Pink ofrece pagar multas del equipo femenino noruego que no usó bikinis

Deportes

La cantante estadounidense se ofreció a abonar la suma de penalización que le impuso la Federación Europea de Balonmano por usar shorts en el partido por el tercer puesto ante España.

La estrella estadounidense del pop Pink ofreció pagar la multa "sexista" impuesta al equipo femenino de balonmano de playa de Noruega luego de que las deportistas decidieron usar pantalones cortos en lugar de bikinis en un juego del torneo Euro 2021.

La Federación Europea de Balonmano (EHF, en inglés) ordenó a las jugadores que paguen 1.500 euros (1.768 dólares) por usar shorts en lugar del traje de baño reglamentario en el partido por la medalla de bronce que perdieron ante España en Varna, Bulgaria.

Pink, ganadora de tres premios Grammy, dijo en Twitter que cubrirá el monto de la multa, criticó a la organización y alentó a las deportistas a seguir vistiéndose como les fuera más cómodo.

"Estoy muy orgullosa del equipo femenino de balonmano femenino de Noruega por protestar contra las muy sexistas reglas sobre su 'uniforme'", tuiteó la cantante de "Get the Party Started".

"La Federación Europea de Balonmano debería ser multada por sexismo. Bien, chicas. Con mucho gusto les pagaré las multas. Sigan así".

Funcionarios noruegos del Deporte ya habían manifestado su decepción ante esta medida.

"En 2021, esto no debería ser un problema", dijo Eirik Sordahl, presidente de la Federación Noruega de Voleibol.

La ropa ha sido durante mucho tiempo la manzana de la discordia en los deportes de playa y algunas jugadoras consideran que la parte inferior del bikini es degradante o poco práctica.

El equipo noruego agradeció a sus seguidores en las redes sociales, luego de que se desataran voces airadas contra la multa de la EHF.

En tanto, esta organización --reconociendo que había causado antipatías con su decisión-- dijo que había donado la multa "a una fundación internacional deportiva que apoya la igualdad para las mujeres y niñas en los deportes".

Las reglas de la Federación Internacional de Balonmano establecen que "las atletas deben usar braguitas de bikini" que deben tener "un ajuste ceñido", estar "cortadas en ángulo hacia la parte superior de la pierna" y tener un ancho lateral no mayor de 10 centímetros.

Los hombres juegan con shorts.

"Es completamente ridículo", tuiteó el ministro noruego de Cultura y Deporte, Abid Raja, tras la multa del lunes.

En Tokio 2020 también hubo mensaje

Las integrantes del equipo alemán de gimnasia decidieron utilizar un uniforme completo durante Tokio 2020 para ponerle fin a la "sexualización" de la disciplina.

La decisión de las atletas alemanas fue advertida en las eliminatorias de gimnasia desarrolladas en la víspera, cuando se las vio con un uniforme que les cubría todo su cuerpo.

Tokio 2020 es la primera edición de los Juegos Olímpicos posterior al escándalo de Larry Nassar, exmédico del equipo estadounidense de gimnasia condenado a 176 años de prisión por abuso sexual sobre centenares de atletas de ese país.

Nassar fue condenado tras la denuncia de varias gimnastas y gracias al testimonio de diversas integrantes del equipo estadounidense, incluyendo figuras que participan de Tokio 2020.

En sus declaraciones, lamentaban que la cultura de la gimnasia toleró un ambiente el abuso y el acoso sexual sobre las jóvenes atletas durante años.

Parte de esa condena recordaba que los varones, a diferencia de las mujeres, realizan prácticamente los mismos ejercicios con uniformes que les cubren todo el cuerpo.

El uniforme de los varones incluye pantalón largo para ejercicios en la barra o shots para las rutinas sobre el piso.

Para iniciar un cambio en esta tendencia, la selección femenina alemana compitió por primera vez con un uniforme que llegaba hasta los tobillos en el torneo europeo de abril pasado.

"Nos sentamos y dijimos que debíamos sorprender. Queríamos mostrarles a todos que somos sorprendentes en una competición importante", explicó Sarah Voss, de 21 años, sobre la decisión de cara a Tokio 2020.

Pero la iniciativa del equipo alemán por ahora no sumó adeptas en otras formaciones e incluso la estrella estadounidense Simone Biles explicó que se siente más cómoda compitiendo con el uniforme tradicional: "me alargan las piernas y me hacen parecer más alta", explicó.

"Apoyo su decisión de lucir cualquier cosa que les guste y que les permita sentirse cómodas", agregó Biles, de 24 años y la atleta con más medallas del Mundial de gimnasia al quebrar el récord de 23 preseas.

Matt Cowan, uno de los responsables comerciales de GK Elite, el primer productor estadounidense de uniformes para gimnasia, explicó que los pedidos de indumentarias que cubran todo el cuerpo arribaron desde países que prefieren ese tipo de vestuario por motivos religiosos.

"Somos capaces de diseñarlos y producirlos, pero por ahora no tenemos un proyecto de tipo de consumo", aclaró Cowan.

Uno de los principales motivos esgrimidos por la selección alemana es la elevada edad de sus integrantes a diferencia del promedio de 14 años que indica la tradición de la gimnasia.

La selección alemana está compuesta por Elisabeth Seitz, de 27 años, Kim Bui (32), Pauline Schafer (24) y Voss, la más joven de todas con 21 años.

La decisión del equipo femenino de gimnasia olímpico de Alemania se conoció días después de que la selección noruega de handball de playa fue multada por utilizar un pantalón similar al de la selección masculina en vez de la parte inferior de una bikini durante el torneo europeo de la disciplina disputado en Bulgaria.

Dejá tu comentario