el del empate.

Entonces sus compañeros le gritaron "Grande, Diego!". Y el técnico rival se dio cuenta e increpó a su colega: "Me pusiste a Maradona, hijo de p...!", y le dio una palmada de frustrado reconocimiento.

Cornejo sabía que tenía un diamante en sus manos y también conocía cuanto podía valer en el futuro. Y vaya si acertó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar